Diario de Mr Banders 2015
Viviencias, sensaciones, sufrimientos, inseguridades, alegrias y todo lo que conlleva la preparación física y mental para pruebas deportivas. Mr Banders comparte su diario para demostrar el trabajo y disciplina que hay detras de todo atleta popular.

Semana complicada en lo laboral (¿y cuándo no?) que ha tenido como principal consecuencia la ya anunciada la semana pasada: no he podido ir a la piscina ni un sólo día. (nota: decididamente no puedo apuntarme a ninguna actividad que me “obligue” a ceñirme a un horario fijado. Consecuentemente he decidido cambiar las clases de perfeccionamiento de natación lunes a viernes a las 9 de la mañana y ahora tengo que ver si opto por mantener las clases L-X-V a las 9 y sacarme un bono de nado libre o, directamente, dejar las clases y pasarme al bono libre).

En cuanto a los entrenamientos:

Martes: tirada suave tras los 22k del pasado domingo. Toca movilizar y oxigenar las piernas pero con un solo tramo en cuesta.

Carrera: 10k en 52 minutos.

Sábado: Última tirada larga previa al próximo objetivo marcado. Salgo por la Gran Senda y a los doscientos metros se me apaga el reloj (se me olvidó ponerlo a cargar 🙁 La parte positiva, a la fuerza ahorcan, es que sólo me dejo llevar por mis sensaciones mientras oigo mi último descubrimiento en cuanto a podcast se refiere: Transiciones, ya podréis suponer por el nombre que se trata de un podcast de triatlón, por cierto muy recomendable.

Carrera: 18k sobre una hora y 45 minutos.

La semana que será, muy posiblemente, el penúltimo capítulo de este diario de entrenamientos y tocará parar para replantearme los siguientes objetivos pero eso será otra historia.

Lunes: A la postre será mi única sesión de natación de la semana.

3x calentamiento

6x piernas croll con tabla

2×3 estilos

4x espalda brazo derecho

4x espalda brazo izquierdo

2×3 estilos

1x enfriamiento

Natación: 600 metros

Martes: Después de dos semanas sin poder subirme en la bici por fin puedo disfrutar de una salida. La mañana está fría y ventosa pero, aún así, no dejo pasar la oportunidad .

Ciclismo: 44,25kms en una hora y cuarenta y cinco minutos.

Jueves: Primera salida de para correr de la semana (desde el domingo pasado). Como en los últimos días recorro el circuito de “preparación” para mi próximo objetivo.

Carrera: 14kms en hora y cuarto.

Domingo: Después de un final de semana horrible de trabajo no puedo dejar de hacer la que será la última tirada larga de esta serie de entrenamientos. Cometo el error de volver a repetir el mismo circuito y a mitad de la tercera vuelta me entra un aburrimiento terrible y decido parar. Tendría que haber alternado la zona de entrenamiento para buscar algo de distracción porque a partir de la hora y media se me ha hecho insoportable seguir por esa ruta que, ya de por si, es terriblemente fea (muy útil para trabajar la potencia pero sin ningún atractivo). En fin, de todo se aprende.

Me ha faltado llegar a los 24 o 26 kms para estar definitivamente contento aunque no ceo que mi éxito o fracaso dependa de eso.

Carrera: 22kms en dos horas.

Lo más destacable, en el sentido negativo esta vez, ha sido el poder ir sólo un día a la piscina, es lo que debo trabajar más pero el trabajo no me ha dejado. Para colmo, la semana que viene no podré ir ni un solo día.

Lunes: Por primera vez hago un entrenamiento de transiciones con algún parecido a lo que debe ser. Primero mi clase de natación:

25 metros de calentamiento

200 metros crol con pull (brazos alternos)

200 metros croll alternando normal con puños cerrados (piernas con pull)

150 metros espalda con pull (brazos alternos)

50 metros para soltar piernas.

A continuación, y con el tiempo justo de secarme un poco y ponerme las zapatillas, salgo a correr algo más de 10k. Las sensaciones son de pesadez en las piernas aunque mantengo un ritmo bastante aceptable para el recorrido que hago por la travesía de Alhaurín de la Torre.

Natación: 600 metros

Carrera: 10,6kms en una hora

Miércoles: Repito el “doblete” del lunes. A las 9 estoy en la piscina (lo siento pero no me acordé de apuntar los ejercicios). Al acabar, y tratando de reducir en lo posible el tiempo de transición, salgo a correr. Me salen 12k a ritmo muy parecido al del lunes pero metiendo un tramo de un kilómetro de cuesta arriba continua y pronunciada. Las sensaciones van mejorando.

Natación: 650 metros.

Carrera: 12,05kms en una hora y ocho minutos

Domingo: Como algo excepcional, salgo a correr por la tarde. Suelo hacerlo por las mañanas por un par de razones: en primer lugar, me gusta madrugar, además Mrs Banders suele trabajar por las mañanas y así puedo aprovechar para hacer tiradas más largas, bien de carrera bien de bicicleta sin quitarle tiempo a estar con ella.

No se si lo he mencionado alguna vez pero he encontrado un circuito de unos 6kms que, sin alejarme de casa, me permite alternar tramos de llano con cuestas importantes por lo que viene de maravilla para trabajar la potencia de cara a la próxima cita marcada en rojo en mi calendario.

Me sale una tirada muy “apañada”, acabo con las piernas molidas entre las cuestas y el viento pero muy satisfecho.

Carrera: 18kms en hora y cuarenta.

Semana Santa y, por tanto, semana especial, con más salidas de las acostumbradas, más alcohol del debido y el mismo trabajo de siempre así que había que sacar tiempo de debajo de las piedras para entrenar. Aún así estoy muy contento con el trabajo realizado (me ha faltado una salida en bici para que la semana fuese redonda pero cuando no se puede no se puede).

 

Semana post carrera y extraña para mí.

Desde unos días antes de la Media Maratón del pasado domingo traigo el cuerpo extraño. Alterno ratos en que me encuentro bien con otro en los que tengo dolor de garganta e incluso febrícula. Si a eso le sumo que esta semana he podido pasar más tiempo con Mrs. Banders, el resultado es que he entrenado bastante poco.

Miércoles: La natación me beneficia porque hacemos trabajo de tren superior y, en el agua, mis piernas son dos yunques que me arrastran al fondo de la piscina:

125 metros de calentamiento.

200 metros de crol con pull (ida con braceo normal, vuelta en punto muerto).

200 metros de espalda con pull (ida con braceo normal, vuelta en punto muerto).

Una carrera de relevos de dos series de 50 metros estilo crol (por supuesto mi equipo de relevos queda último).

75 metros de vuelta a la calma.

Sábado: Salgo a correr por primera vez desde la Media Maratón. Sólo 45´que dan para 7,7 kms.

No sólo de deporte vive el hombre y este funde semana ha sido el mejor ejemplo: comida el sábado, desayuno y misa de Domingo de Ramos, por la mañana, después almuerzo en el centro, baloncesto… en fin. La semana que viene tengo que volver a apretar con el entrenamiento, el siguiente objetivo está en puertas.

Lunes: Madrugo para estar en la piscina a las 9. Las clases de perfeccionamiento de natación me recuerdan a la forma en que el Señor Miyagi de enseñar karate a Daniel: seis largos a crol sin mover las piernas, otros pocos largos con brazos de crol y piernas de mariposa; otros con un aro cogiendo los pies y avanzando sólo con un brazo…Ojalá llegue el día en que pueda decir “dar cera, hat, pulir cera, hat!   y salga nadando como Johnny Wessmuller ( no se yo…)

Natación: 675 metros en 45 minutos.

Martes: Estos días previos a la Media Maratón de Málaga sólo quiero salir un par de día a trotar muy suave así que, como por la mañana trabajo, y la tarde anuncia lluvia en cualquier momento quiero salir antes de que me caiga el chaparrón a las 18. Pero, como siempre el hombre propone y Dios dispone así que en cuanto salgo a correr empieza a caer una lluvia fina pero constante que me acompaña toda la tirada.

Carrera: 5,5 kms en 32 minutos.

Miércoles: Vuelvo a la piscina. Creo que es buena idea que, cuando pueda ir escribiendo este diario día a día trate de recoger los distintos ejercicios que hago en la piscina. Hoy tocaba circuito de potenciación de piernas, aquí va la rutina:

5 largos calentamientos

100 metros piernas crol (brazos quietos)

100 metros brazos crol (piernas quietas)

100 metros crol libre

3 minutos de escaleras pierna derecha

100 metros piernas espalda (brazos quietos)

100 metros brazos espalda

100 metros espalda libre

3 minutos de escaleras pierna izquierda

Para acabar, sólo me da tiempo a hacer 125 metros de braza libre.

Buen entrenamiento.

Natación: 850 metros en 45 minutos

Jueves: me noto las piernas cargadas después del trabajo de circuito de ayer así que, aunque pensaba descansar, me decido a salir a soltar piernas con una tirada muy suave y, después, una concienzuda sesión de estiramientos.

Carrera: 5,5 kms en 35 minutos.

Viernes: Trabajo por la mañana así que no puedo ir a la piscina. Por la tarde hago una suave sesión de estiramientos.

Sábado: Descanso. Por la tarde fui a recoger el dorsal para la carrera del día siguiente pero llevé a mis sobrinas y no pude compartir mucho rato con los compañeros. Además, todo hay que decirlo, la feria del corredor tampoco daba para mucho (es una lástima que no traten de enriquecer un poco más ese evento porque es una ocasión en la que se dan cita gran cantidad de corredores y familiares. O falta vista comercial por parte de los posibles expositores o las condiciones de los organizadores no ayudan pero creo que es un filón que, en Málaga, no se sabe explotar).

Domingo: Día de carrera. Hace tiempo que no escribo eso ya que es mi primera carrera desde la Maratón de Málaga del pasado diciembre. Como siempre que se acerca una competición, los días previos las conversaciones se centran en las marcas que queremos hacer, los grupos que se formarán, en quien va a mejorar marca, quien sólo a acompañar a algún debutante y cosas así. Mi objetivo es tratar de mejorar mi marca, que está en 1:49 y algo en la Media de Marbella de 2012.

Mis impresiones respecto a la carrera son más vivos y significativos en el antes y el después de la propia carrera.

Me explico. Por una parte, los días antes han venido marcados por la incertidumbre sobre la climatología. El hecho de que esta edición se haya adelantado casi un mes respecto a las anteriores hace que el tiempo sea muchísimo más inestable. Según la organización se buscaba evitar el calor intenso de los últimos años pero, por el contrario, la probabilidad de lluvia es altísima. Los días previos, incluso, los minutos previos a que se de el pistoletazo de salida sigue cayendo una lluvia fina que, si bien, nos dará tregua durante la carrera a los que acabemos por debajo de 1:50, mojará al resto de participantes. Por supuesto era inevitable que el suelo estuviera mojado durante todo el recorrido pero no he sabido de excesivos problemas por esa causa.

Por otra parte, han surgido ciertas desavenencias en cuanto a la organización interna del grupo que, si bien no son ni más ni menos que las habituales en cualquier grupo que está naciendo y creciendo, al menos a mi, me han hecho tener menos ganas de compartir demasiado tiempo con la mayoría del resto de miembros. De modo que los días previos me he dividido entre el nublado atmosférico y el interior.

Después de la carrera el grupo había quedado para comer juntos. Nosotros, Ms. Banders y yo, no teníamos pensado acudir porque, en principio, venían unos amigos de Sevilla , él a correr, e iríamos a comer con ellos. Finalmente, nuestros amigos no vinieron pero decidimos invitar a comer a mis padres y mis sobrinas (ya he comentado en algún post anterior que el tiempo que pueda compartir con mi familia está por encima de todo para mi y, por desgracia, no es mucho del que disponemos así que no dejo pasar ninguna oportunidad).

Después de comer le dije a Ms. Banders que nos pasáramos a saludar a los del grupo y le pareció buena idea (lo siento, pero tengo que aprovechar para hacerle la ola a mi mujer. Si, es así, se lo merece y se lo hago de corazón. El sábado estuvo de guardia en el hospital y no tuvo un momento de descanso. Cuando salió a las 9:30 se fue corriendo a casa a ducharse y de vuelta al coche para estar allí cuando yo llegara a la meta. Después a comer con mi familia y de ahí a ver a los Bichos. Gracias, mil gracias!).

En cuanto llegamos, nos alegramos de haber ido. Sinceramente habría perdido una gran oportunidad de compartir una tarde de risas y complicidad con el grupo. Son ratos como los de ayer los que me hacen sentir feliz de formar parte de @BichosRunners.

Sobre la carrera no tengo demasiado que comentar. Di todo lo que tenía, preferí salir fuerte desde el principio a ir reservando para apretar al final y me salió bien, mejor marca personal, bajando casi dos minutos la anterior.

Sinceramente, para mi no fue lo más destacable de los últimos días porque, aunque todo giró en torno a ella, finalmente, ese “todo” acabo siendo mucho más importante que la propia carrera…Precisamente por eso nuestro lema es “Algo más que correr

Lunes: Mañana de natación. Como suelo decir voy progresando muy lentamente pero sigo teniendo problemas con la respiración.

Natación: 675 metros en 45 minutos.

Martes: Muy buena salida con la bici, tanto en distancia como en sensaciones. Recorrido con tramos llanos y otros de cuestas que me sirven para ir trabajando potencia y velocidad. Muy contento.

Ciclismo: 65,5 kms en 2:30 horas.

Miércoles: De nuevo en la piscina por la mañana. Sigo trabajando.

Natación: 700 metros en 45 minutos.

Jueves: descanso.

Viernes: Causas de fuerza mayor me impiden ir a la piscina pero aprovecho un rato antes de comer para salir a correr. Hago un recorrido feo pero muy interesante a la hora de trabajar la potencia porque combina tratos llanos, o, incluso, favorables, con cuestas pronunciadas.

Carrera: 12 kms en 1:03 horas.

Sábado: Descanso.

Domingo: Quedo con un par de Bichos para una tirada matutina. El trabajo consiste en unos 20´de trote para calentar; a continuación toca forzar durante una hora (ellos a 4´45 y yo hago a ritmos ente 4´55 y 5´12) para acabar con otros 20´de enfriamiento en común. Mis sensaciones difícilmente pueden ser mejores. Por primera vez en mucho tiempo me veo fuerte para acometer la Media maratón del próximo domingo.

En resumen, es la segunda semana consecutiva en la que puedo seguir el plan previsto y se nota en que cada vez voy notando mejores sensaciones. Creo que me ayuda la combinación de los tres deportes ya que no sobrecargo en exceso ningún grupo muscular. Sin embargo, las molestias en la rodilla izquierda y el tobillo derecho no terminan de desaparecer. No me impiden entrenar con normalidad, incluso forzando cuando lo necesito, pero permanecen latentes. Supongo que, en parte, se deberá a la adaptación a las plantillas pero, espero, que no pasen de ahí.

La semana que viene más. La Media Maratón de Málaga me llama. Será mi primera carrera desde mi durísima experiencia en la Maratón de Málaga del pasado diciembre. La ilusión y la incertidumbre se dan la mano.

Lunes: A las 9 AM estoy entrando a la piscina. Por ahora sólo pretendo acabar los 45 minutos sin echar las tripas y parece que lo voy consiguiendo.

Málaga es la ciudad del paraíso así que, a inicios de marzo, estamos a 20º y, después de comer, aprovechando que Esther tiene un curso, decido salir con la bicicleta. Por ahora las tardes siguen siendo algo cortas para tiradas demasiado largas así que decido completar 50kms y 2 horas de ruta (si hago los 50 kms en menos de 2 horas sigo hasta completarlas y, espero que no, llego a las dos horas de recorrido sin completar los 50 kms pues toca seguir hasta hacerlos. Se me da bien la salida (el calorcito me da la vida) y acabo haciendo algo más de 52 kms en las dos horas previstas. Buenas sensaciones.

Natación: 700 metros en 45 minutos.

Bicicleta: 52,4 kms en 2horas.

Martes: Como Esther repite curso a mi me toca repetir salida con la bicicleta. Me noto las piernas cargadas de la doble sesión de ayer pero, como pretendo dejar pasar esta semana sin correr y no quiero dejar pasar el día, repito el recorrido del lunes. Noto el cansancio y la tirada me queda algo más justa. Aún así estoy contento porque sólo pretendo ir acumulando trabajo aeróbico, trabajar el corazón e ir ganando fondo para cuando pueda volver a correr. Ya habrá tiempo de bajar marcas y hacer buenos tiempos.

Bicicleta: 51,5 kms en 2:04 horas.

(A última hora de la noche me dejo calentar por los @BichosRunners y me inscribo en la Mini-maratón de la Peña El Bastón del próximo domingo. Siempre he pensado que no es “mi carrera”. Correr como posesos hasta que llegue la subida a Gibralfaro y, desde ahí, sufrir hasta arriba. Sin embargo, es cierto que sólo volver a inscribirme a una carrera me hace mucha ilusión)*.

Miércoles: Hoy “sólo” toca natación. Aún me queda muchísimo trabajo por delante pero creo que voy completando el primer paso, que es no acabar ahogado cada largo. Ya tendré tiempo de trabajar el estilo, lo que, sin duda, me ayudará mucho. Por ahora, creo que voy mejorando clase a clase.

Natación: 800 metros en 45 minutos.

(Me he calentado, me he dejado llevar, he cometido una locura…Me he inscrito en un triatlón olímpico para final de mayo. Se que es una decisión temeraria porque, ahora mismo, no soy capaz de nadar 500 metros seguidos sin tener que parar a coger resuello. Para colmo el sector de ciclismo incluye una subida al puerto de Ojén. En fin, podrá poner muchas excusas pero el triatlón es, ahora mismo, lo que más me motiva. Además, antes de ese tri olímpico de final de mayo, espero haber debutado en uno modalidad sprint. Ahora que lo pienso, no se si será mejor o peor porque sabré el esfuerzo que supone pero “nadie dijo que fuera a ser fácil”.

Jueves: descanso.

Viernes: por la mañana vuelvo a la piscina. Si embargo hoy las sensaciones han sido muy distintas, para mal, a las de los últimos días. No soy capaz de coordinar la respiración, trago agua y vuelvo a tener la sensación del primer día. Toca seguir trabajando.

El jueves recogí unas plantillas nuevas (ojalá sean las que me ayuden a corregir, definitivamente, mis dolencias) así que aprovecho esta mañana para salir a andar (solo andar) durante una hora como parte del proceso de adaptación obligado a las plantillas.

Natación: 600 metros en 45 minutos.

Sábado: descanso.

Domingo: primera tirada con las plantillas nuevas, sólo busco adaptarme a las nuevas sensaciones, comprobar si hay rozaduras, ver cómo se refleja el apoyo en los tobillos, las rodillas y las caderas. Todo ok, al final me salen unos 14kms en hora y veinte. Vamos bien!!

Carrera: 14 kms en 1:20 horas.

*Como decía más arriba la inscripción en la carrera de la Peña El Bastón había sido un calentón así que, tras pensarlo fríamente, decido no hacer el pago y dedicar el domingo a la adaptación a las nuevas plantillas. Creo que ha sido una decisión correcta.

En resumen, ha sido una buena semana de entrenamientos. Por primera vez en meses no hay contratiempos y vuelvo a tener buenas sensaciones así que, como me comprometí con los @BichosRunners, les debo una ronda de cervezas (pagaré a gusto).

Lunes :Vuelvo a la piscina. Me cuesta; me cuesta mucho, no se respirar y las piernas son un ancla que me arrastran al fondo de la piscina. Sólo queda seguir trabajando. 

Natación: 700 metros en 45′

Martes: según mi programación tendría que hacer 40´de carrera con intervalos pero me molesta la rodilla izquierda tras los 18kms del pasado domingo así que voy a cambiarlo por la salida en bici. Sin embargo, cuando voy a cogerla está pinchada. Lo cierto es que la tengo hace más de diez años y nunca le he cambiado las ruedas (cámaras ni cubiertas) así que, a la necesidad ahorcan, aprovecho para ponerle las ruedas nuevas.

Decido descansar pero se ha quedado una tarde muy agradable así que, ni una cosa ni otra, hago la tirada que tenía programada para el jueves; esto es, 40´a ritmo de crucero. Vamos bien!

Carrera: 7,1 kms en 40´.

Miércoles a Domingo: la semana que se había iniciado con tan buenas perspectivas se ha quedado en casi nada. Miércoles y viernes me tocaba natación pero voy a clases a las 9 de la mañana y los dos días te tocaba ir directo desde el hospital y, como ya comenté después me pasa factura durante todo el día. Para tratar de paliar este problema me he apuntado para poder ir los cinco días de la semana y, así, aunque trabaje varios días trato de asegurarme poder ir, al menos tres.

No he querido correr porque persisten las molestias en la rodilla izquierda y prefiero darle descanso y, desgraciadamente, el trabajo me ha imposibilitado salir con la bicicleta.

Definitivamente tengo que ir poniéndome metas en función de cómo me vaya viendo. Tengo ilusión por debutar en el triatlón y en ese otro proyecto que prefiero reservarme pero, por una parte, ahora mismo el cuerpo me pide pasar tiempo con Mrs Banders y con mis sobrinas y ante eso el deporte queda en segundo plano; por otra parte, he dado otro paso en la búsqueda de hacer desaparecer definitivamente mis molestias al correr lo que se ha convertido en una necesidad imperiosa.

La semana que viene no tengo intención de correr, sólo bicicleta y piscina pero, como siempre digo, La semana que viene…Dios proveerá.

Lunes y martes: siguiendo con la tónica de los últimos días, el trabajo no me deja entrenar. Quizá sólo sean excusas y podría sacar tiempo si, de verdad, quisiera, pero debo reconocer que mi ánimo no es el mejor. El lunes, después de trabajar la noche anterior, estaba cansado para ir a la piscina así que desayuné y me fui a la cama un rato. Me pasé el resto del día malhumorado conmigo mismo, y lo que es peor, pagándolo con los que están cerca, por que la pereza y el cansancio me habían vencido.

Es difícil compatibilizar trabajo y deporte. Por supuesto, el trabajo es prioritario y, cuando estoy cansado prescindo del deporte. Eso me lleva a la frustración pero, sin embargo, si me limito a entrenar cuando estoy descansado no puedo dedicarle el tiempo que querría…

Pero no tengo derecho a ser pesimista, por primera vez desde la maratón de Málaga del pasado diciembre he vuelto a hacerme un plan de entrenamientos. Hasta ahora he hecho deporte cuando y como he podido. No me planteaba la continuidad, sólo entrenar cuando pudiera. Después de mucho tiempo vuelvo a verme capaz de alcanzar un objetivo a medio plazo (no quiero nombrarlo para que no se gafe. Ya os lo iré comentando si todo sigue bien).

Miércoles: Por fin un buen día de entrenamiento. A primera hora voy a la piscina y, aunque me cuesta muchísimo esfuerzo, no pierdo el interés ni las ganas de progresar.

Una hora después de salir de la piscina me calzo las zapatillas y salgo a correr. Las molestias de la pierna disminuyen y eso hace que vaya recuperando las buenas sensaciones.

Natación: 675 metros en 45 minutos,

Carrera: 10,5 k en una hora.

Jueves: Descanso.

Viernes: Otra buena jornada de entrenamiento (aunque acabaré pagando las consecuencias). Salgo de trabajar a las 8 y, sin dormir, desayuno y me voy a la piscina: trabajo y trabajo, no queda otra.

Después vuelvo a hacer una hora de carrera, meto más tramos de desnivel y soy capaz de mantener un ritmo final bastante bueno. Estoy contento.

Natación: 600 metros en 45 minutos,

Carrera: 10,7 k en una hora.

Sábado: Tenía pensado salir con la bicicleta pero no he tenido fuerzas. A eso me refería cuando he dicho antes que pagaría las consecuencias. Intento entrenar incluso estando saliente del trabajo pero, más antes que después, el agotamiento me vence (es inevitable).

Domingo: Otra vez saliente del trabajo. Llego a casa y hasta el último momento dudo de si salir a correr o quedarme en casa. Al final “la responsabilidad autoimpuesta” (¿acaso hay otra?) y el contagio de saber que hay compañeros participando tanto en la Media Maratón de Alfarnate como en la Maratón de Sevilla me dan el empujón necesario para calzarme las zapatillas. Cumplo el plan previsto bastante mejor de lo que pensaba: 18kms por la Gran Senda entre Churriana y Alhaurín de la Torre. ¿Será verdad que he vuelto?…

Carrera: 18kms en 1:40.

La semana que viene…Dios proveerá.

Lunes: Primer día en la piscina. Ya sabía que me iba a costar pero las sensaciones han sido peores de lo que pensaba. Está claro que será una tarea dura pero no por eso voy a dejar de trabajar y, aunque mi intención es pasar a nado libre, antes tengo que aprender las nociones básicas de este deporte nuevo para mí. El problema esta primera semana es que, por el trabajo, sólo he podido ir un día.

Por la tarde voy a hacerme una RMN de las tibias que, si no hay novedades indeseables, me confirmará la periostitis bilateral que arrastro.

Natación: 525 metros en 45 minutos.

Martes: Parece que la lesión de la pierna me da tregua y salgo a correr cerca de casa. Buenas sensaciones.

Carrera: 10k en 56 minutos.

El trabajo no da tregua y no hay forma humana de organizarse así que paso casi el resto de la semana en blanco. Una lástima porque me voy encontrando mejor y sólo necesito ganar fondo. Por cierto, un par de cosas, por un lado,  la RMN confirma las sospechas, por otro, me he preinscrito en el triatlón sprint del Rincón de la Victoria del 3 de Mayo (si todo va bien habré debutado en abril en Benalmádena)

Domingo: por fin puedo compartir una tirada con algunos @BichosRunners. Algo más de una hora por la Gran Senda de Málaga en el tramo de Alhaurín de la Torre en la que, aunque intento mantener un buen ritmo, acabo viendo la realidad de que me falta mucho trabajo aún para volver a mis ritmos de carrera habituales.

Carrera: 12,5K en 1:10.

La semana que viene…Dios proveerá.