Semana complicada en lo laboral (¿y cuándo no?) que ha tenido como principal consecuencia la ya anunciada la semana pasada: no he podido ir a la piscina ni un sólo día. (nota: decididamente no puedo apuntarme a ninguna actividad que me “obligue” a ceñirme a un horario fijado. Consecuentemente he decidido cambiar las clases de perfeccionamiento de natación lunes a viernes a las 9 de la mañana y ahora tengo que ver si opto por mantener las clases L-X-V a las 9 y sacarme un bono de nado libre o, directamente, dejar las clases y pasarme al bono libre).

En cuanto a los entrenamientos:

Martes: tirada suave tras los 22k del pasado domingo. Toca movilizar y oxigenar las piernas pero con un solo tramo en cuesta.

Carrera: 10k en 52 minutos.

Sábado: Última tirada larga previa al próximo objetivo marcado. Salgo por la Gran Senda y a los doscientos metros se me apaga el reloj (se me olvidó ponerlo a cargar 🙁 La parte positiva, a la fuerza ahorcan, es que sólo me dejo llevar por mis sensaciones mientras oigo mi último descubrimiento en cuanto a podcast se refiere: Transiciones, ya podréis suponer por el nombre que se trata de un podcast de triatlón, por cierto muy recomendable.

Carrera: 18k sobre una hora y 45 minutos.

La semana que será, muy posiblemente, el penúltimo capítulo de este diario de entrenamientos y tocará parar para replantearme los siguientes objetivos pero eso será otra historia.