Reflexiones
Correr oxigena tu mente. Correr segrega endorfinas. Correr genera ideas. Corriendo piensas y reflexionas. Atrapamos nuestras reflexiones generadas al correr para compartirlas contigo. Correr te ayuda a crecer como persona. Aspiramos a que seas mejor persona con nosotros!!!

0 19

(La publicación original de esta entrada se puede ver en www.pasodetiempos.com)

El cosquilleo que siento cuando me calzo las zapatillas, el nerviosismo latente en el momento de la salida de una prueba, la euforia incontrolada cuando llegas a meta, el depósito de endorfinas rebosando horas después de emplearte a fondo en una carrera.

Eso es el BICHO, lo que te empuja a hablar, leer y relacionarte en torno a una pasión compartida por gente como tú.

Esta definición del BICHO no es mía, es el significado que un club le da a ese veneno que muchos llevamos dentro, inevitablemente el BICHO lo llevo dentro de mí y ha llegado el momento de mostrarlo.

BICHOS RUNNERS es el grupo humano con el que he decidido iniciar una etapa deportiva y personal en torno al running, y lo defino como un grupo de personas y no como club deportivo (que también lo es) porque huyo de términos relacionados con la competitividad y las marcas. Yo #pasodetiempos y este “club”, y muchos de sus componentes, comparten esa filosofía.

Pero mi historia con BICHOS RUNNERS no es reciente, esto viene de atrás e ineludiblemente en algún momento tendríamos que coincidir en el camino y así ha sido.

Os cuento:

Quise preparar el Maratón de Málaga 2012 pero por motivos personales decidí no hacerlo, además era una auténtica locura. Estuve inscrito al Maratón de Málaga 2013 pero una enfermedad de mi madre me impidió prepararlo adecuadamente y renuncié dos meses antes (hoy en día mi madre está genial), pero el Maratón de Sevilla 2014 si que lo preparé para debutar en la distancia. Era mi gran ilusión y aunque no os lo creáis, motivos laborales me dejaron fuera de la línea de salida apenas 10 días antes de aquella fecha. Mala suerte con los 42k ¿verdad?

En ese momento decido olvidarme de la mítica distancia y centrarme en otros retos deportivos con la mente puesta en Sevilla 2015, todo un año por delante para prepararla. Pero una tarde del mes de julio de ese verano (2014) me entero que se presentan los planes de entrenamiento para la V edición del Maratón de Málaga y el “BICHO” se pronunció. Me acerqué a las instalaciones del Carpena, pero llegué tarde, no pude atender las explicaciones de Dani Pérez (del que entonces no sabía ni quien era) y menos aún posar en la foto oficial de la presentación.

Yo estuve en esa foto, pero no del lado que posa, sino del otro, había llegado tarde y me quedé junto a los fotógrafos. Recuerdo como al terminar el acto me acerqué a Dani para preguntarle un par de dudas, entre las cuales si habrían quedadas de entrenamientos, y me dijo que un grupo de corredores habían creado un club y que hablase con ellos para preparar la carrera. Ese grupo era BICHOS RUNNERS, nunca me puse en contacto con ellos, yo había empezado meses antes el proyecto de Runnáticos y decidí seguir adelante.

Foto presentación entrenamientos V Maratón de Málaga (Julio, 2014)

Los meses pasaron, participé en el Maratón de Málaga 2014 pero sólo hice media carrera como preparación para el Maratón de Sevilla 2015 donde por fin pude conseguir mi sueño de ser maratoniano, y así han pasado casi tres años donde he coincidido y he conocido a muchos de los que ahora empezaran a ser mis compañeros, sintiendo esa envidia sana cuando los veías participar en carreras, cuando lees sus artículos en la web, cuando los sigues en redes sociales o ves el despliegue humano que hacen en eventos solidarios, en pruebas como “Los 101 de Ronda” o el mismo maratón de nuestra ciudad, Málaga.

Hace un año y medio arranqué junto con otros corredores el proyecto de Zapas Solidarias y dentro de ese grupo he conocido a tres personas excepcionales, con un corazón enorme y a las que he apreciado mucho por todo lo vivido en los distintos retos que Zapas Solidarias ha participado y organizado. Anfi, Gus y Law son BICHOS RUNNERS y gracias a nuestro vínculo solidario he tenido la oportunidad de conocer más de cerca al “club” y a su gente, en algunos de sus entrenamientos y carreras.

Llevaba meses dando vueltas al coco intentando buscar una manera de reengancharme a este mundo, pero no de un modo simplemente deportivo porque no he dejado de participar en carreras, sino de una forma emocional, buscando ese punto de motivación que quizás estaba algo perdido en mi interior y que tenía el convencimiento de que el único modo era contagiarme del BICHO a través de aquellos que lo poseen, compartiendo con ellos mis experiencias, empapándome de las suyas y creciendo un poquito más como deportista y persona.

Agus, Alberto, Belén, Dania, Diego, Gus, Juan Antonio, Elo, Javi, Jesús, Chema, Mamerto, Manu, Marili, Mayte, Miguel Angel, Óscar, Pablo, Juan, Sebas, Truji… y otros muchos que me quedo sin nombrar son algunas de las personas con las que he compartido de manera ocasional, momentos formidables, entrenamientos, charlas y alguna que otra cerveza.

Gracias por abrirme las puertas de vuestra casa, por compartir y mostrarme el BICHO que llevamos dentro, y por no haberme dicho nunca que formase parte de vuestro club, por no haberme preguntado nunca: Sevi, ¿cuándo te vienes con nosotros? Eso dice mucho de ustedes como personas y como colectivo…

El domingo participo en mi primera carrera con BICHOS RUNNERS, con la camiseta de un amigo cuya fortaleza personal y humana me servirá de ayuda cuando flaqueen las fuerzas por la Sierra de Alhaurín. Va por ti “león” y por toda la gente que lucha día a día por salir adelante. Y por supuesto, va por el BICHO que todos llevamos dentro.

Nos vemos en “Cara Los Tajos“…

Mr Sevi

Mirada al frente.

Nervioso e intimidado. Las palabras que podrían definir mi percepción de lo que me rodea ahora. 

Sentado esperando mi comida, a pocas horas de empezar la ultra, con el dorsal recogido, las mochilas entregadas y el trabajo realizado, la incertidumbre que siempre me acompaña en estos momentos se convierte en nervios y dudas. 

La noche no acompañara, se prevé viento, lluvia, niebla e incluso nieve en las cumbres. Desde luego que este panorama ayuda a tener nervios sobre lo que acechara cuando caiga la noche. 

Llego a la prueba con el plan de entrenos cumplido al 96%, siguiendo cada instrucción de mi entrenador y adecuando familia y tiempo libre a el objetivo. 

Esta vez, todo lo controlable no esta controlado. Los meses previos han sido muy atareados, poco tiempo para preparar los entrenamientos y la cabeza siempre ocupada con el día a día. Eso me ha llevado a no tener buenas sensaciones en estos 4 meses cuando los entrenos eran exigentes. 

Ahora mas que nunca hay que tirar de cabeza y casta. He de usar la experiencia de ultras anteriores y buscar la concentración máxima para evitar malos pensamientos que me lleven al fondo del abismo. 

Toca sacar la rabia contenida, mirar al frente y buscar con la mirada el siguiente punto.

Repetiremos una vez mas el mantra que me lleva persiguiendo mas de dos años en cada momento de bajón:

“Lo que se empieza, se termina”

M

0 28

Quedan escasos días -21 para ser exactos- para la llegada del primer gran objetivo de la temporada, la Maratón de Sevilla, y tras leer el post de Mrs. Little –el cual podéis leer aquí-, me entró un agobio que no es normal en mi habida cuenta que ya uno lleva algunos tiros dados en este mundillo. Y es que se acercaba la última tirada larga preparatoria y, según parecía, me iba a tocar volver a recorrer el ya cansino paseo marítimo solo.

Y ahí que alguien -no recuerdo quien- me lanza la piedra sutil, pero muy efectivamente, y acabo inscrito a la que sería mi tercera participación en la Media Maratón Internacional de Torremolinos. De repente el agobio se tornó en nerviosismo, y de ahí mutó a unas ganas locas por probarme, pues la verdad es que las sensaciones son buenas y me planteé la carrera como un test de cara a Sevilla.

La cita comenzó casi 24 horas antes de lo que tocaba, pues el sábado a las 9h30 había quedado con Mr. Lauval para desayunar, recoger el dorsal, y acercarnos a la Senda a por las nuevas camisetas -que, por cierto, son absolutamente top. No fue lo que se entiende por un sábado pre-competición -pues de ahí acudí a un almuerzo que acabó alargándose hasta la cena-, por lo que a las 12 de la noche y con las piernas bastante cansadas pensé que no iba a ser un día especialmente bueno.

A las 7 de la mañana sonó el despertador, y ya entonces hice algo que no volveré a repetir: desayunar poco, muy poco -un yogurt. Cierto es que la noche anterior había cenado pizza, pero no suelo tentar a mi suerte, y prometo no hacerlo más.

Tras recoger a Mr. Wiwi y Mr. Lauval, que serían luego mis compañeros durante los 21.097 metros que duró la carrera, pusimos rumbo a Torremolinos para encontrarnos con el resto de los compañeros: Mrs. Ray Ban, Mrs, Sonichy, Mr. Fartlek Killer, Mr. White, Mr. Primo Pro, Mr, y nosotros tres.

Aquí todos muy guapos y con mucha pose, como mandan los cánones jajaja

Foto de grupo, abrazos, a calentar -unos 2 kms en mi caso, que quería meter algo más en las piernas además de los 21 de la competición- y para el cajón de salida. El ambiente era único y espectacular, casi 1500 corredores se dieron cita en ésta ocasión, y es que el día era espectacular para correr y las condiciones idóneas.

La estrategia hablada con mis compañeros de carrera era más o menos sencilla: salir a 5:30 minutos por km y mantener ese ritmo hasta el tramo final, donde las cuestas harían su trabajo. Vamos, se trataba de un entrenamiento y no de freírse las patas de mala manera. Pero oiga, que fue dar el pistoletazo de salida, encarar la salida del estadio con las primeras pendientes negativas, y el 5 dejó de verse en el reloj de forma casi involuntaria…

La salida fue rápida, mucho más de lo esperado, pero las sensaciones eran buenísimas -el pulso iba controlado, la respiración era fluida e íbamos hablando con total calma- así que no hicimos por aflojar. Mr. White tiró -Mr. Primo Pro salió zumbando y jamás se supo más de él jaja- y un grupo formado por Mrs. Sonichy, Mr. Wiwi, Mr. Lauval y yo mismo nos quedamos sosteniendo el ritmo -aproximadamente marcábamos los parciales a 5’15” por km-, hasta que en un momento dado nos alcanzó Mrs. Ray Ban, llegando al km 6 de carrera.

A partir de ahí, nada más alcanzar el primer avituallamiento, dimos caza a Mr. White y nos lanzamos hacia el paseo marítimo rodando ligeros, pero cómodos, Mr. Wiwi, Mr. Lauval y yo -que ya no nos separaríamos hasta cruzar la meta.

Se ve la torre de control del aeropuerto eh? jaja Por cierto, foto cortesía de Mr. Horse, que estando lesionado y todo se bajó a vernos, darnos ánimos y sacarnos todo lo guapos que podemos salir

El paseo se hizo un poco monótono, pero sobre el km 14 comenzamos a entrar en dirección a la cuesta de las mercedes, y comenzaba la parte más dura: un bucle al rededor del hospital marítimo -donde Mr. Minden, de Lafotodelrunner, estaba retratando corredores, como es habitual en él-, y un sin fin de toboganes rompepiernas, que hicieron mella en Mr. Lauval.

Ya casi en el último km, donde recogimos a esta simpática chavala que iba un poco justa en las cuestas, y donde Mr. Horse volvió a retratarnos -a ella algo mejor que a nosotros, para qué engañarnos.

Ya dentro del estadio, entramos los tres juntos sonrisa en boca, tras haber disfrutado muchísimo de toda la prueba, y esperamos al resto de compañeros, que no tardaron demasiado en llegar.

Cazados!

Foto con el gran Jorge Garbajosa. Que lo de meter triples se le daba bien, pero corriendo nos lo llevamos de calle, eh? jajaja


Detallazo del grandísimo Mr Horse, que nos trajo ALHAMBRA VERDE A LA META! 

Y con esto llegamos a las dos semanas previas a la Maratón de Sevilla, con las pilas cargadas y la mente al 100%, tan sólo a la espera de recuperar un poco la musculatura, cargar los hidratos necesarios, y disfrutar ese día. Y aquí se mezclan sonrisas y nervios…

PD: mucho ánimo a toda la enfermería de los Bichos Runners: Elo, Paco, Marili, Juanma, Manu y demás…MEJORAD PRONTO!

Mr Law

0 26

Puede ser el tercero, quedan sólo 21 días y ya noto ese cosquilleo y temblar interno tan difícil de controlar.

La verdad es que le estamos perdiendo el respeto a esto de correr, a salir cada tarde y hacer 10-15km como si fuese un paseo, a veces me pregunto si en un futuro será bueno esto que hacemos hoy.

Puede ser el tercero… me repito una y otra vez.

¿Has entrenado bien? Se pregunta mi cabeza. He cumplido, mejor o peor, días más rápidos, días más lentos, pero en líneas generales puedo decir que he cumplido. No he seguido el planning a rajatabla, para poder hacerlo tendría que ser deportista y dejar de ser enfermera, hija y novia. Me vienen largas semanas con 5 días de entrenamientos, tengo que reducirlo a 4 días y a veces privarme de cosas, así que puedo decir que si privarme de cosas y salir a entrenar es cumplir, yo he cumplido.

Siento miedo, sé que hasta el km 21 será relativamente fácil, será como un paseo acompañado al son de las palmas de los sevillanos y familiares que desplazados hasta Sevilla animen a sus corredores y al resto de maratonianos. Me da miedo el MURO; que llegue y no sea capaz de “saltarlo”, que mi cabeza diga hasta aquí aunque mis piernas puedan un poquito más…

Me pregunto en qué pensarán el resto de corredores cuando les sobreviene el temido muro. ¿Agachamos la cabeza y nos vamos? ¿Dejamos el sueño incompleto?  ¿Abandonamos esa ilusión?…

El mundo no entiende a los que corren, y no lo entienden porque no lo han hecho; ninguno de ellos ha disfrutado una maratón, ninguno ha sentido ese dolor físico que casi te parte en dos, ninguno ha visto a otro corredor acalambrado y le ha ayudado con el último gel o la última sal que te queda a pesar de saber que quizás tú puedas necesitarla más adelante… ninguno ha hablado con alguien que no conoce de nada, ninguno ha levantado jamás el brazo de otra persona al entrar en meta y se ha abrazado con un desconocido sólo por haber corrido junto a él; porque señoras y señores, maratón es eso, enseñanzas de vida.

Os voy a contar que fue lo que me llevé de mis dos maratones, no sólo una medalla y una camiseta que guardo como un tesoro, me lleve mucho más, algo casi indescriptible con palabras, muchas emociones, muchísimos recuerdos.

En mi primera maratón (Málaga 2014) aprendí que si quieres ir rápido es mejor ir sólo, pero que si quieres llegar lejos es mejor ir acompañado. Conocí a JC, si, a nuestro pelocho, un niño especial que cada día que pasa se nos hace mayor. Nos dió tiempo a hablar de muchas cosas, os podéis imaginar en 5h11’… supe de su vida, y creo que eso fue lo que me llevo a la meta, ¿cómo alguien tan especial tenía una historia así?

En mi segunda maratón (Málaga 2015) aprendí lo importante que es la ayuda del otro. Ver al presi en el km 30… fue mejor que encontrar agua en el desierto!

Fueron 12km donde lo único que le repetía una y otra vez era que no dejara que la liebre de 4h30′ nos adelantara y si me tengo que quedar con algo es con ese abrazo tuyo al llegar al km 42… justo donde comienza la alfombra azul que te lleva a la gloria donde me dijistes “enhorabuena campeona, lo tienes hecho y lo único que verá la liebre de 4h30′ será tu culo”.

Para quienes lo veáis de fuera quizás no lo veáis importante pero estos gestos son los que agrandecen a las personas y son los que se recuerdan siempre.

Ahora sólo quedan 21 días, y lo voy a hacer. Tengo 42km por delante, para pensar, recordar, aprender y emocionarme; hay 42 motivos para seguir adelante, para no flaquear, y este año lo haré por ti papi; porque él fue y demostró ser un campeón cuando tuvo que hacerlo, lidiando con el hombre de la guadaña a escasos metros, ese sí que fue un muro difícil de superar y si tú lo hicistes… a mí el 19 F no me va a parar nadie.

Sevilla 2017 sera mío y de toda la manada, porque no debemos celebrarlo por llegar, sino por estar.

Mrs.Little

 

 

 

 

 

0 15

Soy un romántico.

Así de rotundo y de tajante, sin matices ni medias tintas. Soy de los que anhelan esa sensación que se produce al realizar algo que ansías por primera vez. Y es por eso que suelo rememorar a menudo aquel primer fin se semana de Diciembre del año 2014, cuando enfundado en una camiseta que representa los mejores valores que el deporte puede albergar, rebosante de miedo, incertidumbre y ganas, comenzaba mi andadura en la mítica distancia.

Dos años y mucha experiencia acumulada después, aqui estamos nuevamente, a escasas dos semanas de comenzar a recorrer la mejor ciudad del mundo a pie. Y esto, para un romántico declarado como yo, es muy bueno, pues no conozco otro acontecimiento en la vida que me haga sentir estos nervios en la boca del estómago cada vez que se acerca (y eso que llevo a mis espaldas varias maratones de montaña y 3 ultras, mas dos maratones de asfalto). ¿Os imaginais sentir cada vez que teneis sexo la misma sensación de nerviosismo y ganas de vuestra primera vez? ¿Esos nervios del conductor novato en cada ocasión que se sube al coche? Pues eso es exactamente lo que sucede con la maratón: por muchas que pasen, los nervios y la incertidumbre no hay quien los evite.

Y no nos engañemos, del mismo modo que vuelven los nervios por comenzar, soy consciente de que no todo serán alegrías y risas, sino que llegaran los calambres, dolores musculares, rodillas inflamadas, pájaras monumentales, y mucho, pero que mucho sufrimiento. Pero no creo que exista satisfacción sin una pequeña dosis de sacrificio, y cuando este es compartido junto a buenos amigos, es mucho más fácil de sobrellevar y mucho mas gratificante cuando se ha superado.

Si a esto le unimos que el club que por aquellos días estaba en sus albores ahora es todo un referente en Málaga  (y casi diria que también fuera de ella) por los valores que transmite, por la bondad de sus integrantes, por el compañerismo, la solidaridad…todo ello crea una mezcla de sensaciones que hacen imposible no emocionarse en estos dias previos, una vez que se va de la cabeza la presión por el entrenamiento y se sustituye por el sosiego del descanso y la buena alimentación.

Y a raíz de estos pensamientos es imposible no rememorar el porqué de que este nuevamente a escasos días de cruzar la línea de salida de la mítica distancia. En aquella ocasión fue mi padre, en esta es mi segundo padre -mi abuelo- el que no estará para coger el teléfono y escucharme emocionado contarle las mil batallitas que surgen en apenas 4 horas.

Por eso, en esta ocasión, cuando llegue la ostia -porque sabed que llegará- serán dos personas las que ocupen mi pensamiento y me hagan avanzar hasta cruzar el paseo del parque y reunirme con mis amigos.

Porque la vida se conforma de vivencias; pero también de recuerdos. Porque, qué le voy a hacer: soy un romántico…

Mr Law

0 17

Llevamos varias semanas de entrenamiento, las últimas han sido duras y muchas molestias han aparecido, pero faltan dos semanas para la maratón y entramos en la fase de la preparación conocida como tapering o coloquialmente taper.

Para los que no lo hayáis oído hablar, el taper es un periodo de la planificación dónde vamos reduciendo la carga de entrenamiento progresivamente hasta el día de la maratón, permitiendo que el cuerpo asimile todo el entrenamiento realizado y se obre el milagro de la supercompensación. Esto nos permitirá rendir al mejor nivel posible en la maratón.

Para realizar un correcto taper, voy a enumerar unos consejos a seguir que he ido recopilando. Algunos son muy triviales pero igual otros los pasamos por alto:

  • Lo primero es concienciarnos en realizar un taper sí o sí, ya que te ayuda a recuperar del duro entrenamiento y hacer que demos lo máximo de nuestras capacidades. Solemos tener dudas cuando no hemos realizado todo el entrenamiento deseado, pero cualquier intento en estas dos últimas semanas de compensar entrenamientos, solo hará que las cosas salgan peor el día de la maratón.
  • Evita las lesiones. No hagas series muy fuertes ni empieces a realizar ejercicios alternativos para “maquillar” la reducción de entrenamiento. Ten especial cuidado en evitar lesiones por salir a correr detrás del perro, mover armarios, doblarse tobillos en bordillos y escaleras, etc.
  • Evita largas caminatas justo los días previos a la carrera, sobre todo cuando la maratón es en otra ciudad y queremos visitar muchas cosas. Intenta no pasar mucho rato de pie el día previo.
  • Usa el rodillo de espuma para liberar tensiones, puntos gatillo o algún problema, pero lo ideal es un masaje. Los masajes deben ser más suaves conforme nos acercamos a la carrera. Personalmente me gusta un masaje de descarga fuerte a 9-10 días de la maratón.
  • Cuidado con los estiramientos. Los estiramientos ayudan a soltarla musculatura pero también pueden causar daños o molestias cuando se hacen muy fuertes.
  • Limita el estrés tanto como sea posible en tu vida laboral y familiar. Ya de por sí el taper tiende a suponer mucho estrés debido al cambio de la forma de entrenar y el acercamiento de la carrera. Hay que recordar que el estrés es catabólico (destruye el cuerpo).
  • Asegúrate de dormir bastante, especialmente la semana antes de la carrera. La noche previa a la carrera no es tan crítica (igual dormimos entre 4-5 horas) pero yo haría especial hincapié en la noche del viernes al sábado (si la carrera es en domingo), y  si puedes mete pequeñas siestas.
  • Evita resfriarte y coger algún virus. Lávate las manos tanto como sea posible y ten cuidado al rodearte de gente enferma.

pasta-noodles-cook-tomato-38233

  • Reduce la ingesta de cafeína, te permitirá reducir estrés y dormir mejor.
  • Reduce tu ingesta de calorías para equilibrar la reducción de la carga de entrenamiento, con la idea de no coger peso.
  • Reduce la ingesta de carbohidratos a favor de proteínas y grasas durante la fase inicial del taper. Las proteínas y grasas son críticas para curar y reparar todas las pequeñas molestias del entrenamiento. Intenta tomar proteínas en casi todas las comidas. Las grasas deben ser bajas en grasas saturadas y altas en ácidos grasos esenciales: pescados como el salmón o tomar nueces es una buena opción.
  • Favorece la ingesta de carbohidratos y grasas en los últimos 3-4 días. No hagas experimentos, toma lo que te haya ido sentando bien antes de las tiradas largas.
  • Almacena “energía creativa”. La maratón implica sufrimiento y este sufrimiento requiere fortaleza. Dedicar tiempo en visualizar el objetivo, yoga o actividades similares ayudará a crear la fuerza mental.
  • Dedica tiempo a imaginar la carrera. Visualiza tu preparación, el comienzo, los kilómetros centrales, los finales, como vas a utilizar los avituallamientos y como te sentirás cuando cruces la meta.
  • Haz una lista de las cosas que necesitarás contigo o necesitarás hacer la noche antes y el día de la carrera. Esto te garantiza que todo lo tienes controlado y reducirá tu nivel de estrés. Aprovecha e intenta utilizar la misma lista para cada carrera, ajustándola a  tu propia experiencia.

Si te sientes un poco mal y pesado durante el taper, no te preocupes, es normal. Los corredores siempre piensan que no han entrenado lo suficiente y entran las dudas. La reducción del entrenamiento y la carga de hidratos hacen que las piernas estén más pesadas. Todo esto es normal y nos pasa a todos. Confía en el trabajo hecho y seguramente estarás perfecto el día de la prueba.

Mr Zuri

0 20
Faltan pocos días para la gran cita del año, sólo 2 semanas y media para la “VII Maratón de Málaga”, y yo ya he entrado en su órbita gravitatoria, eso se nota, o al menos mi cabeza está emparanoiada con que eso lo debe estar notando todo el mundo a mi alrededor. Cuando logro callar esa vocecita interior (apenas un instante), me doy cuenta de que, aparentemente, todo sigue igual, soy yo.
Soy yo a unos días de intentar enfrentarme a los 42,195 km en 3 horas exactas. ¿Cómo he llegado hasta aquí? Prefiero no pararme a pensarlo mucho, es un reto descomunal, inimaginable para mí hasta hace tan solo unos meses. Pero… ¿por qué no? Es el motor que mueve el mundo, perseguir nuestros sueños, no importa cuántos obstáculos encontremos en el camino, no importa cuántas derrotas tengamos que sufrir, tu sueño debe ser una guía, aprender de los errores, superarte, disfrutar de cada logro, emocionarte, enfadarte, gritar, reír, continuar…
A lo largo de este año he disfrutado muchísimo de este deporte, algo tan sencillo como correr. He podido compartirlo con algunos de mis amigos, me he unido a esta familia bichuna y me siento uno más de la manada (Mr. TEE), y lo estoy compartiendo con mi familia lo que más quiero. Estoy disfrutando de los entrenos y de las carreras, siento como soy feliz corriendo, FELIZ!!!
correr-feliz
Esa es la manera de enfrentarse a un reto como este: debes entrenar, debes esforzarte, debes hacer algunos sacrificios, pero sobre todo, debes soñar con conseguirlo, debes sentir esas cosquillas en tu interior, el bicho, en cada zancada, en cada etapa del camino, que mires atrás y se te dibuje una sonrisa en la cara, que mires adelante y te emociones con lo que viene. Habrá momentos peores, de los que habrá que aprender, y momentos mejores, de los que habrá que alimentarse. Puedes perder, pero nunca debes rendirte; puedes ganar, pero que tu felicidad no dependa de eso; la felicidad está en el camino, en todo lo que te rodea, en todas esas personas que tocan tu vida. Para mí, correr es el canal por el que fluyen todos esos sentimientos.
El 4 de diciembre va a ser un día muy especial, disfrutemos de la épica de la maratón…
Que nadie te haga dejar de soñar…
Mr TEE

0 15

 

Este año , el despertador no sonó  demasiado fuerte en la madriguera de la familia tortuga,  el tiempo de letargo ha sido demasiado largo.

Atrás quedan las salidas del año pasado , los kilómetros por los senderos del Guadalhorce, las carreras por el Paseo Marítimo con la cara desencajada haciendo series para poder bajar los tiempos.

Este año , la alarma sonó en mayo , tal y como estaba previsto , pero Mr.Turtle se dio la vuelta y prefirió seguir durmiendo a levantarse y ponerse las zapatillas.

No hubo medias maratones, ni series, ni carreras cortas.

Este año Mr.Turtle dejó de correr , buscando excusas para justificarse, que si el trabajo, que si los amigos , que si la abuela fuma. Engordó un poquito, y ya no cabía en el caparazón que utilizaba para correr, tenía otros caparazones pero no le servían , más pretextos.

De repente el despertador sonó de nuevo y volvieron los 1000 mensajes de wasap diarios, las fotos de bocatas de Chesco, Mr Law apuntándose a todas las carreras y modalidades que aparecen,  JC y su bicicleta, los consejos alimenticios del Econazi, los garmin  con ritmos de liebres,  la locura del Genal, y miró a a los pies de la cama y vio sus zapatillas.  Buscó en el armario y sacó su caparazón de correr, y, con Mrs. Turtle y su hija pequeña se fueron a correr la carrera del Corte Ingles, y volvió a ver a la manada a lo lejos.

Cada vez la manada es más numerosa, animales de todas las clases, anfibios, cazadores , insectos , vegetarianos en fin como si fuera el Arca de Noe, y como en el Arca todos con un destino común seguir disfrutando de sus aventuras y con un espíritu abierto, con espacio siempre en el Arca para que sigan entrando animales sin pedir nada a cambio.

Bueno Mr Turtle, decidió este año participar en la Maratón de Málaga , pero como no quiso levantarse al primer toque de despertador y como es difícil , que no imposible, pues esa palabra es la unica vetada en la familia bichuna, que termine los 42 kilómetros, se apuntó a la lista de voluntarios y allí estaremos la familia Turtle, animando a los corredores y gozando de la ciudad puesta a nuestros pies , esos mismos kilómetros que muchos corremos pero sin coches, viendo la llegada y las caras de satisfacción del trabajo de meses o de años.

Estoy seguro que volveremos a ser ganadores por clubs de la maratón , a lo mejor no campeones, pero a ganas y a buen ambiente a los Bichos no les gana nadie, nos podrán como mucho empatar.

Nos vemos en la meta

P.D. el año que viene prometo “CORRER”  la Maratón (aunque las promesas como las reglas son para romperse, y en la manada no hay reglas, esto es ALGO MAS QUE CORRER) .

0 14
MLG.11/04/2010.- XX MEDIA MARATON CIUDAD DE MALAGA.-ARCINIEGA

Correré mi primera maratón a los 50, correré mi primera maratón a los 50, correré mi…

Reconozco que soy un bicho raro: que una mujer decida estrenar la cincuentena corriendo su primera maratón no es lo habitual, aunque afortunadamente cada vez somos más las que, jóvenes y menos jóvenes, alternamos “zapas” y tacones con decisión, dispuestas a hacer nuestras las calles.

La primera cuestión que surge es cómo he llegado hasta aquí; en líneas sucesivas trataré de dar una respuesta, aunque no sea fácil ni de explicar ni de entender. La segunda, más que una pregunta es una sombra pegajosa que a ratos me lastra, ¿Lo conseguiré?.

Dudas, dudas, dudas…

Empecé a correr porque quería quitarme los kilos que me habían quedado después de dar a luz a mi hijo; seguí porque me ayudaba a despejarme, a poner un poco de paz en el bullicio de mi mundo interior, mis múltiples personalidades y yo nos dábamos una tregua y dejábamos de incordiarnos mutuamente. Observé que al cabo de un rato de carrera, los sentimientos no eran tan sangrantes, los miedos, angustias y preocupaciones suavizaban sus aristas y surgían las ideas, a veces francamente buenas, otras no tanto, pero el resultado siempre era que de vuelta me encontraba más serena y con mejor disposición para afrontar el día, y así llegué a una conclusión importantísima: correr me proporciona felicidad.

Han pasado casi 23 años, durante los cuales la carrera ha sido un refugio seguro al que recurrir, sobre todo, en los malos momentos, que no eran tan malos, o al menos no dolían tanto, si llevaba unos kilómetros en las piernas. Eso sí, debo decir que durante la mayor parte de estos años he corrido a lo loco: sin medida, sin medir tiempo ni distancias, en definitiva, sin ese apéndice maldito que ahora vibra en mi muñeca izquierda cada vez que recorro un kilómetro.

La segunda mitad de 2014 fue trascendente en mi vida, tomé decisiones difíciles y dolorosas, que cambiarían mi vida para siempre y que había postergado durante demasiado tiempo. Como no podía ser de otra forma, una parte importante de esas decisiones se gestaron al ritmo de mi zancada; tal fue así que en diciembre decidí inscribirme para la Media de Málaga de 2015. Por entonces corría siempre sola, sola tomé la decisión y sola me inscribí, pero enseguida encontré el coach ideal, sin el que hoy no se vivir y que corrió metro y medio por delante de mí, para que terminara en 1:47:59 de tiempo real. A partir de ahí, más carreras, el caballo loco galopando en libertad y mi pulsómetro bien ajustado ayudándome a controlar el ritmo, a valorar mis progresos y a planificar mi carrera.

Más carreras y más competiciones –siempre medias o 10K- y descubro que soy una adicta más, adicta al running: empiezo a salir a correr de madrugada, antes de trabajar, o de noche al volver, a invertir la mayor parte del tiempo libre en correr, así que busco la manada y la encuentro: otros bichos raros con los que me siento identificada; que cuentan sus historias, como yo esbozo la mía, unas divertidas, muchas de superación, de sufrimiento, y también de ilusión, de la ilusión que nos une y nos llevará a la meta.

pacopepa-bichosNada es comparable como cabalgar con libertad y locura

No se si conseguiré llegar al paseo del parque el próximo 4 de diciembre, porque las lesiones, que siempre me han respetado, me van minando; he reducido mis expectativas, pero sigo entrenando, acostumbrándome al dolor, aunque consciente de que me puede parar; sin embargo pocas veces he estado tan segura de algo, y es que seguiré luchando por llegar, por encontrarme con vosotros en meta. Gracias manada.

Mrs PepaC

0 23

Allá por el mes de noviembre, cuando surgió la idea de diseñar nuestro Calendario Bichos Runners 2016, nuestro compañero Mr. Teide me propuso una gran idea: que parte del importe de los mismos fuese destinado a una asociación con fines sociales.

Entonces me acordé de mi ex-compañera de trabajo, que tras conocer la noticia de su enfermedad de cáncer y de plantarle cara a éste como sólo hacen los valientes, decidió unirse a la Asociación Por Una Sonrisa para ayudar a los que estaban ahora en su lugar.

DSC_0024Por eso en este post quería que la conociérais un poquito mejor. Por Una Sonrisa están comprometidos a mejorar las carencias de los pacientes oncológicos más jóvenes y conseguir su integración social; intentan conseguir espacios hospitalarios como salas, ludotecas o unidades de día para que estos niños encuentren un espacio propio, sin tener que desplazarse a sus hospitales de referencia para pequeñas intervenciones y sin tener que estar compartiendo espacio con pacientes de bastante más edad; conciencian con talleres para afectados y familiares, en combinación con otros afectados para formar terapias grupales; luchan por la recuperación de la unidad familiar en casos con cáncer mediante vacaciones, salidas, actuaciones, etc.

DSC_0022

Un ejemplo de ello es la Semana Mágica, que surge con la idea de devolverles la esperanza para que vuelvan a sentirse familias capaces de luchar y vencer, sin limitaciones a querer vivir y disfrutar. Para ello un grupo de voluntarios se desviven por poner una sonrisa a cada uno de los participantes. Está demostrado que los niños mejoran su estado anímico, su fuerza mental y sus ganas de luchar, y los padres aprenden a volver a sonreír junto a sus familias.

DSC_0236

Hace unos días, cuando fuimos a entregarles esa pequeña ayuda recaudada, conocimos el verdadero origen de este proyecto; la historia de Emilio, hijo de la fundadora, un chico que a pesar de su enfermedad, siempre mostró sus ganas por vivir y disfrutar del momento, mostró una gran generosidad por los demás niños y una gran capacidad de superación ante todas las adversidades; nunca se le vió desvanecerse ni flaquear ante los problemas, nunca se dió por vencido, nunca perdió su sonrisa. Por Una Sonrisa pretende regalar sonrisas a todos los niños con cáncer y a sus familias, para que la energía de ese niño no se pierda.

Desde Bichos Runners le damos la enhorabuena por su gran labor a la que apoyaremos en todos sus objetivos.

IMG-20160420-WA0005Mr Beetle