Lunes: Mañana de natación. Como suelo decir voy progresando muy lentamente pero sigo teniendo problemas con la respiración.

Natación: 675 metros en 45 minutos.

Martes: Muy buena salida con la bici, tanto en distancia como en sensaciones. Recorrido con tramos llanos y otros de cuestas que me sirven para ir trabajando potencia y velocidad. Muy contento.

Ciclismo: 65,5 kms en 2:30 horas.

Miércoles: De nuevo en la piscina por la mañana. Sigo trabajando.

Natación: 700 metros en 45 minutos.

Jueves: descanso.

Viernes: Causas de fuerza mayor me impiden ir a la piscina pero aprovecho un rato antes de comer para salir a correr. Hago un recorrido feo pero muy interesante a la hora de trabajar la potencia porque combina tratos llanos, o, incluso, favorables, con cuestas pronunciadas.

Carrera: 12 kms en 1:03 horas.

Sábado: Descanso.

Domingo: Quedo con un par de Bichos para una tirada matutina. El trabajo consiste en unos 20´de trote para calentar; a continuación toca forzar durante una hora (ellos a 4´45 y yo hago a ritmos ente 4´55 y 5´12) para acabar con otros 20´de enfriamiento en común. Mis sensaciones difícilmente pueden ser mejores. Por primera vez en mucho tiempo me veo fuerte para acometer la Media maratón del próximo domingo.

En resumen, es la segunda semana consecutiva en la que puedo seguir el plan previsto y se nota en que cada vez voy notando mejores sensaciones. Creo que me ayuda la combinación de los tres deportes ya que no sobrecargo en exceso ningún grupo muscular. Sin embargo, las molestias en la rodilla izquierda y el tobillo derecho no terminan de desaparecer. No me impiden entrenar con normalidad, incluso forzando cuando lo necesito, pero permanecen latentes. Supongo que, en parte, se deberá a la adaptación a las plantillas pero, espero, que no pasen de ahí.

La semana que viene más. La Media Maratón de Málaga me llama. Será mi primera carrera desde mi durísima experiencia en la Maratón de Málaga del pasado diciembre. La ilusión y la incertidumbre se dan la mano.

SIMILAR ARTICLES