Lunes: Madrugo para estar en la piscina a las 9. Las clases de perfeccionamiento de natación me recuerdan a la forma en que el Señor Miyagi de enseñar karate a Daniel: seis largos a crol sin mover las piernas, otros pocos largos con brazos de crol y piernas de mariposa; otros con un aro cogiendo los pies y avanzando sólo con un brazo…Ojalá llegue el día en que pueda decir “dar cera, hat, pulir cera, hat!   y salga nadando como Johnny Wessmuller ( no se yo…)

Natación: 675 metros en 45 minutos.

Martes: Estos días previos a la Media Maratón de Málaga sólo quiero salir un par de día a trotar muy suave así que, como por la mañana trabajo, y la tarde anuncia lluvia en cualquier momento quiero salir antes de que me caiga el chaparrón a las 18. Pero, como siempre el hombre propone y Dios dispone así que en cuanto salgo a correr empieza a caer una lluvia fina pero constante que me acompaña toda la tirada.

Carrera: 5,5 kms en 32 minutos.

Miércoles: Vuelvo a la piscina. Creo que es buena idea que, cuando pueda ir escribiendo este diario día a día trate de recoger los distintos ejercicios que hago en la piscina. Hoy tocaba circuito de potenciación de piernas, aquí va la rutina:

5 largos calentamientos

100 metros piernas crol (brazos quietos)

100 metros brazos crol (piernas quietas)

100 metros crol libre

3 minutos de escaleras pierna derecha

100 metros piernas espalda (brazos quietos)

100 metros brazos espalda

100 metros espalda libre

3 minutos de escaleras pierna izquierda

Para acabar, sólo me da tiempo a hacer 125 metros de braza libre.

Buen entrenamiento.

Natación: 850 metros en 45 minutos

Jueves: me noto las piernas cargadas después del trabajo de circuito de ayer así que, aunque pensaba descansar, me decido a salir a soltar piernas con una tirada muy suave y, después, una concienzuda sesión de estiramientos.

Carrera: 5,5 kms en 35 minutos.

Viernes: Trabajo por la mañana así que no puedo ir a la piscina. Por la tarde hago una suave sesión de estiramientos.

Sábado: Descanso. Por la tarde fui a recoger el dorsal para la carrera del día siguiente pero llevé a mis sobrinas y no pude compartir mucho rato con los compañeros. Además, todo hay que decirlo, la feria del corredor tampoco daba para mucho (es una lástima que no traten de enriquecer un poco más ese evento porque es una ocasión en la que se dan cita gran cantidad de corredores y familiares. O falta vista comercial por parte de los posibles expositores o las condiciones de los organizadores no ayudan pero creo que es un filón que, en Málaga, no se sabe explotar).

Domingo: Día de carrera. Hace tiempo que no escribo eso ya que es mi primera carrera desde la Maratón de Málaga del pasado diciembre. Como siempre que se acerca una competición, los días previos las conversaciones se centran en las marcas que queremos hacer, los grupos que se formarán, en quien va a mejorar marca, quien sólo a acompañar a algún debutante y cosas así. Mi objetivo es tratar de mejorar mi marca, que está en 1:49 y algo en la Media de Marbella de 2012.

Mis impresiones respecto a la carrera son más vivos y significativos en el antes y el después de la propia carrera.

Me explico. Por una parte, los días antes han venido marcados por la incertidumbre sobre la climatología. El hecho de que esta edición se haya adelantado casi un mes respecto a las anteriores hace que el tiempo sea muchísimo más inestable. Según la organización se buscaba evitar el calor intenso de los últimos años pero, por el contrario, la probabilidad de lluvia es altísima. Los días previos, incluso, los minutos previos a que se de el pistoletazo de salida sigue cayendo una lluvia fina que, si bien, nos dará tregua durante la carrera a los que acabemos por debajo de 1:50, mojará al resto de participantes. Por supuesto era inevitable que el suelo estuviera mojado durante todo el recorrido pero no he sabido de excesivos problemas por esa causa.

Por otra parte, han surgido ciertas desavenencias en cuanto a la organización interna del grupo que, si bien no son ni más ni menos que las habituales en cualquier grupo que está naciendo y creciendo, al menos a mi, me han hecho tener menos ganas de compartir demasiado tiempo con la mayoría del resto de miembros. De modo que los días previos me he dividido entre el nublado atmosférico y el interior.

Después de la carrera el grupo había quedado para comer juntos. Nosotros, Ms. Banders y yo, no teníamos pensado acudir porque, en principio, venían unos amigos de Sevilla , él a correr, e iríamos a comer con ellos. Finalmente, nuestros amigos no vinieron pero decidimos invitar a comer a mis padres y mis sobrinas (ya he comentado en algún post anterior que el tiempo que pueda compartir con mi familia está por encima de todo para mi y, por desgracia, no es mucho del que disponemos así que no dejo pasar ninguna oportunidad).

Después de comer le dije a Ms. Banders que nos pasáramos a saludar a los del grupo y le pareció buena idea (lo siento, pero tengo que aprovechar para hacerle la ola a mi mujer. Si, es así, se lo merece y se lo hago de corazón. El sábado estuvo de guardia en el hospital y no tuvo un momento de descanso. Cuando salió a las 9:30 se fue corriendo a casa a ducharse y de vuelta al coche para estar allí cuando yo llegara a la meta. Después a comer con mi familia y de ahí a ver a los Bichos. Gracias, mil gracias!).

En cuanto llegamos, nos alegramos de haber ido. Sinceramente habría perdido una gran oportunidad de compartir una tarde de risas y complicidad con el grupo. Son ratos como los de ayer los que me hacen sentir feliz de formar parte de @BichosRunners.

Sobre la carrera no tengo demasiado que comentar. Di todo lo que tenía, preferí salir fuerte desde el principio a ir reservando para apretar al final y me salió bien, mejor marca personal, bajando casi dos minutos la anterior.

Sinceramente, para mi no fue lo más destacable de los últimos días porque, aunque todo giró en torno a ella, finalmente, ese “todo” acabo siendo mucho más importante que la propia carrera…Precisamente por eso nuestro lema es “Algo más que correr

SIMILAR ARTICLES