Tags Posts tagged with "101km Ronda"

101km Ronda

0 18

“La vida no es una caja de bombones Forrest, es una ultra maratón – Mr. M

“Los 101: la vida en 24 horas” – Mr. Surman 1

 

Prólogo

Mr. M, Mr. Surman1 de Marea Naranja, D. Emilio Chamizo y otros pocos forman parte del imaginario de héroes que se plantearon antes que yo realizar 101 Km y lo consiguieron. A ellos les debo esta crónica, pues abarcaron gran parte de mis pensamientos durante 101 Km y de ellos robo esta idea. A ellos y a todos y cada uno de los Bichos y de los NSB… y por encima de todos a mi mujer. Ellos son los que despertaron en mí una simple pregunta retórica… ¿Qué es la vida sin sufrir?…. 

… Ahora ya lo sé  yo también… una vida es una ultra… toda ultra… contiene una vida.

…. Paso pues a narrar mi vida a quien quiera compartir mi sufrimiento.

 

Concepción

Todo ciclo de la ovulación contiene días que alcanzan el zénit de la fertilidad. Para los 101 Km de Ronda de 2016, esta fertilidad duró sólo 49 segundos.  O conseguías fecundar y hacerte con un dorsal en ese minuto, o quedabas condenado al ostracismo, a intentarlo en otra ocasión, a no disfrutar de toda una vida.

Yo y mis compañeros de esta vida (mis amigos de la infancia y otros Bichos Runners) tuvimos suerte. Nuestros códigos entraron en periodo fértil. Tuvimos dorsal y con ellos, la posibilidad de nacer.

 

Embarazo

El embarazo prepara al embrión para convertirse en feto, y al feto para poder nacer y convertirse en bebé. Para mi vida durante los 101 Km, el embarazo consistió en 12 semanas de entrenamiento específico, diseñadas por Mr. Sensei.

A lo largo de este tiempo, preparé a mi cuerpo para soportar distancias épicas sin desfallecer, a través de constancia, pasión, compromiso y diálogo con mi entorno, especialmente con Virchy y Sofía,  a las que agradezco el apoyo incondicional brindado durante este periodo.

 

Parto

IMG-20160513-WA0059

Los marchadores nacimos el 14 de Mayo de 2016 a las 11:00 AM. La atmósfera legionaria; la emoción contenida del resto de participantes; la legendaria sombra de personas a la altura de Super Paco; el momento de saludar fraternalmente al resto de bichos la cena de la pasta del día anterior, compartida con Mr Montain y el resto de bichos; la recogida de dorsales y especialmente, las salves cantadas desde el palco, facilitaban un nacimiento mítico, donde en el rostro de familiares que contemplaban el espectáculo desde las gradas, ya se reflejaban algunas lágrimas y sólo con esto ya se erizaba la piel. ¡Dios mío, si sólo estamos empezando… ¿Qué nos esperarían las próximas horas?!! – pensé.

IMG-20160514-WA0011

Nos esperaban todas las emociones sensibles por el ser humano y condensadas en 101 Km, que bailarían entre ellas, mezclándose: Alegría con miedo. Ira con tristeza. Felicidad con sorpresa y con afecto…. emociones llenas de vida.

 

Lactancia

Ronda se volcó al 100%. Una vez nací, experimenté los colores de su paisaje, la calidez de su gente, la monumentalidad de su estructura. Aromas a pan recién hecho, a humedad de la lluvia, a jovialidad y espectáculo, a comercios que rebosaban energía. Con gritos de vamos, vamos, levité sobre el tajo. Tras el puente, la plaza. Ronda abrió las puertas de su corazón y nos permitió ser bombeados por su ruedo, como sangre fresca por arterias. Tras la plaza, más Ronda, más vamos, vamos… más viva, viva… más emoción… más vida.

CYMERA_20160522_100736

El casco urbano se fue alejando poco a poco, a través de una larga recta a través de la que se desplazaba un enorme gusano, lleno de color, vitalidad, esperanza y gloria. En su cola, los militares cerrando el paso. Olía a barro. Fango inofensivo que apenas frenaba. Refrescaba. Si esto era el barro que presagiaban las lluvias, bienvenido era ¡¡¡Cuan equivocado estaba!!!

Atravesé el brillante bosque mediterráneo, deslumbrante por la lluvia, por la vía de los pescadores y llegué al círculo cerrado de las navetas, donde aprendí a andar, a comer, a hidratarnos, a consolidar mi cuerpo a la carrera.

Cuando yo entraba en este círculo de aprendizaje, Mr. M y Mr. Belu salían, vaticinando un nivel de vida impresionante. Me alegré, al igual que me alegró muchísimo ver a Mrs Litle, apoyando a los bichos. Iba bastante suelto. Adelantaba. Buenos augurios.

 

Infancia

Al salir de las navetas, ya era todo un niño. Trotaba a velocidad de crucero, me alimentaba de forma autónoma, me hacía con la carrera. El campo verde, fresco, iluminado, brotando, jovial como también lo era mi ritmo de carrera.

Aún era un niño y con los niños de Arriate me fundí, chocando las manos. Nos trataban como héroes.

– ¡¡¡Choca, Choca!!! ¡¡¡ Eres un “PRO”!!!!. – Decían inocentes.

Pros son los que acaban en menos de 10 horas, o en 13, como M o Belu… yo sólo era un triste figura que disfutaba de una de sus experiencias top 5 de su vida, aunque en verdad, esa inocencia de niño me hizo sentir pro.

– ¡¡¡ ARRIBA ARRIATEEEEEE!!!!!, ¡¡¡VAMOSSSSS ARRIBAAAA!!! ¡¡¡ARRIBA ARRIATEEEEE!!!! – grité.

La multitud respondía dejándose hasta el último aliento. El pueblo entero se levantaba, y aplaudía, y ovacionaba…. Y eso te crecía… y pasabas sin ser consciente de ello a la adolescencia de la carrera.

 

Adolescencia

Toda adolescencia se hace muy cuesta arriba, pues es una edad cochina. Efectivamente, con precisión en el paralelismo de este relato, Arriate acabó en la cuesta de los cochinos, posiblemente la pendiente más larga de la carrera. Desde ahí brinqué de cortijo en cortijo, dimensionando mis pasos a velocidad que me podía permitir en subida. Toda competición exigente te pone en tu sitio, y en este instante, la carrera distinguía entre senderistas entrenados en cuestas y corredores que daban lo mejor de sí en llanos y bajadas. No por ello me dejaba amedrentar, pues cada uno tiene su ventaja competitiva a la que debe saber sacarle partido, aunque la mía estaba en otro instante. Lo mío no eran las cuestas. Me adelantaban por la derecha y por la izquierda.

Tras coronar el Polear, la situación cambió, las piernas se soltaban de forma sostenida y en pendiente pronunciaba. Volaba. Adelantaba a los que optaban por andar o trotar muy lentamente. Sentía que avanzaba. Sentía vida y esta fuerza te acompañaba hasta Alcalá, donde de nuevo los niños te llamaban “Pro” u optaban por reírse de ti, sin término medio, si te veían desencajado. Los lugareños vitoreaban:

– ¡¡¡ ARRIBA ALCALÁÁÁ!!!!!, ¡¡¡ VAMOSSSSS ARRIBAAAA!!! ¡¡¡ ¡¡¡ ARRIBA ALCALÁÁÁ!!!! – decía, y la multitud se dejaba hasta el último aliento otra vez.

IMG-20160515-WA0078

Justo en el zénit de kilómetros atravesé la cuesta con más gradiente, que te catapultaba para abandonar Alcalá y sumirte en un paisaje glorioso de naturaleza abundante, maleza enriquecida por las últimas lluvias, aromas desconocidos para un urbanita y sonido de pájaros y otros bichos. Humedad, verdor, frescor, ritmo y microclimas danzaban hasta impulsarte a Setenil, a través del sonido del agua que cargaba con violencia sobre las paredes de los arroyos, fundiéndose con los pasos de los que trotábamos.

Setenil fue una fiesta comunitaria. Jóvenes y mayores bebían en las calles y se amontonaban, estrechando aún más sus pequeños carriles, apoyando a la carrera.

– ¡¡¡ ARRIBA SETENIL!!!!!, ¡¡¡ VAMOSSSSS ARRIBAAAA!!! ¡¡¡ ¡¡¡ ARRIBA SETENIL!!!! – decíamos, y la multitud se dejaba hasta el último aliento una vez más.

… y los oriundos estrechaban aún más espacio en un escenario que te recordaba a los pueblos del Tour de Francia, o a los de la mítica UTMB, y conseguías llegar hasta el polideportivo, hito donde pasabas de la adolescencia a la madurez.

IMG-20160514-WA0025

IMG-20160514-WA0023

En el polideportivo, a través del cambio de mochila, maduré de adolescente a adulto. Una ampolla irrumpió con fuerza al cambiar de calcetines. Fea y gorda. Me podía causar problemas en un futuro no muy lejano. Mi compañero Toni optó por amputar, con la inestimable ayuda de Mr. Lauval que me sujetó la cabeza para no mirar. Con pericia militar, Toni pasó aguja e hilo y saneó el líquido de la herida.

-¡Dos minutos y a correr!, – me dijo

-¿Qué hago con el hilo? – Pregunté.

-El hilo forma parte de ti hasta llegar a meta. Ni caso. ¡Vámonos!

… y así nos fuimos, aunque se nos esfumaron 45 minutos de vida en ese polideportivo, entre cambios de mochila, avituallamientos y ampollas. Costó retomar la inercia de carrera. Durante un par de kilómetros, estuve pensando en Annie Wilkes de Misery.

Annie-Wilkes-Misery

Adultez

Setenil me hizo mayor. Asumí con responsabilidad el resto de la carrera, sabiendo que lo más duro estaba por llegar.  Me planteé racionar los kilómetros, asegurar los pasos cuando debiera y disfrutar trotando cuando pudiera.

La vida adulta pasa deprisa. Durante este tramo de carrera disfrutas menos. Recuerdas menos. Vives menos. Sólo te centras en avanzar y devorar kilómetros.

– ¡¡¡ Oooooootro ¡!!.- Gritábamos los NSB cada vez que el garmin sumaba uno.

La subida desde la Huerta del cura hasta Chinchilla fue bastante nefasta. Perdí posiciones. La carrera volvía a ponerme en mi sitio: entre los que no han entrenado suficientemente bien las subidas. Adopté la única estrategia válida posible, la de la mirada al frente y hacia delante, contando los kilómetros.

Al coronar chinchilla, pocos trotaban. Los NSB luchamos. ¿Quién dijo que a partir del 65, los participantes de nuestra talla no podían correr?¿Dónde estaba escrito?. David, Toni, Miguel y yo no nos resignamos a seguir marchando. Teníamos chispa, nos sentíamos frescos y conservábamos ganas, así que hicimos lo que habíamos venido a hacer: Trotar y dar lo mejor de nosotros.

Primero adelantamos a dos primeguis, luego a una decena más de participantes. Conforme pasábamos a gente, más rápido corríamos, hasta enfilar la mítica cuesta previa a la fuente de la higuera. La mayor parte andaba, nosotros levitábamos. 10, 20, 30…. Seguíamos adelantando.

-¡Son los kilómetros de la verdad!!! ¡¡Si adelantamos aquí, llegamos!!!! – animó Miguel.

Puse velocidad sub 6 min por Km. La carrera nos recolocó en nuestro sitio y es lugar eran bastantes posiciones por delante. El dibujo del circuito hace que toques Ronda, que toques la meta, que sientas la muerte de la carrera… pero realmente se encuentra a unos 20 Km de distancia.

– ¡¡¡¡Oooootrooooo!!! ¡¡¡Oooootrroooo!!!!- Seguíamos cantando cada vez que superábamos un Km.

Con la moral por los cielos, nos adentramos en el cuartel de la legión, punto mítico de la carrera, donde se producen cada año la mayor parte de los abandonos.

-“Al cuartel hay que entrar aún chispa”.- recomendó Mr. M a los bichos en los momentos previos a la salida. “Aún me queda mucha chispa. Voy muy bien”.- Pensé.

En la puerta, avituallamiento frío. En el comedor, avituallamiento caliente. Al entrar, el cambio de temperatura se hace notorio. Fuera el termómetro debía situarse en torno a los 10 grados. Dentro pasaría de 25. Al cruzar las puertas del comedor, el desvencijado edificio parece un paraíso: las sillas, lujosos y acolchados tronos; las mesas y la comida, auténticos manjares; las cocineras, auténticas sacerdotisas que suministran miel y ambrosía, el manjar de los dioses. ¡¡¡Había televisión!!!

IMG-20160515-WA0086

-¡¡¡ Ni se nos ocurra sentarnos!!!.- Dijo David. .- Vamos a salir de aquí rápido o la carrera habrá acabado para nosotros. – Añadió como si le estuviera aconsejando la mismísima Cirse, quien advirtió a Ulises de los peligros de los cantos de sirena…

Ciertamente el bullicio del resto de los participantes, sus familiares y los televisores, invitaban a reposar. Un estridente ruido enmudeció la sala. Un corredor desfalleció, cayendo de súbito desplomado. Afortunadamente la cosa no pasó a mayores, pero nos animó devorar la sopa, el arroz y el perrito caliente para salir cuanto antes de allí, de vuelta a los 10 grados.

Cambiamos las mochilas, saludamos al resto de heroicos bichos que encontramos (Mrs Monroe, titánica; Mr. Sebas; Mr. Rubio; Mr. Boar; Mr. Buzo y Mr. Beetle y enfilamos a trote la senectud, hasta llegar a la cuesta de la Ermita de Montejaque, donde entramos de pleno en la vejez.

Vejez

Sabía que la subida a la ermita era la cuesta más dura de la prueba, quizá no tanto por su pendiente o por su trayecto, sino por la propia escasez de fuerzas, algo ya decrépitas. Toni, David, Miguel y Yo debíamos llegar juntos. Guardamos fuerzas. A partir de aquí, se acabó el trotar. Ciertamente, ya no se producían adelantamientos significativos, ni por parte nuestra, ni por parte del resto. La carrera dictó sentencia en las posiciones a partir de este momento: así se quedarían los que consigan llegar. Aun así, se producían abandonos, muy a pesar de quienes, aun habiendo sobrevivido a las seductoras sirenas del cuartel, sufrían calambres, desfallecimientos o simplemente ausencia de voluntad para continuar.

Coronar la ermita dejó un sabor agradable. Esperaba un templo cargado de magnificencia y decoro, pero encontré a la izquierda un simpático, austero y humilde templete. Tras él, inicié la bajada, sumido en la más absoluta oscuridad. Miré arriba, me sentí pleno acompañado por las estrellas. En estas condiciones, la capacidad de introspección se agudiza. Contestas a preguntas de tu yo interior. Ordenar armónicamente la información. Los sentidos pasan a segundo plano, salvo por la belleza de las montañas que bordean Benaojan.

Al mirar atrás, vislumbraba centenares de frontales que desfilan tras de mí, dejando una línea de puntos que se perdía lo lejos. El escenario me recordó al relato de Bécquer del monte de las ánimas, o al desfile de almas errantes de la escena de Poltergeist.

poltergeist-spirit-richard-lawson-martin-casella

Cruzamos Benaojan. Admirable como a las 3 de la mañana aún había lugareños animando, aunque a esas alturas carecía de fuerzas para un ¡¡¡ ARRIBA BENAOJÁN!!!!!  Les miraba a los ojos, pero no tenía fuerzas para articular palabra. No hacía falta, en su mirada había complicidad y apoyo y que estuvieran ahí a esa hora, también me hizo sentir como me hicieron sentir los niños de Arriate…. muy “pro”.

Pensé en Sofía. Pensé en Virginia. Pensé en mis padres y mis familiares. Pensé en todos los que me rodean. Pensé en los Bichos, en los que están aún en carrera, en los que han llegado y en los que estaban expectantes alegrándose por nosotros. Pensé en Mr. White, cuyos pasos ya han llegado más lejos que cualquiera de los nuestros. Pensé en mi hermana, que había vencido a su batalla. Pensé en los que están, en los que no están (Ramón Martínez, entre otros). Pensé en Dios y di gracias. Detrás de esta plenitud, sólo podía estar él. Pensé en los NSB que estaban a mi lado, acompañando mis pasos y me sentí afortunado. Pocos terminan los 101 en compañía de sus mejores amigos de la infancia. Pensé en Doc Brown, cuando revelaba a los del salvaje oeste que un día el hombre sólo correría por placer. Sonreí.

Pronto me adentro en el infierno y salgo del estado introspectivo al estado “constant tensión”. El barro aparece. Aunque se le esperaba, ataca con una virulencia desprevenida. Conseguimos a duras penas, ascendiendo con precaución. Resbalamos, caemos, nos levantamos, caemos. Nos quedamos anclados. Nos resbalamos. A las 4 AM nos pasa factura el cansancio y el lodo para el que no estamos entrenados. Coronamos el ascenso, pero el descenso fue aún peor. Caemos. Nos levantamos. Nos resignamos a seguir, luchando por no correr la misma suerte que Artax, devorado por el pantano de la tristeza. 25 minutos por kilómetro, más de una hora en ese lodazal.

artax

Tras el barro, pocos son mis recuerdos. Entre el 95 y el 99, el cansancio me vuelve muy viejo. Senil. Recuerdo vagamente pasar por un estado de frondosa vegetación. Al fondo, en el cielo se intuían las primeras llamaradas del amanecer. Recuerdo el aroma a café de los puestos de avituallamiento. Recuerdo avistar el tajo a mi izquierda, iluminado como el sol, señalando la gloria. Recuerdo como pensé que la victoria sería nuestra y ya nadie podría arrebatárnosla. Recuerdo como ya no caminaba, deambulaba sonámbulo. Luchaba por mantener los ojos abiertos.

Llegamos al KM 100, el inicio de la cuesta del cachondeo. Subimos con muchísima emoción. Nos felicitamos. La carrera llegaba a su fin. Ronda nos recibía madrugador. La cuesta daba paso a la monumentalidad de la ciudad. En silencio, vuelvo a pensar. Pienso en este deporte como instrumento psicoterapeutico. Pienso en este deporte como instrumento de paz. Tal vez el secreto para la concordia resida en fomentar que  los seres humanos corran largas distancias junto a otros, y no huyendo de otros.

– “Felicidades…. cómo sois los bichos… os machacan, os trituran, parece que morís pero luego siempre estáis ahí… enhorabuena!!”.- Me giro y veo a Mena de Runs App. Yo contesto con un simple “gracias” y una mirada de complicidad, acompañada de un abrazo.

Cruzamos el suelo de uno de los puentes más bellos del mundo. Giramos a la derecha, rumbo al arco de meta.

Muerte

Dicen que al morir contemplas toda tu vida en un segundo y que te acompañan tus seres queridos. En ese segundo me pasaron flashes de la plaza de toros, de ¡¡¡Arriba arriate!!!, de la ampolla de Setenil, del canto de sirena, del olor del café, del lodo y sobretodo de un pensamiento: los NSB lo habíamos conseguido. Alcé la mirada. Vi la sudadera de Law, ya vestido como finisher cientounero. Lo había logrado!!! Y Jc!!!!!! Bravo!!!! Vi a Mrs Little y al lado vi al rostro más angelical de la faz de la tierra. La madre de mi hija. Mi querida Virchy. Pensé en Sofía. Rompí a llorar. Saludé a María, que aguardaba paciente y emocionaba a David.

– ¡Lo has hecho cabrón, eres un crack! – Me dijo Mr. Beluga señalándome. Le abracé. Él sí que fue un crack, debutando en apenas 13 horas y sin entreno específico.

IMG-20160515-WA0013

Los NSB nos colocamos con paso decidido en meta. Paramos a pie de línea. Nos hicimos una foto. Nos abrazamos. Giré. Alcé los brazos y lancé un grito matando la carrera.

– ¡¡¡¡ Toooomaaaaaaaaa!!!!!!

IMG-20160516-WA0031

Fin de la vida.

Al otro lado me esperaba Mr. M, que sin percatarme grababa la escena, en un regalo a la altura del de Mr. Lizard dos años y medio cuando grabó mi último kilómetro en mi primer maratón.

– “Gracias por recomendarme esta mierda”.- Le confesé. Te lo debo, M.

Así de cierto…  una vida es una ultra… toda ultra… contiene una vida.

¿Qué es la vida sin sufrir?

Mr. Fartleks Killer

0 17

Ese viernes trece de mayo ya prometía grandes momentos; llegué con mis padres a Ronda y me traje conmigo todos esos nervios acumulados desde hacía meses, en los que bombardeaba a dudas a mis bichos Mr. M, Law, Rubio, Mountain, Marín o Lizard y mis montunos Juan o María, entre otros muuuchos.

Ese cosquilleo se esfumó tras repartir abrazos con mis compañeros en la Alameda del Tajo y con el trato familiar recibido por los padres de Mountain y su fiel guardián.

El sábado a todos nos alegraba ver el celeste en el cielo tras una semana de lluvias. Todo el pueblo era un río de deportistas y aficionados camino al campo de fútbol, donde tras los discursos de rigor, se ponía en marcha la 19 edición (no podía ser otra) de esta prueba.

01Parto entonces la aventura con Mr. Boar, Rubio, Buzo, Juanfran y algún otro compañero ya experto en estas lides. El bullicio de animadores y el pelotón agrupado hicieron que el primer cuarto de carrera volara casi sin darnos cuenta.

A la entrada del Puerto de Navetas nos cruzamos con M & Belu persiguiendo sus objetivos a un ritmo endiablado y a la salida, damos con un donut que nos supo a menú gourmet. En las primeras zancadas atravesando Arriate, nos encontramos a mis padres con un lote de bocatas y plátanos para cargar pilas.

02Visto el tamaño de los primeros, optamos por el postre y seguimos en el camino alternando las subidas andando ligero con las bajadas y rectas que a la señal de Juanma de “¿un trotecito?” me animaban una y otra vez como un niño lo hace con un caramelo.

Así llego a Alcalá del Valle, junto a Rubio, Juanfran y Boar quien tuvo que recurrir a ayuda médica para sus pies y al que perdimos de vista pese a volvernos en su busca, lo que hizo que tuviéramos continuar sin él los próximos kilómetros.

Allí pasada la mitad de carrera, mis padres, mi hermana y mi cuñao me dieron otra inyección de energía y le hicimos hueco a esos “pitufitos” de jamón y queso.

03
Los pies más que otra parte del cuerpo se empezaban a resentir, pero nos dieron referencia de que Law, JC y Marili estaban cerca y eso nos daba un puntito más en la marcha, novevieeeoo!!

Llegar a Setenil de las Bodegas me puso los vellos de punta, con los espectadores mezclándose entre nosotros y transmitiéndonos esa euforia y fuerza tan necesaria para lo que quedaba. Por si fuera poco, allí nos encontramos a Mr Lauval y Teacher, que fueron expresamente a animar al equipo, con Mr Fartleks Killer y con Law y cía. Perdimos un tiempo precioso con mis mochilas y la noche amenazaba con caernos encima.

04

Tras otra subidita curiosa por terreno empedrado confirmamos que llevábamos provisiones para no parar en el próximo avituallamiento donde encontramos a Law y JC, que poco después nos cazaban con las luces largas puestas cual estrellas fugaces. No veía la hora de la última parada larga y se sumaban a nosotros Mrs Monroe y el increíble Gus, vaya remontada y qué alegría nos dió poder ir juntos de nuevo en busca del espetito, que no llegaba.

05
En el cuartel, el caldito entró de escándalo, picamos algo, me puse mis zapas de asfalto que tanto agradecieron mis pinreles y tras algún que otro despiste de los míos afrontamos la parte más dura, por el cansancio acumulado y por el terreno embarrado, en el que mantenerse en pie fue un verdadero milagro.

La “maravillosa” app de seguimiento decía que estaba en meta cuando aún me faltaban cerca de 6 horas para ello. No fue fácil, pero la cabeza y mi última pareja de baile Mr Boar, se empeñaron en decirle a las piernas que llegados a ese punto… la meta, la medalla y la sudadera eran la única salida.

En esos instantes, aunque me prometía no volver, aquella cinta naranja en la muñeca me recordaba aún con más ímpetu el calor recibido por tantos familiares y amigos.

06

Gracias a todos ellos disfrutamos el amanecer de Ronda, con algunos esperándonos, pese a haber llegado hacía horas, (incluida Mrs Little, cuya enorme cobertura y apoyo durante todo el fin de semana será siempre admirable) y con ese ansiado y emocionante abrazo con quienes me dieron la vida.

07

Pasadas un par de semanas, contagiados por aquel espíritu cientounero, ellos mismos me preguntaban si volvería a hacerlo. Sobran los motivos… Allí estaremos con nuestra legión de Bichos, uno para todos…!!!

Mr Beetle

0 18

Hace un par de semanas, recibo un mensaje corto pero intenso, uno de esos que no te esperas y que va directo a la mandíbula:

“Echo en falta un #3- 101 pasos menos para el UTMB”.

Tenía toda la razón. No había escrito sobre la última carrera pero había una explicación: No tenía la motivación suficiente para ponerme a escribir sobre mi primera etapa de del desafío.

¿Debía desconectar de las carreras? ¿Me saturé de meter en la “buchaca” tantos kilómetros de una vez? ¿Muchos meses pensando en el día 101 y ahora que ha pasado he perdido la pasión por las ultras? Quién sabe….

Respondí a dicho mensaje diciendo que en mi próximo viaje de muchas horas en avión me pondría a escribir sobre mi carrera, y aquí estoy en medio del Océano Atlántico a muchos pies de altura, sobrevolando las nubes buscando la inspiración perdida estas semanas atrás para escribir algo que pueda ser de interés.

Os contare muy brevemente la carrera, ya que ni fue tan épica como mi anterior participación ni me apetece dar detalles de una carrera de guión pseudo-perfecta.

 Bueno, pues allá vamos: Objetivo sub 15 horas activado.

Pre carrera: Si el año pasado viajé solo a Ronda y con todas las incógnitas de la carrera sin resolver, esta vez íbamos varios bichos a la cita, todo perfectamente coordinado por Mrs Little y nuestro lugareño Mr Mountain, pudiendo permitirme incluso el lujo de dejarme en casa mi “motivador” (colchón inflable que se desinfla por la noche lentamente hasta tocar tus huesos contra el suelo y lo que más te apetece es que amanezca y que empiece la carrera cuanto antes).

Todo lo que acontece las horas previas a la carrera ya es conocido:

llegada a Ronda – cena de la pasta con buenos amigos – noche de nervios pre carrera – caminata al estadio –  nervios para coger posición adelantada en la salida – gorra en mano – vivas al rey  – gorra puesta de nuevo – allá vamos.

IMG_6741Recogida de dorsal y de camino a la cena de la pasta

IMG_6807Mr Law y Mr Pro me acompañan en la salida. Todo preparado para la aventura. 

La carrera: La carrera transcurre según mi plan inicial y marcando exhaustivamente los tiempos previstos en cada avituallamiento.

Las sensaciones son extrañas desde el comienzo: pesadez en las piernas y dolores puntuales en articulaciones, pero consciente de que muscularmente este año voy muy bien preparado, por lo que sigo marcando los ritmos previstos y voy llegando a los puntos de referencia principales con puntualidad británica: Km 56 (Setenil) en 7h y km 77 (Cuartel) antes de las 10h de carrera.

IMG_6699Km 56 en Setenil. Cumpliendo el plan al 100%. Mucha alegría ver a nuestras supporters allí.

Llego al cuartel con las fuerzas ya algo justas, no había podido comer nada sólido desde hacía 3 horas en Setenil y me había propuesto ingerir todo aquello que me pusieran por delante en el comedor para poder recargar combustible.

Problemas: estómago cerrado. Solo puedo tomar algo de sopa caliente y nada más. Esto no pinta bien. Decido salir lo antes posible de la trampa del Cuartel antes de que mi cuerpo se acostumbre al descanso. Hasta ahora los avituallamientos los había hecho muy rápidos y sin parar y me había ido bien, así seguiría esa estrategia aquí también.

Según salgo del cuartel rumbo a Montejaque, la poca sopa que me tomé en el comedor del Cuartel me empieza a molestar en el estómago y me impide correr, incluso trotar.
Ronda, tenemos un problema.

Sobre lo que pasó en los siguientes kilómetros volveré más tarde.

A 1 kilómetro de llegar a la Ermita de Montejaque recuperé las sensaciones y pude volver a correr, gracias a que pude comer una barrita de cereales, casi grano a grano, consciente de la necesidad de ingerir energías si quería llegar a ronda, aunque fuese andando.

Una vez recuperado, el resto de carrera seria apretar dientes, mantener el ritmo y mirar hacia delante.

A la 1:20 aprox. mando esta fotografía a mis compañeros de los bichos:

IMG_6693“Así luce el tajo ahora. No puedo quedarme. Me espera un sub 15 XD “

Y efectivamente cumplí mi objetivo con holgura: 14h 37′

Objetivo cumplido. Era lo que quería y lo que he estado buscando durante 3 meses de entrenamientos.

Cruzo la meta. Sí, estoy contento, pero me falta algo.

Había soñado ese momento muchas veces durante los entrenamientos y se me saltaban las lágrimas pensando en ese momento y ver a mis amigos allí esperándome.

Al llegar a Ronda efectivamente mis amigos que pudieron ir estaban allí esperándome (lo demás estaban también de alguna forma presentes), pero las lágrimas no aparecieron.

IMG_6758Fotografía tomada por mis amigos al entrar en meta. Gracias chic@s. Me alegré mucho de veros allí y de sentir al resto de la manada desde la distancia.

¿Por qué no salieron las lágrimas? Todo salió según lo planificado y soñado. ¿Entonces? ¿Qué es ese algo que me falta?
Cuando salí del cuartel con mi estómago dolorido por la paliza que le había dado de mucha agua y poco sólido, fui consciente de que no volvería a correr esa noche, que mis opciones de sub 15 se me iban reduciendo por cada corredor que me adelantaba mientras yo encaraba la larga noche rondeña con paso lento resignado a mi destino.

En ese momento empecé a pensar de que había estado buscando durante todo el día algo que no es habitual en mí: una marca.

Sería por falta de energía en mi cuerpo, por el cansancio o por el agotamiento mental, que me culpaba de haber querido hacer algo que va en contra del significado del running para mí. Perseguir una marca es una buena forma de auto motivarse, pero una vez en competición, lo que siempre busco es disfrutar.

Me culpaba de haber querido hacer algo que, en ese momento, pensaba que no era capaz.
Supongo que en esa caminata lentorra por la sierra debiera haberme culpado de todo el esfuerzo invertido, de levantarme los domingos muy temprano para entrenar, del tiempo robado a mi familia, y todo esos pequeños sacrificios que hacemos los que nos hemos enamorado de este deporte.

Pero no me sentía así. Sabía que lo había hecho todo bien.
Debido a mi falta de tiempo disponible, pedí ayuda a un entrenador profesional para tener el máximo rendimiento del tiempo invertido.

Para cuidar mi salud, hace ya tiempo hemos adaptado hábitos de comida saludable en casa y seleccionaba en lo posible la comida cuando debía comer fuera.
Para afectar lo menos posible mis entrenos a mi familia, entrenaba por las noches, a la hora de comer en el trabajo y hacía las tiradas largas muy temprano para volver a casa pronto.

Entonces, ¿por qué no me alegro de mi tiempo o al menos de haber terminado?
Siempre pensé que bajar de 15h los 101 era para gente que sabía correr en montaña. Sin embargo no me siento parte integrante de ese grupo de “élite.”

Ahora que escribo estas líneas, pienso que la razón de no sentirme “Dios del Olimpo” al cruzar la línea de meta es porque me rendí 24 kilómetros atrás. En ese momento tiré la toalla. Pensé que no podía correr y me lo creí. Game Over.

Acepté que mientras mantuviera ese ritmo de caminata llegaría a ronda en al menos 6 horas más…

Me ganó la mente. Me dejé engañar por el cansancio (incluso momentáneamente se me paso por la cabeza echar una cabezadita en alguna piedra, el sueño incluso me iba a vencer), y eso no estaba en mi plan. No contaba con esa parte. Esa supuesta experiencia que me hacía ver la carrera fácil y controlada me controló a mí.

No me acordé de la carrera del año pasado, de los 3 take-down que tuve y las 3 resurrecciones posteriores.

Scott Jurek, uno de los ultra fondistas más laureados de la historia, en su libro “correr, comer, vivir” cuenta lo que hace cuando le salen mal las cosas en una carrera:
1. Lamentarse de lo ocurrido y echarse la culpa. Desahogarse, somos humanos y tenemos sentimientos.

2. Analizar la situación y tomar una decisión. Ver en qué momento nos hemos equivocado y ver las opciones disponibles.

3. Actuar. Llevar a cabo la estrategia marcada.

4. Aprender de lo ocurrido. No puede volver a pasar, somos humanos pero racionales.

Pues eso debiera haber hecho yo. Pero ni tan siquiera inicie la primera parte. No llore, no me enrabiete, ni un grito de desesperación… simplemente agaché la cabeza y lo acepté.

Echando la vista atrás, solo hace 2 años que llevo entrenando y me falta mucho por aprender, muchas carreras por correr y como dice uno de los más grandes atletas (*) que conozco: lo mejor está siempre por llegar.

(*): él no gana carreras, pero nuestro Fali se gana la vida día a día, y nos enseña cómo se debe disfrutar de ella.

Me quedo con eso último: lo mejor está siempre por llegar. Aunque estas semanas las veces que he rodado no me haya cruzado con ese feeling que tanto nos gusta a los que corremos, no puedo dejar que la mente me vuelva a ganar.

En el fondo si escribo este texto es porque hago lo que Scott Jurek decía, ahora toca aprender y a que no vuelva a suceder.

Mañana empiezo mi nueva aventura, un pasito más lejos para estar un pasito más cerca del desafío UTMB 2017 , aunque mejor dicho, serian 125 pasos más cerca.

CABECERA-CON-MONTBLANC-ITRA-2016

4 meses, 16 semanas, 110 días, 125 kilómetros  y mucha ilusión por un reto de nivel superior a lo que me he enfrentado hasta ahora. Esta vez sigo confiando en mi entrenador y en la fuerza de la manada empujando por detrás.

Átense los cinturones, pongan el asiento en posición vertical y prepárense, que en breve comenzamos el vuelo.

Mr M

0 15

Esta crónica no comienza el 9 de Mayo de 2015, comienza justo un año antes. Cuando yo andaba por mis primeros entrenamientos y no vislumbraba aun ni acabar mi primera carrera.

Mi sueño desde hace muchos años era disputar y acabar los 101KM de la Legión, pero como nunca me había visto capaz hasta el año pasado, no había planteado tal reto.

He estado toda la temporada preparando carreras y entrenos con vistas a llegar preparado para terminarla, y aquí estamos…. 1 semana antes empieza a sentirse por Ronda el ambiente festivo de la prueba, ves los primeros camiones montando en la Alameda, las balizas por el campo…. Y yo empiezo literalmente a estar CAGADO.

He hablado mucho durante toda la temporada con Mr M, Mr Lizard y Mr Law, de lo que tiene esta prueba que aun sin haberla disputado ya engancha, total al lio que como siga haciendo introducción esto no acaba nunca.

El viernes previo a la prueba me reúno con toda la manada de Bichos enunciada antes más Mrs Little, que desde fuera ya se marcó un carreron por nosotros para animarnos.

Pasamos la tarde y vemos el ambiente previo en la Cena de la Pasta, nos echamos un buen rato de risas y pronto a dormir. Evidentemente no duermo un carajo en toda la noche de los nervios e incertidumbre.

IMG-20150510-WA0178Me levanto a las 7 y voy a desayunar que he quedado con mi Primo Javi (el culpable positivo de meterme en estos embolados) y sorprendentemente estoy mucho más tranquilo que el día previo.

Desayuno rápido y nos vamos para el campo de futbol con mi primo y sus amigos a ver si pillamos un sitio decente para salida. El ambiente en el campo es espectacular, y me preocupa el solano que está pegando tan temprano. Ultimas risas, abrazos y… !Pistoletazo de salida!

Empiezo a un ritmo realmente bueno para la exigencia de la prueba, y voy tirando solo los primeros 30km, hasta que me encuentro a los amigos de mi primo Juanlu y Sita y ya empezamos a tirar juntos todo el sector de bici.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A mi paso por Setenil me encuentro a papa y mama esperando para animarme y verme lo que me da un subidón tremendo, porque a partir de aquí empieza lo realmente duro.

Llego a la transición de bici en el Km 76 y me encuentro cansado de patas, pero de cuerpo estupendo que es lo que peor creía que iba a estar. En la puerta está esperándome mi familia y estos dos compis que a la postre serian mi gran aliento en carrera.

Comenzamos la parte a pie con un calor del copón y temiéndole a la famosa Ermita de Montejaque, hacemos todo el sector a pie porque Juanlu va regular de piernas y no puede correr, y como mi objetivo era llegar a meta seguimos juntos los 3 hasta la meta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Así que con paciencia y risas íbamos sumando kilómetros, y teniendo en mí mente presente a todos los que me escribían y se acordaban de mí en carrera.

Nos plantamos en la última transición, que eran 5km hasta meta en bici, y ya veo el ladrillo cerca. Llegar a Ronda anocheciendo y ver la hilera de frontales subiendo hasta meta es un autentico pasote.

Al llegar a meta me encuentro a toda mi familia esperando nuestra llegada y dándonos el último achuchón. Cruzo la meta de mi ansiada Alameda que tanto tiempo atrás me había imaginado y en mi mente hasta meta solo me venían retazos de toda la temporada, de los días buenos entrenando, de los malos…. Y una frase que a mí me ha marcado personalmente:

LO CONSIGUIO PORQUE NO SABIA QUE ERA IMPOSIBLE.

IMG_20150509_222758Hasta aquí va mi historia de la Edición XVIII de los 101KM.

Esta crónica va para todos aquellos que me han apoyado incondicionalmente, me gustaría nombraros a todos pero me faltarían líneas por el gran grupo de personas que tengo a mi alrededor, a mis compis Bichunos de carrera Mr M y Mr Lizard y en especial para Mr Law que el 50% de mi ladrillo es suyo por haber luchado tanto y tener que retirarse.

Y una vez más, la montaña no pudo conmigo, se convirtió en mi mejor aliado…

M101

Mr Mountain

 

 

 

 

0 18

Los 101km de Ronda están al caer, ya todo son nervios, incertidumbres y pensamientos enfocados a qué pasará durante la carrera y si las fuerzas aguantarán hasta el final.

Para los que no conozcan el trazado, existen 4 subidas fuertes. La tercera de ellas, la famosa subida a la ermita de Montejaque, empieza al salir del avituallamiento del cuartel de la Legión (kilómetro 75) y se corona tras 4km con una pendiente media del 10% y máxima del 23%.

Obviamente a esa altura de carrera, las fuerzas están prácticamente en reserva, y los entendidos del lugar dicen que es ahí en donde realmente empiezan los 101.

Para ese momento, para conseguir ese nitro, ese extra gasolina necesario para encarar la eterna subida bajo la noche rondeña, he preparado un Top Ten energético que debiera despertar los sentidos más primitivos, alzar la vista y aplastar con nuestras pisadas cada una de las duras piedras que nos esperan en la subida a la ermita.

1.-Foo Fighters – The Pretender

Salimos del cuartel, nos hemos enfriado dentro del comedor y aunque solo hayamos tomado un poco de sopa y algo de arroz, es tiempo suficiente para que el cuerpo se relaje y nos quiera engañar asumiendo un letargo en nuestros movimientos.

Salimos de la trampa del cuartel, empezamos a bajar una pequeña cuesta al ritmo de arpegios de guitarra y la cálida voz Dave Grohl para engañar nosotros a nuestro cuerpo esta vez. Porque en cuanto entra la caja a retumbar en nuestros oidos, es el momento de dictar nuestras normas. Es el momento de acelerar el paso, coger ritmo cómodo los próximos metros y empezar la primera de las rampas. Entran los guitarrazos.. todo preparado para soltar lastre.

Adiós pereza, este es mi momento. ¿La estrategia? es clara y sencilla: todo para arriba sin mirar abajo.

2.-No use for a name – Biggest Lie

Con el ritmo en el cuerpo, seguimos con las melodías de estos americanos, que nos llevarán sin pensarlo hasta el estrecho y alargado sendero de tierra con un final interminable.

3.-Lagwagon –Reign

Miramos atrás en uno de los giros. La serpiente de luces nos persigue. Somos más rápidos. Más fuertes. No nos alcanzarán. Nada como Joey Cape y su banda gritándonos sus sonetos para seguir adelante.

4.-Useless ID-Before it kills

Venidos desde tierras israelitas, con melodías pegadizas hacen olvidarnos de los kilómetros recorridos. Let´s go madafackars!!!

5.-Bad Religion – Requiem for dissent

No comment, just listen and feel the soul.

6. – Pennywise – We Have It All

Más de la mitad de la subida recorrida. Como dicen los de Santa Bárbara:

Whoa, yeah! we have it all right now

7.-Unwritten Law – Teenage Suicide

Ahora toca marcar de nuevo el paso a ritmo de caja, para no perder la cadencia ganadora.

8.-Hi-standard – Stay Gold

Desde tierras orientales, aumentamos el tempo y ya casi vemos la ermita, está cerca, ya se siente y se ve el resplandor de Montejaque al fondo. Casi lo tenemos.

9.-Propagandhi- A Speculative Fiction

Es hora de evadir la mente y recrearse en melodías, cambios de ritmo, coros, compases y acordes imposibles para que pasen los metros lo más rápido posible. Complejo tema que nos transporta a la cima junto a la ermita sin darnos cuenta.

10.- Me First and the Gimme Gimmes – I believe I can fly

¡Conseguido! Hemos llegado a la ermita.

Esa sensación del trabajo bien hecho, de no tener que apretar más los diente para poder dar un paso, de no usar las pocas fuerzas restantes en mover las piernas y esa ingravidez momentánea en el justo momento de coronar hace que todo el sufrimiento haya merecido la pena. En ese pequeño instante nos creemos invencibles, por momentos somos nuestro propio superhéroe, de esos de los que pueden volar.

Este clásico de R. Kelly readaptado por los genuínos Me First nos harán despegar a vuelo bajo desde la ermita, haciendo zig-zag hasta montejaque y seguir volando cuesta abajo hacia Benaoján… pero eso ya es tema para otro Top Ten Nitro songs!!!

Mr M

 

0 13

Tras un cambio de rumbo en la planificación -cuando acabe la prueba ya os contaré-, éste ha sido el resultado:

Lunes: Descanso.

Martes: 8 kms de carrera y sesión de gimnasio.

Miércoles: Descanso por obligación, una apretada agenda laboral me impide cumplir con la planificación.

Jueves: Series madafaka de la muerte, donde salen 9 kms a 5:30 de media -con calentamiento y enfriamiento incluídos, imaginad los ritmos en los que me movía en las series, que acabé vomitando.

Viernes: 5 kms de carrera suave y sesión de gimnasio.

Sábado: Descanso.

Domingo: Subida al mirador del lobo y calamorro…que acabó siendo un poco accidentada. Al final, 16 kms en 2h18min.

 

PD: Perdón por el retraso, pero ayer comencé mis vacaciones con Mr. Lizard comiendo pescaito en pedregalejo, y a las tantas de la mañana no me apetecía ponerme a escribir la crónica!

Mr. Law

0 12

Otra semana más en ésta lucha por cumplir el gran objetivo del año -acabar en menos de 15 horas los 101 kms de Ronda-, y en éste caso tocaba hacer una semana de descarga total de kilómetros de cara a la Media Maratón de Málaga. Y así quedó la semana:

Lunes: Descanso.

Martes: 6 kms en 36 minutos, para soltar un poco las piernas.

Miércoles: 300 metros de natación para recolocar un poco la espalda seguido de una buena sesión de estiramientos.

Jueves: Descanso, que había que disfrutar de la familia en el día del padre -te eché de menos, y mucho.

Viernes: Salida a soltar un poco las piernas y probar ritmos y sensaciones. Mucho viento y lluvia, pero conseguí ver más o menos por donde podrían ir los tiros para el domingo: 7 kms en 38’10 y 159 ppm.

Sábado: Grandísima tarde con la familia bichos runners en la feria del corredor recogiendo el dorsal. Decir que liamos el taco es quedarse corto!

Una mención especial se merece Mr Mountain, que se cascó el HOLE en 2h44min, puesto 45 de más de 1000 participantes. GRANDE!

Domingo: Pues llegó el día, llegó la hora de la verdad, y decidí hacerle de liebre a Mr. White. La crónica se la dejo a otro en ésta ocasión, tan sólo diré que con escasas excepciones, casi la mayoría de los bichos consiguieron sobradamente su objetivo de bajar MMP (Mr Boar, Mr Banders, Mrs Ray Ban, Mr White, Mr Anfibio, Mrs Boots…), y los que no lo dieron todo y más por conseguirlo. Y Mr Sensei subió al podio!! Todo ello aderezado por una comilona como NO RECORDABA UNA ANTES! GRANDES SOIS FAMILIA!!!

Mr Law

0 12

Bueno, señoras y señores, runners y runnars -no se nos vayan a enfadar los más progre jaja-, primera semana del ciclo de carga y fuerza relativa, primera semana con resultados espectaculares. Os cuento:

Lunes: Sesión de gimnasio -fuerza relativa-, con cargas bastante buenas para el número de repeticiones, y luego 9’76 kms de carrera para oxigenar a 6’17” el km con 142 ppm de media.

Martes: Descanso

Miércoles: Por la mañana toca prueba de esfuerzo, con resultados simplemente brutales -tengo el umbral anaeróbico en 12 kms por hora (5 minutos por km) y 169 ppm. Mi capacidad aeróbica ha aumentado una bestialidad -algo normal entrenando para ultras-, por lo que estoy más que contento.

Por la tarde, caen 9,10 kms a 5’15” de media y 160 ppm. Salgo a probar ritmos y sensaciones, puedo correr por debajo de 5’10” el km con relativa soltura. La media de málaga debería ir bien.

Jueves: Sesión de gimnasio, HIIT, lista en 20 minutos con ganas de vomitar, y luego 5 kms de carrera para oxigenar.

Viernes: Caen 9 kms a ritmo aeróbico, 6’08” de media, 140 ppm.

Sábado: Partido de baloncesto, jugado entero, calculo que 3 kms hechos entre calentamiento y el partido. Un previo muy poco recomendable a una carrera como la que esperaba hoy.

Domingo: Carrera de la Peña el Bastón, MMP con 40’53”. Ha sido un día más que genial tanto para mí como para todos los bichos participantes, que hay hecho unas marcas espectaculares -la mayoría han logrado su MMP. A la vuelta, otros 6 kms corriendo, para un total de 13’680 kms.

Al final, la semana sale con, aproximadamente, 49 kms de carrera a pie y dos sesiones de gimnasio. Perfecto para la semana que toca. Como diría Annibal, del equipo A, “me encanta que los planes salgan bien“!

 

Mr. Law

0 14

Aquí os dejo el plan de carreras para este segundo ciclo:

SEMANA 1         SEMANA 2
L GYM S1 + 8 KMS CC SUAVE L GYM S1 + 8 KMS CC SUAVE
   
M GYM S2 + 10 KMS CC M DESCANSO
   
X DESCANSO X 2 KM CAL+2X4 KMS 5’20+2 KM ENF
   
J GYM S3 + 5 KMS CC SUAVE J GYM S3 + 8 KMS CC SUAVE
   
V 15 KMS CC SENDA MÁLAGA V DESCANSO
   
S DESCANSO S MLK TRAIL
   
D PEÑA EL BASTÓN Y VUELTA (APROX 16 KMS) D 5 HORAS DE SENDERISMO
SEMANA 3         SEMANA 4
L GYM S1 + 8 KMS CC SUAVE L GYM S1 + 8 KMS CC SUAVE
   
M GYM S2 + 40′ BICI ESTÁTICA M GYM S2 + 30′ BICI ESTÁTICA
   
X 12 KMS CC PROGRESIVOS X IDA-VUELTA A GIBRALFARO (APROX 16 KMS)
   
J GYM S3 + 6 KMS CC SUAVE J GYM S3 + 30′ BICI ESTÁTICA
   
V DESCANSO V DESCANSO
   
S DESCANSO S 10 KMS A RITMO VIVO
   
D MEDIA MARATÓN DE MÁLAGA (SUB 2H) D 20 KMS POR MONTAÑA

 

Y ahora os dejo el plan de gimnasio:

 

SESION 1: FUERZA RELATIVA (3×810)
1.- Press de banca inclinado 5.- Press militar
2.- Remo con polea y agarre cerrado 6.- Oblículos con barra (3×20 por lado)
3.- Encogimientos (3×20) 7.- Lumbares (3×20)
4.- Zancadas 8.- Biserie de curl de bícep y extensión de trícep
SESION 2: PIERNAS Y CORE
1.- Sentadillas con barra sobre la cabeza 6.- Saltos laterales
2.- Equilibrio sobre medio balón 7.- Plancha de abdominales laterales
3.- Gemelos en prensa 8.- Máquina para cuádriceps
4.- Plancha de abdominales en balón 9.- Máquina para isquitibiales
5.- Saltos frontales 10.- Lumbares
Introducir al final de estas sesiones 10 minutos de  técnica de carrera
SESION 3: ENTRENAMIENTO HIIT O CLASES DEL GIMNASIO (3 vueltas al fallo muscular)
1.- Dominadas 6.- Elevaciones laterales con discos o mancuernas
2.- Flexiones de pecho 7.- Flexiones de tríceps
3.- Burpees 8.- Encogimientos en postura de flexiones
4.- Sentadillas 9.- Subida a banco con kittleball
5.- Abdominales oblícuos con balón 10.- Glúteos

0 12

Tras la Maratón de Sevilla del pasado domingo, tocaba una semana de descarga y recuperación -aunque debo decir que mis sensaciones musculares fueron geniales desde el mismo lunes. Visita al fisio -mil gracias a Qi Center- y a preparar el Trail Montejaque:

Lunes: Sesión de fuerza máxima en el gimnasio, la última del ciclo, aumentando el peso en todo lo posible.

Martes: Natación para recuperar un poco y oxigenar piernas. 600 metros en 20’43”.

Miércoles: Descanso.

Jueves: Rodaje muy suave de 30 minutos para ver cómo estaba. Todo más que correcto, las sensaciones eran buenísimas. Salieron 4’850 kms a 137 ppm de media.

Viernes: Descanso.

Sábado: Trail Montejaque, haciendo de sherpa de Mrs Little y de cuanto despistado/rezagado había por allí. 20 kms en 3h07’12” a 150 ppm de media. Inmejorable entreno de cara a los 101.

Domingo: Descanso más que obligado.

Este es un post de conclusiones, ya que finaliza el mes y con él, además, el primer ciclo de entrenamientos. Estadísticamente, así ha sido el mes:

– Aproximadamente 204 kms de carrera a pié, en 17 sesiones de entrenamiento.

– 8 sesiones de gimnasio.

– 4 sesiones de natación.

Cualitativamente, la mejora después de éstas primeras cuatro semanas han sido espectaculares. Veremos a ver cómo se desarrolla el próximo ciclo.

Mr. Law