Esta semana ha sido bastante más suave de lo que esperaba. El cuerpo me pidió descanso, y eso en mí es raro, por lo que decidí bajar el kilometraje que tenía previsto -al igual que la semana próxima- para, de éste modo, intentar llegar lo más fino posible a la Media Maratón de Málaga y cumplir con mi objetivo de bajar de 1h50min.

Lunes: Sesión de gimnasio, aumentando los pesos a levantar. El cuerpo me dijo BASTA de forma impresionante.

Martes: 8 kms en 49 minutos (a 6:07 de media) y 136 ppm de media. La mejor noticia posible: mi umbral aeróbico está de excepción.

Miércoles: El cuerpo me pide descanso, así que descanso le doy. Me apetecía muchísimo salir con Rafa, Sixto y compañía, pero no era el día.

Jueves: Salgo con la previsión de hacer 15 kms y me quedo en 6,7 (eso sí, ritmos muy elevados, la media a 5:18, pero con 3 kms a 4:40). Estaba sufriendo mucho, por lo que preferí parar, psicológicamente sería lo mejor para mí a estas alturas.

Viernes: Me fui al gimnasio a hacer flexiones y luego me desquité del mal sabor de boca del jueves: 7 kms a 5:05 de media. La cosa pinta bien para la media de málaga.

Sábado: Carrerón donde los haya, la MLK Trail, 7 kms por gibralfaro, la coracha, etc., con un tiempo excepcional. Disfrutando como un niño pequeño!

Domingo: Subida al Lobo a bautizar a dos bichas -Mrs Boots y Mrs Little-, donde sufrimos algo más de lo previsto dadas las inclemencias del tiempo.

En total, la semana ha acabado con 37,2 kms, casi 20 kms menos de los previstos, pero con entrenos a una intensidad superior a la que esperaba. La semana próxima será de descarga.

Mr Law