Solo queda apenas una semana, se empieza a notar en los medios de comunicación. Todos los días paso por la puerta por la que entraré.

Comienza el postureo, hay algunos a los que les coge preparados y a otros no tanto.

En las primeras filas los de siempre, los importantes, un poco mas atrás los tapados los que quieren dar la sorpresa. Todos pendientes, en poco más de dos horas se sabrá el resultado.

Muchos voluntarios en las mesas, muchas decepciones y muchas alegrías, todo el mundo mirarán las listas al final. Las decisiones de última hora condicionaran el final.

De que hablo de las elecciones autonómicas o de la Media de Málaga decidid, las dos citas son muy importantes y compatibles para casi todos.

Podemos hacer muchas similitudes, y encontrar muchos globeros en la política, mucho tapado y mucho recortador, también encontramos buenos corredores y sobre todo corredores limpios, de los que se esfuerzan y se exigen, de los que entrenan.

Yo no voy a defender lo indefendible, hay tramposos en todos sitios, ni voy a poner la mano en el fuego por nadie, pero ojalá nuestros dirigentes y nuestros representantes tuvieran el mismo espíritu que los corredores.

Ojalá fueran capaces de correr al lado de un competidor y manifestarle su respeto, y una vez cruzada la meta y fundirse en un abrazo una vez dado todo, acompañar en el camino al que se queda atrás. Ojalá como ocurre en las competiciones, salvo excepciones contadas, la carrera te pone en tu sitio y te devuelve lo que tú le das, por eso a mí me gusta correr y no me gusta la política.

Ojalá los políticos se esforzaran como nosotros lo hacemos en nuestros entrenamientos, y muchos de ellos que se jactan de ser también corredores porque eso es ahora políticamente correcto, traspasaran los valores del corredor popular a su trabajo de servidores públicos, ojo que aquí también quiero que haya una pequeña autocritica que también tengo que reconocer que de vez en cuando soy un recortador en mi curro.

El día 22 estaré a las 10 de la mañana en la salida de la media de Málaga y por la tarde iré a ejercer mi derecho como andaluz, aun no tengo claro que papeleta voy a introducir en la urna, pero si tengo clarísimo que zapatillas llevaré.

Al final, como he oído en algún sitio, esto es algo más que correr y el día 22 tenemos dos citas importantes, lo único que pediría a los políticos es que dentro de las nuevas leyes electorales permitan a los corredores un permiso para ausentarse dos horas y media para correr una carrera el día en que coincidan porque mi excusa para no hacer una buena marca en Málaga es que el estrés de no saber si tendría que estar en una mesa electoral, no me ha dejado entrenar lo que debía.

 Mr Turtle