¿Porqué un día dejamos la comodidad del sofá o el calor del hogar?

Dejamos de ver por la ventana a esos “locos runners” y decimos “yo también quiero parte de esa locura”, y te das cuenta que no era tan fácil como pensabas.

El cuerpo pesa, las ganas flaquean, las distancias son eternas y el reloj no avanza… eres como una tortuguita, pero una tortuguita feliz y ahí te das cuenta … “!Oh no! hay un bicho en mí”..

Mrs Lagataclu