Tags Posts tagged with "Kilómetros"

Kilómetros

0 84

Diciembre, desde hace ya unos dos años era el mes de la Maraton Cabberty de Málaga. Y este 2016 no podía ser distinto, y comencé mi planning de cara a la Maratón 2016 para intentar alcanzar esa mmp, pero sobre el mes de octubre se me presento la oportunidad de poder evadirme un poco de la rutina del mundo e irme de escapada con mi novia. Y dado que laboralmente me es un poco difícil coincidir con Carmela en vacaciones pues tuve que descartar (no sin pena) el objetivo de Maratón 2016. Y parece ser que la Maratón también ha querido esperarme a mí este año.

Pero como aquí, uno es un alma inquieta, y aprovechando que este año tenia también casa por Almería, vi una Ultra por la zona de Cabo de Gata, en fecha cercana y posible. Zona que conocía tras varios recorriendo sus innumerables calas y que la verdad que me atraía mucho. Y así fue, inscrito para el 10 de diciembre a la Ultra Costa de Almería 2016. 90 km +1800 m de desnivel, de Aguamarga a Almería en un tope de 17 horas. Una Ultra sin excesivo desnivel, con unos 30 km finales de llaneo pero larga distancia en definitiva. Pues a entrenar se ha dicho.

Amaneciendo en pleno Cabo de Gata

Tras unos 2-3 meses dedicados a afinar hasta ese día, creo que llegué a la carrera en buena condición, soy de los que piensan que siempre se puede afinar más, pero como somos guasones y disfrutones, también nos gusta lo épico. Así que tras bueno ratos de entreno y carreras con grandes bicharracos allí me planté a las 07:00h en Aguamarga, sin más compañero que mi mochila y mi frontal.

A mitad de pelotón, comencé mi marcha, esos primeros kilómetros de subida donde con la noche aún presente y en la serpiente de corredores íbamos tomando algo de altura para después bajar y de nuevo subir por la Cala de San Pedro. Sin duda de los mejores momentos de la carrera, con el amanecer en el horizonte, la mar hecha casi un plato y la postal de los acantilados. Poco a poco tras pasar el pueblo de Las Negras, sobre el km 10-12 fue cogiendo poco a poco mi sitio y ya se iba estirando la carrera.

Subida y bajada a la Cala de San Pedro

Sobre las 3 horas de carrera enfilábamos la que sería la subida más larga y dura, por el barranco de Requena. Ahí con ritmo cómodo y alentado en la posterior bajada en la que me sentiría cómodo fui avanzando. Y en la bajada previa a San Jose, por unos senderos bastantes técnicos pude pegarme a otro pelotoncillo de corredores y pasarlos antes de entrar al pueblo a reponer fuerzas con un plato de pasta y con la mitad de la carrera ventilada.

Salgo de San José (desde donde a las 10:00h se inició la prueba de 45km), con una hora de adelanto sobre mi planning así que animado encaro una de las últimas subidas que tendríamos. Este tramo tras la euforia de salir de San Jose se me empieza a hacer pesado, el calor empieza a caer, me cuesta mucho avanzar, voy solo, sin ningún corredor a la vista, no tengo nadie para ir tomando referencias, con quien poder hacer “la goma”, con quien hablar o distraerme… pajarón gordo durante unos kilómetros. Hasta que acierto que me aproximo a la última bajada pasando el Arrecife de las Sirenas, mis padres, hermano y novia están cerca en el pueblo de Cabo de Gata, sobre el km 60, comienzo a retomar sensaciones y con la gravedad a favor retomo buen ritmo. Veo a mis padres y novia, se me olvidan por un momento los 60 km que llevo en las patas y como no, me tomo una cerveza que me da alas para los siguientes 30 km.

Kilometro 60, última bajada.

Estos últimos 30 km sin duda los más duros de la prueba, ningún desnivel, carriles bonitos, cerca de marismas, tramos de arena, y siempre la costa a tu izquierda. Ves al fondo de la bahía a Almería pero no llegas. Comienzan a pesar las piernas, vamos haciendo el elástico 3-4 corredores, se hace imposible el aguantar 3km seguidos al trote. El calor ya es otro lastre muy pesado, la arena tampoco ayuda. En estos momentos es cuando la cabeza es la que manda, solo avanzar, solo avanzar, solo avanzar hasta el siguiente avituallamiento. En el km 77 me alcanzan un grupo de 3 donde iba la primera clasificada femenina y me animan a que me enganche con ellos, corren 600 metros y andan 400 metros…aguanto 3-4 km con ellos, pero se me hace imposible aguantar.

Yo y el paisaje…más secos que una mojama a esas alturas.

Entro en la zona de la universidad, ya es asfalto, paseo marítimo, últimos 5 km, último avituallamiento, fuerzas poquitas, ganas de llegar muchas, velocidad de crucero en el caminar y cuando a falta de 2,5 km me llama mi padre diciéndome que apriete que estoy al caer. Veo los focos del estadio de los Juegos del Mediterráneo, retomo el trote, aguanto como puedo y entro en meta en 10 horas 43 minutos. Tiempo mejor del esperado y sorprendentemente en el top 30.

Alegría y orgullo de haber terminado. En los últimos 20 km, en esa soledad del corredor, llegué a dudar de si sentiría ese gozo y alegría al entrar en meta, pero efectivamente, compensa todo el sufrimiento el entrar y decir sí señor, he llegado.

Finisher

Y hoy unos días después de la prueba, físicamente aun un poco convaleciente, puedo decir que es una prueba sobre la que tenía mis dudas, no tenía referencias casi de apenas nadie, iba solo, y no confiaba al 100% en mis opciones de llegar en condiciones “favorables”. Pero ya puedo decir que merece la pena, el entorno espectacular, organización de 10, avituallamientos de lujo, poco más que pedir. Los que tiramos más pa’l monte es una opción distinta a las carreras trail al uso, mucho acantilado, costa y no excesivamente dura. Ahora, eso si, mi recomendación es hacerla acompañada de alguien con el que puedas ir compaginando la carga mental en esos últimos 30 km (dupla tipo M&Belu en 101), es una prueba de mucho coco por ese tramo final de carrera y por esos largos ratos solos bajo el sol solo con la vista de un carril y una ciudad al final de la costa.

Y para terminar como no agradecer a mis padres y Carmela el fundamental apoyo y animo que me dieron en carrera, y de igual forma el aguantarme durante los meses de entreno. También dar las gracias a todo ese pedazo de grupo de los Bichos Runners por esos mensajes de apoyo alentando, y a todos con los que he compartido y compartiré ratos de pateo por los montes…hay que volverse un bandolero de aquí a nada: Raulillo, M, Law, Juanfran, Belu, Sebas, mi primo Juan, etc etc.

Mr Marín

0 72

Soy un romántico.

Así de rotundo y de tajante, sin matices ni medias tintas. Soy de los que anhelan esa sensación que se produce al realizar algo que ansías por primera vez. Y es por eso que suelo rememorar a menudo aquel primer fin se semana de Diciembre del año 2014, cuando enfundado en una camiseta que representa los mejores valores que el deporte puede albergar, rebosante de miedo, incertidumbre y ganas, comenzaba mi andadura en la mítica distancia.

Dos años y mucha experiencia acumulada después, aqui estamos nuevamente, a escasas dos semanas de comenzar a recorrer la mejor ciudad del mundo a pie. Y esto, para un romántico declarado como yo, es muy bueno, pues no conozco otro acontecimiento en la vida que me haga sentir estos nervios en la boca del estómago cada vez que se acerca (y eso que llevo a mis espaldas varias maratones de montaña y 3 ultras, mas dos maratones de asfalto). ¿Os imaginais sentir cada vez que teneis sexo la misma sensación de nerviosismo y ganas de vuestra primera vez? ¿Esos nervios del conductor novato en cada ocasión que se sube al coche? Pues eso es exactamente lo que sucede con la maratón: por muchas que pasen, los nervios y la incertidumbre no hay quien los evite.

Y no nos engañemos, del mismo modo que vuelven los nervios por comenzar, soy consciente de que no todo serán alegrías y risas, sino que llegaran los calambres, dolores musculares, rodillas inflamadas, pájaras monumentales, y mucho, pero que mucho sufrimiento. Pero no creo que exista satisfacción sin una pequeña dosis de sacrificio, y cuando este es compartido junto a buenos amigos, es mucho más fácil de sobrellevar y mucho mas gratificante cuando se ha superado.

Si a esto le unimos que el club que por aquellos días estaba en sus albores ahora es todo un referente en Málaga  (y casi diria que también fuera de ella) por los valores que transmite, por la bondad de sus integrantes, por el compañerismo, la solidaridad…todo ello crea una mezcla de sensaciones que hacen imposible no emocionarse en estos dias previos, una vez que se va de la cabeza la presión por el entrenamiento y se sustituye por el sosiego del descanso y la buena alimentación.

Y a raíz de estos pensamientos es imposible no rememorar el porqué de que este nuevamente a escasos días de cruzar la línea de salida de la mítica distancia. En aquella ocasión fue mi padre, en esta es mi segundo padre -mi abuelo- el que no estará para coger el teléfono y escucharme emocionado contarle las mil batallitas que surgen en apenas 4 horas.

Por eso, en esta ocasión, cuando llegue la ostia -porque sabed que llegará- serán dos personas las que ocupen mi pensamiento y me hagan avanzar hasta cruzar el paseo del parque y reunirme con mis amigos.

Porque la vida se conforma de vivencias; pero también de recuerdos. Porque, qué le voy a hacer: soy un romántico…

Mr Law

0 71

Llevamos varias semanas de entrenamiento, las últimas han sido duras y muchas molestias han aparecido, pero faltan dos semanas para la maratón y entramos en la fase de la preparación conocida como tapering o coloquialmente taper.

Para los que no lo hayáis oído hablar, el taper es un periodo de la planificación dónde vamos reduciendo la carga de entrenamiento progresivamente hasta el día de la maratón, permitiendo que el cuerpo asimile todo el entrenamiento realizado y se obre el milagro de la supercompensación. Esto nos permitirá rendir al mejor nivel posible en la maratón.

Para realizar un correcto taper, voy a enumerar unos consejos a seguir que he ido recopilando. Algunos son muy triviales pero igual otros los pasamos por alto:

  • Lo primero es concienciarnos en realizar un taper sí o sí, ya que te ayuda a recuperar del duro entrenamiento y hacer que demos lo máximo de nuestras capacidades. Solemos tener dudas cuando no hemos realizado todo el entrenamiento deseado, pero cualquier intento en estas dos últimas semanas de compensar entrenamientos, solo hará que las cosas salgan peor el día de la maratón.
  • Evita las lesiones. No hagas series muy fuertes ni empieces a realizar ejercicios alternativos para “maquillar” la reducción de entrenamiento. Ten especial cuidado en evitar lesiones por salir a correr detrás del perro, mover armarios, doblarse tobillos en bordillos y escaleras, etc.
  • Evita largas caminatas justo los días previos a la carrera, sobre todo cuando la maratón es en otra ciudad y queremos visitar muchas cosas. Intenta no pasar mucho rato de pie el día previo.
  • Usa el rodillo de espuma para liberar tensiones, puntos gatillo o algún problema, pero lo ideal es un masaje. Los masajes deben ser más suaves conforme nos acercamos a la carrera. Personalmente me gusta un masaje de descarga fuerte a 9-10 días de la maratón.
  • Cuidado con los estiramientos. Los estiramientos ayudan a soltarla musculatura pero también pueden causar daños o molestias cuando se hacen muy fuertes.
  • Limita el estrés tanto como sea posible en tu vida laboral y familiar. Ya de por sí el taper tiende a suponer mucho estrés debido al cambio de la forma de entrenar y el acercamiento de la carrera. Hay que recordar que el estrés es catabólico (destruye el cuerpo).
  • Asegúrate de dormir bastante, especialmente la semana antes de la carrera. La noche previa a la carrera no es tan crítica (igual dormimos entre 4-5 horas) pero yo haría especial hincapié en la noche del viernes al sábado (si la carrera es en domingo), y  si puedes mete pequeñas siestas.
  • Evita resfriarte y coger algún virus. Lávate las manos tanto como sea posible y ten cuidado al rodearte de gente enferma.

pasta-noodles-cook-tomato-38233

  • Reduce la ingesta de cafeína, te permitirá reducir estrés y dormir mejor.
  • Reduce tu ingesta de calorías para equilibrar la reducción de la carga de entrenamiento, con la idea de no coger peso.
  • Reduce la ingesta de carbohidratos a favor de proteínas y grasas durante la fase inicial del taper. Las proteínas y grasas son críticas para curar y reparar todas las pequeñas molestias del entrenamiento. Intenta tomar proteínas en casi todas las comidas. Las grasas deben ser bajas en grasas saturadas y altas en ácidos grasos esenciales: pescados como el salmón o tomar nueces es una buena opción.
  • Favorece la ingesta de carbohidratos y grasas en los últimos 3-4 días. No hagas experimentos, toma lo que te haya ido sentando bien antes de las tiradas largas.
  • Almacena “energía creativa”. La maratón implica sufrimiento y este sufrimiento requiere fortaleza. Dedicar tiempo en visualizar el objetivo, yoga o actividades similares ayudará a crear la fuerza mental.
  • Dedica tiempo a imaginar la carrera. Visualiza tu preparación, el comienzo, los kilómetros centrales, los finales, como vas a utilizar los avituallamientos y como te sentirás cuando cruces la meta.
  • Haz una lista de las cosas que necesitarás contigo o necesitarás hacer la noche antes y el día de la carrera. Esto te garantiza que todo lo tienes controlado y reducirá tu nivel de estrés. Aprovecha e intenta utilizar la misma lista para cada carrera, ajustándola a  tu propia experiencia.

Si te sientes un poco mal y pesado durante el taper, no te preocupes, es normal. Los corredores siempre piensan que no han entrenado lo suficiente y entran las dudas. La reducción del entrenamiento y la carga de hidratos hacen que las piernas estén más pesadas. Todo esto es normal y nos pasa a todos. Confía en el trabajo hecho y seguramente estarás perfecto el día de la prueba.

Mr Zuri

0 64

 

Este año , el despertador no sonó  demasiado fuerte en la madriguera de la familia tortuga,  el tiempo de letargo ha sido demasiado largo.

Atrás quedan las salidas del año pasado , los kilómetros por los senderos del Guadalhorce, las carreras por el Paseo Marítimo con la cara desencajada haciendo series para poder bajar los tiempos.

Este año , la alarma sonó en mayo , tal y como estaba previsto , pero Mr.Turtle se dio la vuelta y prefirió seguir durmiendo a levantarse y ponerse las zapatillas.

No hubo medias maratones, ni series, ni carreras cortas.

Este año Mr.Turtle dejó de correr , buscando excusas para justificarse, que si el trabajo, que si los amigos , que si la abuela fuma. Engordó un poquito, y ya no cabía en el caparazón que utilizaba para correr, tenía otros caparazones pero no le servían , más pretextos.

De repente el despertador sonó de nuevo y volvieron los 1000 mensajes de wasap diarios, las fotos de bocatas de Chesco, Mr Law apuntándose a todas las carreras y modalidades que aparecen,  JC y su bicicleta, los consejos alimenticios del Econazi, los garmin  con ritmos de liebres,  la locura del Genal, y miró a a los pies de la cama y vio sus zapatillas.  Buscó en el armario y sacó su caparazón de correr, y, con Mrs. Turtle y su hija pequeña se fueron a correr la carrera del Corte Ingles, y volvió a ver a la manada a lo lejos.

Cada vez la manada es más numerosa, animales de todas las clases, anfibios, cazadores , insectos , vegetarianos en fin como si fuera el Arca de Noe, y como en el Arca todos con un destino común seguir disfrutando de sus aventuras y con un espíritu abierto, con espacio siempre en el Arca para que sigan entrando animales sin pedir nada a cambio.

Bueno Mr Turtle, decidió este año participar en la Maratón de Málaga , pero como no quiso levantarse al primer toque de despertador y como es difícil , que no imposible, pues esa palabra es la unica vetada en la familia bichuna, que termine los 42 kilómetros, se apuntó a la lista de voluntarios y allí estaremos la familia Turtle, animando a los corredores y gozando de la ciudad puesta a nuestros pies , esos mismos kilómetros que muchos corremos pero sin coches, viendo la llegada y las caras de satisfacción del trabajo de meses o de años.

Estoy seguro que volveremos a ser ganadores por clubs de la maratón , a lo mejor no campeones, pero a ganas y a buen ambiente a los Bichos no les gana nadie, nos podrán como mucho empatar.

Nos vemos en la meta

P.D. el año que viene prometo “CORRER”  la Maratón (aunque las promesas como las reglas son para romperse, y en la manada no hay reglas, esto es ALGO MAS QUE CORRER) .

0 63

En el año 2004 un chico de 17 años, acompañado de sus amigos del barrio, hacía su primera carrera, la edición número XXVI de la tradicional carrera del Corte Ingles. Consiguió un discreto tiempo de 1:12:00 aproximadamente. No estaba mal para alguien que no corre de forma habitual, prueba superada.

cmalagaItinerario de la carrera en 2004. Solo ha variado la salida en este año.

Poco tiempo después, un doctor le diagnostica una enfermedad degenerativa que irá acortando su vista y lo dejará ciego tarde o temprano y poco o nada podrá hacer para evitarlo. Sin embargo, tras el shock inicial, decide seguir con su vida, ya que rendirse no era una opción para él y emprende un largo viaje en forma de carrera universitaria. Nadie piensa que vaya a conseguir llegar a la meta: padres, amigos, a veces ni siquiera él… pero van pasando los años y poco a poco va subiendo peldaños para alcanzar esa meta.

Estos años de sedentarismo hacen que este chico olvide todo lo relacionado con el deporte durante años. Pero después de una mala experiencia decide empezar a correr para cumplir un sueño de niñez, acabar una Maratón. Se propone pequeños objetivos. Correr durante 15 minutos seguidos, luego 8km, luego 10, 12… llega a participar en el Medio Maratón de 2015. Después de eso, lesiones de todo tipo, cintilla, piramidal, rodilla… un calvario tras otro y vuelta a empezar una y otra vez en soledad. Pero rendirse sigue sin ser una opción.

Los meses van pasando y llega de nuevo la carrera del Corte Ingles en su edición número XXXVIII. Sabe que no está preparado del todo pero decide correrla para reencontrarse con sus ilusiones de juventud. En los días previos se suceden una serie de acontecimientos que le hacen replantearse su participación en esta edición. Pasa semanas sin entrenar y prácticamente sin dormir para intentar acabar su carrera universitaria, lo que no consigue y tiene que posponer. Además, problemas sentimentales recientes y otras historias. Pero finalmente, decide que rendirse nunca fue una opción.

Día 23 de Octubre de 2016. Me enfundo mi camiseta de Bichos Runners y me dirijo hacia el punto de encuentro para la foto oficial con la familia bichuna. Media hora después, me dirijo hacia la línea de salida donde me espera un amigo. Me siento extraño porque es la primera vez que no tengo los nervios pre carrera, como si supiera que no va a ser una fiesta para mí, hoy va a tocar sufrir.

14-05Foto pre carrera con la familia bichuna

Disparo de salida y empiezo mi camino, 10 km de viaje me esperan. El primer kilómetro a 6:30 junto a mi compañero y, pese a que quede a más de un minuto de mis mejores ritmos, siento buenas sensaciones. Otro kilómetro a 6:10, quizás me haya equivocado y esté mejor de lo esperado. El camino se inclina y me pone en mi sitio. Le digo a mi amigo que no me espere, definitivamente toca sufrir. Me pasan los bichos más rezagados que me dan ánimos, y sigo hacia delante.

En torno al kilómetro 5 el enésimo grupo de la marea verde me corta y quedo por momentos en tierra de nadie. El cansancio y la nube de problemas de los días previos me alcanzan y hacen que me plantee abandonar. Nunca antes me había pasado ni en tiradas ni carreras, siempre tuve una gran fortaleza mental aun cuando las fuerzas flojeaban. Pero esta vez realmente estaba sufriendo por momentos, no quería seguir, ¡ojalá no hubiese tomado la salida! En ese momento recordé que rendirse seguía sin ser una opción y menos con esa camiseta, no me iba a permitir parar. Abandoné mis pensamientos y el cansancio, solté todos los lastres y solo miré hacia adelante, pasó a paso, metro a metro de sufrimiento hasta que pasé el cartel de los 100 metros hasta meta. En ese momento, aun roto de cansancio, corrí con toda mi alma para llegar en 1:12:00 con una sonrisa en la cara. Nunca pensé que volver a correr en ese tiempo me pudiera hacer feliz.

3

Foto finisher

No hice marca personal, ni siquiera entré antes que la mitad de los participantes, pero doce años después me reencontré con aquel chico que hizo su primera carrera. No importa que no estés en tu punto más dulce, volar sin lastres es fácil. Lo realmente importante es soltar las piedras que te impiden avanzar y que eso te permita crecer como persona. Creo que lo importante no es el crono sino el camino, las sensaciones y experiencias vividas, a veces malas a veces buenas. Y a menudo lo olvidamos, yo el primero.

Doy las gracias a aquel chico de 17 años que cruzó la meta en 1:12:00, que me ha conectado por momentos con aquella época, y que ha hecho como si el tiempo nunca hubiera pasado, dándome un soplo de aire que necesitaba. Y que dure… espero estar el año próximo para superar otra meta.

Mr Vanma

0 67

Han pasado muchos días, y muchos kilómetros, desde la última entrada. En el ecuador de los entrenamientos para el objetivo marcado -y de esta crónica, que constará de otros tres episodios más- mis sensaciones no pueden ser mejores. Se nota el cambio en el sistema de entrenamiento, la bajada de volumen de kilómetros para favorecer la calidad de los mismos -ahora, rara es la semana que corro más de 40 kms, incluyendo la tirada larga- y las sesiones de gimnasio, que me están dejando la musculatura con un tono más que óptimo.

El cumplir como mandan los cánones con el plan establecido, unido a que últimamente siempre salgo a entrenar con algún compañero que me saca de punto -o bien Mr JC en las series, que tira de mí cuando ya no puedo más, o bien Mr M en las tiradas domingueras, o bien haciendo rodajes con Mr Anfibio y Mr Lauval and company los viernes- me están haciendo encontrarme cada día mejor.

Buena muestra de ello han sido las dos competiciones por las que he pasado desde Sierra de Aguas: Jubrique, por un lado, donde afrontamos una carrera bastante “accidentada” con una lesión de Mr JC y un “síndrome montejnque” por mi parte -el que quiera saber qué es, que me pregunte jaja-; y la clásica Peña el Bastón, donde conseguí bajar dos minutos mi anterior marca para situarla en 40’51”.

Next stop: Desafío Sur del Torcal de Antequera, con el objetivo de bajar de las 6 horas.

Mr Law

0 66

Han pasado dos semanas desde el primer capítulo, y ya hay algunas cosas interesantes que contar. Para comenzar, debo reconocer que, teniendo a tiro lo que ha sido la carrera más dura que he hecho hasta la fecha, el primer Trail Sierra de Aguas, en Álora, me dediqué estas dos semanas a hacer entrenamientos de mantenimiento para llegar en óptimas condiciones. O, para ser más exactos, eso hice hasta el miércoles anterior -día 3 de febrero-, que me dio un calentón por las malas sensaciones que estaba teniendo y salí a destrozarme las piernas corriendo. Mentalmente fue un éxito, para mis piernas fue una apuesta demasiado arriesgada.

Tras dos sesiones de gimnasio, un día de natación y, creo, 5 de salidas varias a correr, nos plantamos cuatro locos en la línea de salida del mencionado Trail -Mr Belu, Mr Marín, Mr Primo Pro y servidor- dispuestos a dejarnos las pelotas allí. Y tanto que lo hicimos.

trail alora

Aquí los Fantastic4

Tras el pistoletazo de salida, puse ritmo crucero y disfrutón, bastones ya en ristre listos para ser utilizados, dejando pasar a todo el que tenía prisa. Me sorprendí a mí mismo al comprobar que el ritmo crucero es bastante más rápido que hace si quiera medio año, aunque el ánimo se vino abajo de repente al tropezar con el primer obstáculo del día: un tapón en una subida que nos tuvo más de 5 minutos parados.

Una vez salvado el primer escollo, enganché a Alejandro Mena y su compañera Angi, de Runns’app, y me quedé con ellos hasta que no quise forzar para seguirles el ritmo; más tarde les daría caza y les tomaría una cierta ventaja.

Entre senderos impresionantes, bajadas embarradas y, sobre todo, subidas que daban ganas de echarse a llorar, me planté en el avituallamiento previo al primer corte, que era en Carratraca, donde hice un mini break para reponer fuerzas.

12694744_815407721915434_4157328605395966601_o

A ponerme ciego de naranjas!

Y, por las mismas, comenzaba uno de los tramos que peor recuerdo de la carrera: una subida sinuosa, no muy pronunciada, pero sí larga y dura a causa de la arena, que hacía que se hundieran los pies. Por suerte, tras la ascensión, di caza a los dos corredores que tenía delante -era una pequeña motivación que me había impuesto para no bajar el ritmo- y en la bajada me quedé bastante a gusto dando rienda suelta a las piernas, llegando por fin a Carratraca -donde, por cierto, fueron bastante crueles haciéndonos pasar por la puerta de La Fonda de la Pepa!!.

12711207_10208587157700166_8314128398581244443_o

La carita que se te queda después de bajar como alma que lleva el diablo.

Primer corte superado, mejor de lo que esperaba: 3h36′. Tocaba parar, sentarse cinco minutos, tomarse un respiro, informar, comer y beber bien, y continuar. Al partir me encontré con Mr Turtle, que venía de hacer la carrera de 17 kms, el cual me deseaba suerte. Y la iba a necesitar, porque es a partir de aquí donde comienza lo bueno, pues nada más salir de Carratraca toca pelearse con una subida de más de 5 kms que me dejó las piernas más tiesas que un gato de yeso, recorriendo la zona de los molinos de viento, para coronar en el km 32 y afrontar, de golpe, una bajada de 9 kms.

El primer tramo de bajada llevaba hasta el km 36, el segundo corte de tiempo, un tramo técnico que hice a todo lo que daban mis piernas. Quería probarme y arriesgué, y la jugada me salió bien a medias: me vi fuerte, pero al llegar al avituallamiento -con el corte pasado por una hora, llegué en algo más de 5h30′- tenía la rodilla izquierda bastante perjudicada. Tras un breve descanso, y encantado de recibir ánimos de Felipe Navarro, colega de profesión, proseguí la marcha.

De ahí en adelante, lo que tocaba era apretar los dientes y avanzar lo más rápido posible. Podía trotar en llano a un ritmo aceptable pese a la rodilla -a 6′ por km iba bien- pero las bajadas eran un infierno, y en las subidas tenía los isquiotibiales tan cargados que casi me echo a llorar al ver una rampa. Si no llego a ir con los bastones, me quedo en el km 42 sentado en el avituallamiento.

Ahora voy a dedicarle unas palabras al que diseñase el recorrido de la prueba: SI TE PILLO EN ESE MOMENTO, TE JURO QUE TE DESMEMBRO A BASE DE PELLIZCOS, SIMPÁTICO! No se de quien fue la brillante idea, pero el hecho es que, con 43 kms en las patas, ponen una subida de 5 kms sin tregua alguna, con un tramo final de subida de 1’5 kms donde había que trepar cual gato. A llorar me puse en un momento de la impotencia, increíble el desnivel de esa subida.

Por suerte, al coronar en el 48 había una bajada de 3 kms hasta la meta, y ahí ya no importaba ni el dolor, ni el cansancio, ni Rita la cantaora: solo correr como un poseso para cruzar la meta lo antes posible, lo que sucedería, tras adelantar a un buen puñado de corredores en la bajada, con un tiempo final de 8h05´49”. Muy contento, teniendo en cuenta que buscaba bajar de 8h y que desde el km 36 iba con la rodilla fastidiada. YA PUEDO DECIR QUE SOY ULTRERO! jajaja

trail alora 2

Aquí el post carrera con el enano gruñón, que me dio un hachazo en el km 30 y no lo volví a ver hasta la meta.

En cuanto a los demás, Marín se cascó 5h5’´, Belu 6h40′ y Primo Pro algo más de 7. Vaya con el trío la la la, están más fuertes que el vinagre!

Ahora toca recuperar las piernas dos semanas hasta Calamorro, en la cual iré de sherpa de Mr Fartlek Killer en su debut en trail, y, a partir de ahí, a preparar específicamente los 101 kms de Ronda!

PD: debo reconocer que lo que más me dolió no fue la rodilla, sino la pecha de horas que me tuve que pegar calladito sin hablar con nadie jajaja

Mr Law

¿Quiéres ganar una camiseta de BICHOS RUNNERS?

Participa en nuestro concurso de fotografía de entrenos!!!!

Para participar en el concurso….:

1.- Dale a “Me gusta” a la página de BICHOS RUNNERS en FACEBOOK.

2.- Dale a “Me gusta” a los entrenos de cada semana.

3.- Vota por la foto que consideres que es la mejor foto de la semana, indicando en los comentarios el autor de la foto. Por ejemplo, pon en el comentario “Mr turtle, Mr Anfibio, Mrs Sonichy, Mrs Boar…” Sólo estará permitido votar una foto cada semana!!!

4.- Al finalizar las 20 semanas, sortearemos una camiseta entre todos los participantes!!!! De esta forma, si participas todas las semanas…. TENDRÁS 20 OPORTUNIDADES PARA LLEVARTE TU CAMISETA DE BICHOS!!!

A qué estás esperando?????

Aquí están las fotos de entreno de la semana 11!!! Buena suerte!!!!!!

 

CYMERA_20150913_114237

Ya empiezan a preparar los primeros puestos de avituallamiento  Maraton de Málaga 2016. Mr Turtle

PicsArt_1443389451565
Cuando piensas que ya no puedes más… siempre habrá algo o alguien que te empuje a seguir y gritar ¡lo haré!. Mrs Little

IMG-20151004-WA0062

Objetivo cumplido con creces. Toco sufrir y darlo todo, como siempre, pero ahi está. Mil gracias a todos los bichos por su apoyo! Next stop: maratón de Málaga. Mr Law

20150816_214237

 

Semana intensa, pocas horas de sueño… Pero llega el domingo y te ves sonriendo a más no poder mientras haces la tirada larga… Ama lo que haces, quédate con lo que te haga vibrar. Mrs Ray Ban

IMG-20151004-WA0118

La familia bichuna siempre unida…compita quien compita y sea en la prueba que sea. Los que más ruido hacemos siempre!! Mr Jc Sprinter

IMG-20151004-WA0028

“Tras seis meses de duro entreno, finalmente ¡reto conseguido!. Gracias a todos”. Mr beluga

IMG_20151005_133827

El que empezó siendo la tortuga más lenta, ahora da pasos de liebre. Experiencia ilusionante ayudando a Mr.Law en el sector a pie del SkodaTriSeries. Mr Montain

IMG_20151005_075114

Lo “peor” del entrenamiento … Mr Lauval

IMG_20151005_143005

Hoy puede ser un gran día. Mr Beetle

IMG_9312

Un gesto que significa, que si yo puedo tú también puedes. Mr White

untitled

Entrenos desde otro punto de vista. Mr Fartleks Killer

0 60

No será ésta una crónica de las comunes, de esas que cuentan el transcurrir de una carrera. Esta es la crónica de cómo cambió una vida, pasando del sedentarismo y la obesidad a algo que puede acercarse a ser llamado como vida atlética.

Hace escasas dos semanas, debutaba por primera vez en un deporte hasta entonces nuevo -y casi desconocido- para mí: el triatlón; y lo haría en su modalidad sprint -750 metros nadando, 20 kms en bicicleta y 5 kms corriendo, en la localidad malagueña de Estepona. Y, más recientemente -ayer para ser exactos- volvía a calzarme las asics gel fuji trabuco para participar en la CxM del Zenete, tras un tiempo de abandono de la montaña.

11896106_10206439425399848_3900727455930812062_n

Con todo el equipo antes de comenzar

Pero, para llegar hasta aquí y poder contar toda la historia con cierta fidelidad, se hace necesario remontarme años atrás.

Allá por el año 2009, yo y mis 110 kgs de peso solíamos rondar los bares más típicos de la noche malagueña, de modo que era sencillo localizarme entre vasos de tubo, hielos y ron; o comiendo un showarma a las tantas de la mañana para apaciguar algo el estómago después de tanto desfase.

Pero, un buen día, de repente algo cambió muy dentro de mí, sin saber todavía por qué: comenzaba a sentirme incómodo con esa vida, con mi propio cuerpo, y con todo lo que, hasta entonces, era mi vida normal.

Fue así como comenzó a dar mis primeros pasos en el running, primero con unos pocos kilómetros -3 o 4, y acabando fundido- para perder peso; luego superando la barrera de los 45 minutos; y, posteriormente, planteándome un reto que parecía imposible: acabar la carrera urbana de Málaga, de 10 kilómetros, que acabaría en 59 minutos tras horas y horas de entrenamiento. Desde este preciso instante -y ya con un físico considerablemente mejor al que tenía-la historia tornó su rumbo: ya no se trataba de correr para perder peso, sino de superar mis propias barreras y miedos, de explorar mis límites, de exprimir mi cuerpo al máximo.

Y poco a poco fui cumpliendo con ello, hasta el punto de haber superado el último miedo que me quedaba: meterme en el agua para nadar en mar abierto. Por ello, cuando el pasado 16 de agosto me vi con el neopreno puesto entrando al agua, supe que había vuelto a vencerme, otra vez, a mí mismo. Primero fue el miedo a correr lo desconocido por la distancia, más tarde sería el miedo a correr en la oscuridad, y ya en última instancia el vértigo. Ahora tocaba el turno a la claustrofobia -que es lo que me provocaba la idea de nadar en el mar.

El triatlón en sí dio para poco por su duración, pero fue lo suficientemente largo como para poder disfrutar de cada brazada, cada pedaleo y cada zancada que di.

11880577_10206439423119791_7313512216288049861_n

Salida del agua. Primer miedo superado.

11866213_10206439435960112_8841313047097727719_n

Sobre la bici. El trazado era duro, pero lo superamos.

11143625_10206439430759982_3108197638439492608_nPor fin en el segmento que más me gusta.

11148641_10206439433240044_4091246277690851342_nEl placer de disfrutar con todos del trabajo conseguido.


El cómo he llegado hasta aquí no lo tengo muy claro, pero lo que sí se es que a día de hoy he pasado de correr un 10k a una media maratón, una maratón, carreras por montaña, ultra trails y triatlones, y que sólo hay una palabra para entenderlo todo: CONSTANCIA. Rendirse es una opción que no contemplamos los que vestimos la naranja y negra que nos equipa. Ayer, en Zenete, lo volvimos a demostrar:

  • Mr M, cumpliendo a rajatabla con su plan previsto, demostrando un impresionante dominio y conocimiento de su propio cuerpo.
  • Mr Beluga, siguiendo a Mr M aunque se diese la talega del siglo, sin desfallecer en el intento.
  • Mr Lizard, y pese a su absurdo pensamiento de que no era buen tiempo, haciendo un tiempazo tras conseguir, POR FIN!!, controlar sus pulsaciones con el dorsal puesto.
  • Mr Moto y Mr Tatanka, desquitándose de Montejaque y llegando en un tiempo más que bueno.
  • Mr Anfibio pudo con su aquiles y su habitual cansancio.
  • Mr Cuenca demostró lo duro que puede resultar un ciclista acabando medio lesionado.
  • Mr White debutó en montaña por la puerta grande, y tuve el honor de ser su compañero de camino.
  • Mrs Boots, Mrs Little y Mr JC Sprinter lo dieron todo, superando todas las barreras mentales que se habían impuesto.
  • Mrs Marilyn y Mr Zuki, sencillamente, demostraron que tienen muchas pelotas.


PICT0034Payasos como nosotros solos, soltando piernas antes de la competición.

PICT0089Con mi inseparable compañero de carreras, Mr White.

11990676_521770667985679_6119013172622600918_nTocaba parar!

No hay mucho más que añadir a esta historia. Sólo cabe decir que esta historia, que es la mía pero también la de todos los que me acompañan en el camino, no es más que una historia de lucha, constancia, superación, trabajo, esfuerzo y mucho sacrificio.

¿Cuál será el próximo miedo a superar, la próxima barrera que derribar, o el próximo límite que mover?

 

Mr Law

0 65

Hoy tenemos el placer de contar con la colaboración de Sosaku Runner (Pincha para ver su página web).

Consideramos a Sosaku Runner como uno de los mejores y más veteranos bloggers de running en lengua castellana. Todo un maestro para los bichos y un referente para cualquier runner que se precie.

1

He aquí su post denominado “LA LLAMADA”:c425f-coliseo2b2

Hay un momento en la vida de todo corredor en el que sentimos “la llamada”, ese algo interior que ya no nos deja escapar. A veces es un acontecimiento concreto, otras veces simplemente porque nos hemos dado cuenta de que nuestra vida sedentaria no puede continuar y necesitamos arreglarlo, pero hay un día en que la sentimos.

La llamada no llega el primer día que sales a correr, es algo que escuchas más tarde cuando haces la transición de trotón a runner. Lo normal es que las primeras veces que sales a correr no escuches nada, ni tus pasos. Con las mejillas enrojecidas, dolor de piernas y los pulmones a punto de estallar, es difícil que escuches ninguna llamada.

Pero hay un día donde todo parece fluir, no sabes cómo pero comienzas a disfrutar corriendo. Te sientes bien mientras corres y mucho mejor después de hacerlo. Tu cuerpo se ha adaptado a la carrera y comienzas a generar endocanabinoides que son un chute de bienestar para tu cerebro. Comienzas a mejorar los ritmos, alargas las distancias, sales más frecuentemente, ya no lo puedes dejar. Es ahí cuando escuchas “la llamada” y sabes que serás un runner para siempre.

En mi caso mi vocación como runner fue bastante temprana. Era un niño normal que no destacaba en los deportes. Jugaba al baloncesto con amigos y al frontenis en un club cercano a casa, pero nunca estuve en ningún equipo federado de nada. Como consecuencia de un par de enfermedades de esas que se trataban antes con chutes de cortisona, sobre los 10 años cogí mucho peso, daño colateral de aquellos medicamentos. Llegué a estar incluso enfermo un año sin hacer gimnasia en el colegio, un recuerdo duro que aún mantengo. Ver a tus amigos divertirse haciendo deporte mientras tú estás sentado en un escalón no es algo que mejore tu autoestima precisamente.

Ese lastre extra adquirido a los 10 años me acompañó hasta los 15. Sobre esta edad, supongo que por la entrada en la adolescencia, decidí que debía hacer algo para reducir mi peso. Elegí correr porque era algo que quemaba muchas calorías y no requería grandes complicaciones. Mis primeras salidas fueron duras, pero recuerdo que pronto estaba haciendo un buen tramo de ida y vuelta de la Avenida Marítima de mi ciudad, unos 6 kilómetros.

En aquella época apenas nadie corría, esa Avenida era solo para mí. Salía con mi walkman-ladrillo en la mano, a veces llegué a ponerme plásticos debajo de la camiseta de algodón para sudar más (¡). Así un día tras otro. Y sin darme cuenta, me enganché a correr. Por supuesto controlé bastante mi peso. Correr se había convertido en una necesidad vital.

Con 18 años fui a Madrid a estudiar. Mis recuerdos son de correr por la zona donde vivía, con calor y con frío. Más tarde estaría unos años trabajando fuera de casa y seguí corriendo. Aquello nunca me abandonó. Era un pacífico “jogger” que corría tres o cuatro veces por semana, más o menos siempre los mismos 45 minutos. No participaba en carreras, no lo necesitaba para sentirme bien. Tampoco sabía qué había que hacer para participar o donde inscribirse.

Me casé, tuve a mi primera hija y una nueva enfermedad marcó mi vida como runner. Mi mujer enfermó de una enfermedad de esas consideradas raras. Fue una época dura que se juntó con la crianza de un bebé. Comencé a salir a correr por las noches cuando la bebé ya dormía. El estrés hizo que cada vez corriera durante más tiempo. Aumenté el volumen sólo para desconectar durante más tiempo del estrés que tenía por aquella situación. Gracias a Dios, en un año se pudo conseguir un diagnóstico que pasaba por una operación que salió con éxito. De aquella experiencia salí como un mejor corredor, más duro y que era capaz de correr durante más tiempo.

Un día de 2008, llamado por la burbuja del trail me apunté en un maratón de montaña. Inocente, pensaba que podía terminarlo bien ya que “a ratos se caminaba”. Acabé con las piernas bloqueadas, no estaba preparado para aquel esfuerzo, pero terminé. Terminar fue un chute de autoestima. Y un día hablando con mi hermano que ya tenía mucha experiencia como corredor de larga distancia me dijo “si has terminado una maratón de montaña puedes acabar una de asfalto”. Aquello fue el espaldarazo definitivo que necesitaba.

Busqué un libro de entrenamiento por internet y comencé a entrenar para Mapoma en 2009. La terminé bien, con un tiempo modesto pero con muy buenas sensaciones que es lo que se pretende en una primera vez. Me había convertido en corredor. La Maratón me atrapó y no me ha abandonado desde entonces.

IMG_20150315_121022

Hoy son ya 14 maratones y 30 años desde que empecé a correr. Pasar muchos años de jogger me ha enseñado a respetar a todo el que corre, sea cual sea su nivel o sus ambiciones. También correr despacio tanto tiempo me ha ayudado a no lesionarme nunca en 30 años. Correr hoy es una necesidad vital que le da sentido a mi vida, algo tan necesario como respirar o alimentarme. Los comienzos fueron duros, mi cerebro lo ha olvidado porque nuestros cerebros vienen “de fábrica” para cuidarnos y ayudarnos a olvidar lo negativo. Hoy todos los recuerdos que tengo de correr son positivos, desde el primer momento en que sentí “la llamada”.

Mr Sosaku Runner