Tags Posts tagged with "Mr Anfibio"

Mr Anfibio

0 22

Valencia 18 de noviembre de 2.016

Si la memoria no me falla, no escribo desde el pasado 28 de febrero del 2.015. Y fue para hablaros de mi maratón de Sevilla. Después de esta, he seguido haciendo pruebas, pero dejé de escribir por desidia.

¿Y por qué ahora? Porque me apetece contaros mí última carrera en modo disfrutón. Desde mi lado más Anfibio.

La maratón de Valencia no fue una carrera que tuviéramos planificada. Surgió. Como surge un embarazo no deseado, de un día para otro.

Es más, podría decir que ha sido un regalo navideño por adelantado. Como si los de Zapas Solidarias hubiesen leído mi pensamiento y se hubieran propuesto realizar el reto #Hazfeliza1Anfi.

Valencia fue un pues ya que, pues ya que vamos la corremos. Y es más, fue mi última carrera antes de mi último gran Reto del año. El próximo día 17 que correré uno de los Ultrafondo más duro de la vida.

20161119_121924

A Valencia fui a ver a este señor. Amigo mío. Amigo desde hace más de 10 años. Compañero valenciano, concretamente de Gandía. Un municipio al sur de la capital del Turia.

Pero la cabra siempre tira al monte ¿verdad? Y dijimos, ¿pues ya que vamos a Valencia por qué no corremos la maratón?

Dicho y hecho. En cuestión de cero coma cero teníamos hotel y medio de transporte reservado.

Pero claro, en Valencia no estaba solo Paco, también estaba mi amigo Vicente y mi amigo Don José. En cuanto los llamé ya estábamos cerrando día y hora para vernos.

img-20161118-wa0010thumbnail_pastedimage Vicente el chaval de arriba y Don José y señora abajo. El señorito de la camisa azul un camarero muy zalamero y la rubia mi futura esposa.

Con este panorama, la carrera era lo de menos. Aunque ya hacía series y cambios de ritmos. Como los Sioperras de bichos runners.

Una vez alojados en el hotel y ordenado el equipaje, nos fuimos a recoger los dorsales y visitar la feria del corredor. Dorsal en mano nos fuimos hacer turismo por la ciudad del running.

                                                         p Foto postureo 1

pp Foto postureo 2

Al llegar la noche fuimos a cenar, pero antes, por el camino a 400 m de la catedral nos quisimos retratar como falleras porque ser un bicho es algo más que correr.

img-20161118-wa0061-1Los comercios nos hicieron descuento del corredor. Solo tuvimos que entregar el DNI y nº de dorsal.

Así que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid nos pusimos como el quico sin que se enterase el Tato, ya que muy pocos comensales sabían de dicha oferta (según la camarera).

Al día siguiente Paco y señora nos recogieron. Visitamos el puerto y la Malvarrosa (La playa más conocida de Valencia). No fue necesario ponernos al día, ya que hablamos por teléfono cada dos por tres. En nuestro caso la distancia no es un problema.

20161119_103519 El tumbaito

Hicimos nuestro clásico tumbaito y mil tonterías más. Había que aprovechar el tiempo y dejarnos de historias.

Después de despedirnos con un hasta pronto, porque nos veremos en diciembre si todo va bien, nos fuimos a hidratarnos.

Todo bicho que se aprecie bebe cerveza antes, durante y después de una carrera. Pues yo no quise ser menos y tomarme alguna que otra.

20161119_135656Foto postureo 3

Después de la merienda/cena con Copi y señora, la cual invitó el muy “nano”, nos fuimos a dormir. Ahora tocaba ponerse “un poco” serio, ya que cuando nos despertáramos al día siguiente tocaría correr.

Lo que os voy a contar es muy personal, tan personal que voy hacerme la idea que nadie lo va a leer. Como si lo que fuera a escribir quedara en una libreta, que al cerrarla y guardarla en el cajón de mi mesita de noche nadie supiera de estas palabras.

Mrs. Boots esto va por ti.

Una vez más me vuelves a sorprender. Una vez más reconozco tu fuerza de voluntad. Una vez más me siento orgulloso de ser parte de tu vida.

Terminaste los 42.195 m. Sufriste cada zancada. Bailamos, cantamos. Visitamos cada “puesto médico” o ambulancia que encontrábamos por el camino por un chorro de réflex. Así desde el km 5.

Me hiciste sentir importante en una carrera que para mí era un ni fú ni fá, porque ya con estar en la salida y ver a mis amigos era suficiente.

Y ahora tenía que cuidarte, mimarte y “hacerte” la carrera “fácil”.

pppLo conseguimos……entramos juntos, como a mí me gusta entrar, cogidos de la mano. Porque esto del correr no sería lo mismo sin ti. Sería… pero diferente.

Y esto fue Valencia, la maratón de Valencia. Contada desde un punto de vista Anfibio. La que al menos debes hacer (si puedes) una vez en la vida y disfrutar de cada rincón, de su aroma y de su color.

Mr. Anfibio

0 19

Han pasado muchos días, y muchos kilómetros, desde la última entrada. En el ecuador de los entrenamientos para el objetivo marcado -y de esta crónica, que constará de otros tres episodios más- mis sensaciones no pueden ser mejores. Se nota el cambio en el sistema de entrenamiento, la bajada de volumen de kilómetros para favorecer la calidad de los mismos -ahora, rara es la semana que corro más de 40 kms, incluyendo la tirada larga- y las sesiones de gimnasio, que me están dejando la musculatura con un tono más que óptimo.

El cumplir como mandan los cánones con el plan establecido, unido a que últimamente siempre salgo a entrenar con algún compañero que me saca de punto -o bien Mr JC en las series, que tira de mí cuando ya no puedo más, o bien Mr M en las tiradas domingueras, o bien haciendo rodajes con Mr Anfibio y Mr Lauval and company los viernes- me están haciendo encontrarme cada día mejor.

Buena muestra de ello han sido las dos competiciones por las que he pasado desde Sierra de Aguas: Jubrique, por un lado, donde afrontamos una carrera bastante “accidentada” con una lesión de Mr JC y un “síndrome montejnque” por mi parte -el que quiera saber qué es, que me pregunte jaja-; y la clásica Peña el Bastón, donde conseguí bajar dos minutos mi anterior marca para situarla en 40’51”.

Next stop: Desafío Sur del Torcal de Antequera, con el objetivo de bajar de las 6 horas.

Mr Law

0 23

Lo primero antes de nada pedir disculpas, por escribir este post tan tarde… pero es difícil escribir con tantas emociones en la cabeza. Es más, a día de hoy sigo emocionándome solo con pensar en Zenete 2.0. Cuando terminéis de leerlo sabréis que el orden de llegada es solo un número y que no es comparable con ninguno de los sentimientos vividos por llegar a meta.

Porque como ya he dicho… NUNCA EL LLEGAR EL ÚLTIMO, SUPO TAMBIÉN COMO GANAR UNA CARRERA.

Bueno vamos al lío…

VIERNES 4 DE SEPTIEMBRE

Comienza la aventura, con muchos nervios y con mil cosas en mi cabeza…¿podrá Zenete conmigo? ¿Caeré bien en el grupo y estaré a gusto en la convivencia? Muy pronto me dí cuenta que era un bicho más, que parecía conocer a mis compañer@s desde hace años.

Nervios fuera y a disfrutar de nuestra pasión:  el running. El resultado de Zenete 2.0 sería secundario, mi convivencia sería inolvidable. Pero esta aventura depararía muchas más emociones.

01Último rodaje con los compañeros para soltar piernas y reconocer el terreno. !Nos lo pasamos como niños!

02El primer km… faltarían 26 en dos días

SABADO 5 DE SEPTIEMBRE

03Comienza el día de turismo en Guadix

Segundo día de convivencia, ya vamos compartiendo experiencias, nervios y miedos. Cada vez  quedan menos horas para la salida. Después de una charla técnica y recogida de nuestros dorsales mis nervios poquito a poco se transforman en subidón de adrenalina e impaciencia por que empiece la carrera. Llegan muchos bichos más y  mi familia crece, cada cual a su manera me van llegando y tocando la fibra. Pero como bien dice Fali…* Lo mejor está por llegar*

Gran verdad, de una gran persona, que aunque sin estar físicamente  en  la carrera estaría muy presente en mi cabeza y en la de cada uno de los bich@s allí presentes.

04Recogida de dorsales

05!Los toros se esconden en el burladero cuando nos ven venir!

06!Birras team! Hidratación la noche previa

07Mr Anfibio me arropa por la noche antes de dormir

DOMINGO 6 DE SEPTIEMBRE

Vamos al turrón. Después de una noche previa algo nerviosa, pues todos los días no se debuta en el Trail y era una distancia nunca había hecho, tan sólo 27 Km me separaban de completar mi reto y una serie de circunstancias que aún ni me esperaba.

08Es la hora de partir. !Nervios fuera!

Línea de salida, mil cosas en mente, distancia nunca superada, mi primera trail, mi primera carrera como bicho y algo que me tranquilizaba había que disfrutar aunque se sufriera.

09Postureo máximo esperando al bus que nos llevaría a la salida.

Cuenta atrás, música de rock y empieza el desafío…La manada saliendo junta, para mi es una gozadera como está ahora de moda decir, pero pronto se van haciendo los grupos de la batalla.

xxxLlegué a ir en cabeza durante unos cientos de metros!

Cada cual a su rollete… El Dúo Pimpinela, los Zipi y Zape, el  Grupito Pro con sus piques sanos y el grupo de “Me conformo con salir vivo y terminar”.

Comienzo a correr con Little y Elo, pero recuerdo algo: con la emoción de salida uno no se acuerda de nada, pero faltaba alguien, Mrs Marilin, que no estaba con nosotros. Recuerdo que le dije que no estaría sola en esta guerra y mi palabra se cumple… Total mi guerra era terminar, el tiempo y el puesto era secundario.

Más tarde que pronto descubriría que tendríamos dos compañeros más  con nosotros,  Juan y Antonio de la organización, ellos cerraban la carrera y serían nuestros aliados de montaña.

En principio no quiero engañar a nadie, el quedar el último no me hacía gracia, pero fueron pasando los km y por ciertas circunstancias, me dí cuenta que mi filosofía, de que la lucha sería conmigo mismo se haría realidad.

Mientras  pasaban los km, nuestra relación entre Marilin, Juan, Antonio y una corredora francesa de Granada se hacía más íntima. Comente incluso como sería nuestra llegada, juntos Marili y yo de la mano en línea de meta.

Pero mi planning de carrera cambiarían de guión en la bajada del km 15, más o menos. Tropiezo y por no caer pego un puntapié a una piedra destrozándome la uña del dedo gordo, así que lo de recortar tiempo en las bajadas sería difícil.

La subida hasta el pico del km 19 fue durísima, Marilin aunque su rodillas mal trechas le limitaban, decide tirar…. Yo pienso en frio y decido no arriesgar… y menos mal, ya que la uña en mal estado no sería mi único impedimento, además Marilin  hubiera sufrido al verme mal y con uno que sufra ya hay suficiente.

Marili y Antonio se van alejando, yo recapacito, pienso en terminar y en la media de Marbella. Cada vez cuesta más incluso trotar.

Comienza a surgir nuevas sensaciones escalofríos y dolor de cabeza. Antonio me tranquiliza, es por la altitud, asi que si es normal es soportable, y van apareciendo los fantasmas del abandono.

Pero sin saber por qué me acuerdo de los bichos, me acuerdo de Fali de su lucha diaria y de cada una de nuestras historias, me acuerdo de  mis cambios y retos superados, de mi sensei  Raúl  y  de que hoy no era el día de fallarle, de mi gordi que en la lejanía estaría pensando en mí. Se las comento a Juan y la barra de energía del videojuego se va cargando solita…la ayuda extra llega, y mi mente se hace fuerte.

Llegada al km 20, nuestro kilómetro, a partir de aquí la idea era apretar hasta la meta, empiezo a trotar y aparece otro nuevo compañero de equipaje, calambrazo en los isquiotibiales, ya ni trotar era posible. Pienso en el abandono por que ya añadimos el plus de que se me terminaba el tiempo de carrera y solo podía andar.

Había que pensar en algo que me diera fuerzas hasta llegar mínimo al pueblo aunque fuera andando. Me acuerdo que habíamos venido a Zenete y no para llevarme una derrota personal… pensé esto te duele hoy, el no terminar te va a doler todo un año. Pedí la hora, eran 4.5 km en 30 minutos, difícil pero no imposible, muchos kilómetros atrás para tirar la toalla.

Llegaría aunque fuera después de las 4 horas y media del cierre de carrera, ya veo  el pueblo a lo lejos y consigo correr algo a tirones.

Entrando al pueblo un simpático Guardia Civil me recuerda amablemente que me quedan  7 minutos para el corte de carrera y mis tropezones anteriores… mil gracias, nadie iba a pisar mi orgullo y sin ese plus no hubiera sido posible, por mis santos cojones que llegaba a tiempo… por lo civil o lo criminal… si o sí.

De repente aparecen a mi encuentro Law  y Lizard, cuesta pronunciada pero mi mente está en el “no vas a poder” anterior. Mi orgullo me hace subirla como si nada, pero un nuevo calambre aparece. Aprieto  dientes, me agarro la pierna y para delante, 500 metros  me separaban de meta.

Lo mejor quedaba por llegar. Una recta final, aparecen todos mis bichos, empujándome hasta la meta, mis lágrimas brotan y no pararan hasta llegar a meta.

 

bFaltaba poco. Mr Lizard sacando la foto y animando como él solo sabe.

Un lobo herido con su manada detrás, todo cobra sentido… el logotipo de los bichos, nuestro lema ALGO MAS QUE CORRER… gente que conocía de días, me demotraban mas que gente que conozco de siempre y nunca me habían demostrado nada. Me querían y yo a ellos…

Ya no duele nada, la alegría y mis lágrimas eran anestesia pura. Mi meta estaba ahí.

4 horas y 23 minutos lo había coseguido… terminé y dentro del tiempo, un pueblo entero de pie y aplaudiendo emocinado…una piña de besos, abrazos y lágrimas de todos los bichos, orgullosos de mí y yo de ellos.

 

xxPor fin! Cruzando la línea de meta!

10No mentía: el isquio estaba fastidiado

11El grupo me esperaba para entrar juntos en meta.

12Gran sensei Mr Lizard

13Mi compañera de camino, Mrs Marilyn

Entre Zenete, los bichos y yo se había creado algo especial y difícil de explicar. Como dice Mr. M, yo ya había ganado mi carrera.

A partir de este día  Zenete 2.0 será mi carrera y la de los bichos runners. Me despido con lágrimas en los ojos, dicen que recordar es volver a vivir y este recuerdo es imborrable…

ZENETE 3.0 NOS ESPERA DENTRO DE UN AÑO, PARA VOLVER Y DARLO TODO

Mr Zuki

0 21

No será ésta una crónica de las comunes, de esas que cuentan el transcurrir de una carrera. Esta es la crónica de cómo cambió una vida, pasando del sedentarismo y la obesidad a algo que puede acercarse a ser llamado como vida atlética.

Hace escasas dos semanas, debutaba por primera vez en un deporte hasta entonces nuevo -y casi desconocido- para mí: el triatlón; y lo haría en su modalidad sprint -750 metros nadando, 20 kms en bicicleta y 5 kms corriendo, en la localidad malagueña de Estepona. Y, más recientemente -ayer para ser exactos- volvía a calzarme las asics gel fuji trabuco para participar en la CxM del Zenete, tras un tiempo de abandono de la montaña.

11896106_10206439425399848_3900727455930812062_n

Con todo el equipo antes de comenzar

Pero, para llegar hasta aquí y poder contar toda la historia con cierta fidelidad, se hace necesario remontarme años atrás.

Allá por el año 2009, yo y mis 110 kgs de peso solíamos rondar los bares más típicos de la noche malagueña, de modo que era sencillo localizarme entre vasos de tubo, hielos y ron; o comiendo un showarma a las tantas de la mañana para apaciguar algo el estómago después de tanto desfase.

Pero, un buen día, de repente algo cambió muy dentro de mí, sin saber todavía por qué: comenzaba a sentirme incómodo con esa vida, con mi propio cuerpo, y con todo lo que, hasta entonces, era mi vida normal.

Fue así como comenzó a dar mis primeros pasos en el running, primero con unos pocos kilómetros -3 o 4, y acabando fundido- para perder peso; luego superando la barrera de los 45 minutos; y, posteriormente, planteándome un reto que parecía imposible: acabar la carrera urbana de Málaga, de 10 kilómetros, que acabaría en 59 minutos tras horas y horas de entrenamiento. Desde este preciso instante -y ya con un físico considerablemente mejor al que tenía-la historia tornó su rumbo: ya no se trataba de correr para perder peso, sino de superar mis propias barreras y miedos, de explorar mis límites, de exprimir mi cuerpo al máximo.

Y poco a poco fui cumpliendo con ello, hasta el punto de haber superado el último miedo que me quedaba: meterme en el agua para nadar en mar abierto. Por ello, cuando el pasado 16 de agosto me vi con el neopreno puesto entrando al agua, supe que había vuelto a vencerme, otra vez, a mí mismo. Primero fue el miedo a correr lo desconocido por la distancia, más tarde sería el miedo a correr en la oscuridad, y ya en última instancia el vértigo. Ahora tocaba el turno a la claustrofobia -que es lo que me provocaba la idea de nadar en el mar.

El triatlón en sí dio para poco por su duración, pero fue lo suficientemente largo como para poder disfrutar de cada brazada, cada pedaleo y cada zancada que di.

11880577_10206439423119791_7313512216288049861_n

Salida del agua. Primer miedo superado.

11866213_10206439435960112_8841313047097727719_n

Sobre la bici. El trazado era duro, pero lo superamos.

11143625_10206439430759982_3108197638439492608_nPor fin en el segmento que más me gusta.

11148641_10206439433240044_4091246277690851342_nEl placer de disfrutar con todos del trabajo conseguido.


El cómo he llegado hasta aquí no lo tengo muy claro, pero lo que sí se es que a día de hoy he pasado de correr un 10k a una media maratón, una maratón, carreras por montaña, ultra trails y triatlones, y que sólo hay una palabra para entenderlo todo: CONSTANCIA. Rendirse es una opción que no contemplamos los que vestimos la naranja y negra que nos equipa. Ayer, en Zenete, lo volvimos a demostrar:

  • Mr M, cumpliendo a rajatabla con su plan previsto, demostrando un impresionante dominio y conocimiento de su propio cuerpo.
  • Mr Beluga, siguiendo a Mr M aunque se diese la talega del siglo, sin desfallecer en el intento.
  • Mr Lizard, y pese a su absurdo pensamiento de que no era buen tiempo, haciendo un tiempazo tras conseguir, POR FIN!!, controlar sus pulsaciones con el dorsal puesto.
  • Mr Moto y Mr Tatanka, desquitándose de Montejaque y llegando en un tiempo más que bueno.
  • Mr Anfibio pudo con su aquiles y su habitual cansancio.
  • Mr Cuenca demostró lo duro que puede resultar un ciclista acabando medio lesionado.
  • Mr White debutó en montaña por la puerta grande, y tuve el honor de ser su compañero de camino.
  • Mrs Boots, Mrs Little y Mr JC Sprinter lo dieron todo, superando todas las barreras mentales que se habían impuesto.
  • Mrs Marilyn y Mr Zuki, sencillamente, demostraron que tienen muchas pelotas.


PICT0034Payasos como nosotros solos, soltando piernas antes de la competición.

PICT0089Con mi inseparable compañero de carreras, Mr White.

11990676_521770667985679_6119013172622600918_nTocaba parar!

No hay mucho más que añadir a esta historia. Sólo cabe decir que esta historia, que es la mía pero también la de todos los que me acompañan en el camino, no es más que una historia de lucha, constancia, superación, trabajo, esfuerzo y mucho sacrificio.

¿Cuál será el próximo miedo a superar, la próxima barrera que derribar, o el próximo límite que mover?

 

Mr Law

0 19

El título es bastante explícito. No soy de los que gusta de dejar con la intriga hasta el último momento, por lo que ya os adelanto que mi participación en los 101 kms de Ronda tuvo un final bastante más prematuro y muy distinto al esperado.

Todo comenzaba el viernes a eso de las 3 de la tarde, cuando, carretera y mochilas, ponía rumbo hacia Ronda, con más miedo que bártulos – que ya es decir- aun a sabiendas de que el trabajo lo tenía hecho, y bien hecho.

Una vez allí, y tras soltar todas las cosas, nos encontramos con Mr Mountain -Mrs Little y yo, que era la que venía conmigo de sherpa de apoyo junto con su hermana, la cual llegaría más tarde- y pusimos rumbo al polideportivo a buscar a Mr M para recoger los dorsales y dejar las bolsas en los camiones de Setenil y el Cuartel.

IMG-20150510-WA0034

 

 

 

IMG-20150510-WA0084

 

 

IMG-20150510-WA0085

 

 

Tras disfrutar un rato del ambiente, que era ESPECTACULAR, nos fuimos directos a la cena de la pasta, pues nos olíamos que se podía poner como un hervidero -y tal cual lo predijimos, así que fue-, donde nos encontramos con Mr Lizard, y donde tuvimos el honor de compartir cena con Joan Marc Falcó, a la postre el segundo clasificado en la modalidad de marcha individual.

IMG-20150510-WA0066

 

IMG-20150510-WA0068

 

Llegó el día. Suena el despertador, y algo no va tal y como debería. Siento un tremendo escozor en los ojos -no es cansancio, he dormido como un bebé- y noto el cuerpo pesado y la nariz congestionada: LA PUTA ALERGIA. Bueno, no pasa nada, mucha agua y a desayunar: pan multicereales con margarina y pavo, y un té rojo. Sin apenas darnos cuenta, ya estamos caminando hacia la línea de salida, situada en el estadio de futbol de Ronda.

Y allí nos encontramos, una vez entrar en el estadio, bajo el arco de salida esperando que den los vivas reglamentarios con los nervios a flor de piel.

 

IMG-20150509-WA0009

A partir de éste momento, TODO LO QUE PUDO SALIR MAL, SALIÓ PEOR. No tengo excusa alguna, simplemente cometí errores de novato joven e impulsivo -en palabras de Mr M-, pero bueno, os narraré paso a paso.

El primero de los errores llegó a los 10 segundos de dar la salida: cuando me había planteado no correr en ninguna cuesta arriba, el impulso de la gente hizo que me cascara los primeros 4,4 kms -en pendiente ascendiente- a un ritmo bastante más alto del entrenado. Entre eso y los nervios, me planté en el primer avituallamiento clavando el parcial que tenía previsto pero con las pulsaciones disparadas, por lo que me paré a repostar los bidones y relajarme un poco.

Las sensaciones a estas alturas no eran buenas, y no lo fueron hasta que salí del segundo avituallamiento -y porque por la acumulación de gente estuve allí parado 18 minutos-, momento en el cual empecé a disfrutar de verdad de la carrera. Los paisajes tornaban agradables, había sombra, mucha gente con ganas de hablar, público animando…

Así llegamos a las Navetas, donde nos encontramos con nuestra animadora una vez que, ya de vuelta, paré a avisar de que iba estupendamente y me comí el donut que daban. Este fue el segundo error: batí mi marca en 20 kms en montaña…EN UNA CARRERA DE 100 KMS!! Además, sin darme cuenta metí el pié izquierdo en un charco, lo que supuso el principio de mi calvario.

IMG-20150510-WA0079

A partir de este momento y hasta llegar a Arriate, mucho llano y algunas bajadas, lo que me permitió correr con bastante frescura, y pude ser inmortalizado con alguna que otra foto

IMG-20150510-WA0038

IMG-20150510-WA0050

IMG-20150510-WA0049

IMG-20150510-WA0031

La bajada a Arriate fue mi tercer gran error: llevado por el impulso de los dos cuasi con que me encontré, Bernardo y Edu, la hicimos a fuego, por lo que al llegar al avituallamiento del km 30 estaba sin resuello y con un amago de golpe de calor, por lo que tuve que pararme a la sombra durante 10 minutos para esperar a mejorar. Sin más problemas una vez que me refresqué, emprendí la primera gran subida, donde pasé más calor que los pollos cuando los están asando -si no había 40 grados, pocos faltaron.

Ya una vez arriba empecé a notar lo que sería mi talón de Aquiles en ésta prueba: comenzaba a desarrollar una importante ampolla en el pié izquierdo -el que se me había mojado- pero hice el gilipollas y no me paré a cambiarme de calcetines y secarme el pié. TONTOPOLLAS, eso es lo que soy, sí.

Sin apenas darme cuenta me planto en el km 43, manteniendo hasta aquí una estricta pauta de alimentación/hidratación, en 6 horas y 17 minutos. IDIOTA, NO PUEDES BATIR TU RECORD EN MARATÓN DE MONTAÑA POR CASI MEDIA HORA EN UNA CARRERA DE 100 KMS! Para colmo, desde aquí empiezo a encontrarme francamente mal, no consigo orinar y tengo más calor de lo que soy capaz de expresar. Tan solo me recuperé cuando me bebí una lata de acuarius helada, y fue para comprobar como las ampollas se habían apoderado de mis pies: llegar hasta Alcalá del Valle, km 49, fue un auténtico SUPLICIO.

Pero aquí estamos, en Alcalá, sentado en el puesto de emergencia donde un par de chavales en prácticas de enfermería se esmeran con mi pié -sin ningún resultado, como tampoco lo tuvieron los 3 siguientes intentos por parte de otros médicos o enfermeros que me atendieron-, y oyendo como hubo muchos abandonos por fallos renales -ahora sé que el Corredor Errante, por desgracia, fue uno de ellos- y conminándome a que si no orinaba antes de llegar a Setenil, abandonase allí. La propia hipocondría me hizo vaciar la vejiga un par de kilómetros después.

Lo que no sabía yo es que no sería eso lo que me haría llorar como un desconsolado en Setenil, sino la incapacidad absoluta para dar un sólo paso: fueron los 6 kilómetros más lentos y tediosos que he recorrido en mi vida. Llegué derrotado, sin respiración, llorando porque intuía que no llegaría más lejos y con una importante pájara -dejé de comer en Alcalá del Valle.

IMG-20150510-WA0034

IMG-20150510-WA0041

Recogí la mochila y un sandwich, saqué el teléfono y dije que me retiraba. Estaba hecho. O eso creía yo. Con lo que no contaba es con que hay una autentica MANADA DE BICHOS CABRONES que, a base de empuje hicieron que, después de recuperarme durante 45 minutos, me levantase sin darme cuenta y retomase la marcha, no sin antes recargar agua. No es que doliese menos, es que no podía permitirme rendirme sin más.

IMG-20150510-WA0044IMG-20150510-WA0045

Mil gracias a mi madre y mi hermana, que pese a que sé que por ellas me hubiesen dicho que no saliera, me apoyaron en todo momento, y mil gracias a Mrs Little, Mrs Boots, Mrs Ray Ban, Mr Anfibio, Mr Fartleks Killer, Mr JC Sprinter, Mr Beluga, Mr Boar, Mr Cuenca, Mr Teide, Mr White, Mr Tuttle, Mr Figther , Mr Yiyi…y a los que a posteriori me disteis ánimos. Sin vosotros os aseguro que no me hubiese levantado del banco.

Dicho esto, a los cinco minutos de salir tuve que volver a parar y hacer un apaño de emergencia: me quité el buff de la cabeza, me envolví el pié con él, y anduve como pude con el pié algo más acolchado. Así fui capaz de completar los siguientes 11 kilómetros. Pero al llegar al avituallamiento que se situaba en la cumbre de la segunda gran cuesta del recorrido, llegaba sin poder pisar y con un importante bajón de azúcar, lo que me imposibilitó continuar.

El único consuelo que tengo es que LO DI TODO HASTA CAER REVENTADO. Aprender de los errores es de sabios, intentaré hacerme un poco más sabio para el año que viene alcanzar mi meta.

PD: Felicidades a Mr Lizard, Mr Mountain y Mr M por sus marcones!

Mr Law

0 15

Después de leer “Crónica de la maratón de Sevilla 2.015” por Mr. Law, no os puedo contar nada nuevo. Lo ha clavado.

Todo lo que cuenta en su post ocurrió tal cual, aunque se le olvidó mencionar…….que unas chicas perjudicadas por el agua misteriosa nos preguntaron si éramos enfermeros y hablar sobre el asunto de la vaselina en su habitación. Por qué? no lo sé, igual no quiere que nadie lo sepa 😉

Bueno…….fuera de bromas y una vez hecha la introducción, os voy a contar como viví el antes, el durante y el final.

La historia empieza tal que así………

Una vez finalizada la IV edición de la Maratón de Málaga en diciembre’14, Mrs. Boots y yo fuimos a ver a nuestro gran amigo Juani Sarria a Bikila Málaga (tienda de running). Allí conversando sobre las sensaciones de la carrera y entre guasa y bromas con Mr. Boar (este miraba unas zapas) Juani nos dice como el que no quiere la cosa…… “pillando estas zapatillas te regalan el dorsal para la maratón de Sevilla”.IMG_3232

Para qué dijo nada, en menos que canta un gallo, mi mano agarró el teléfono e informó de esto al resto de la manada……pasadas unas semanas, y después de algún que otro contratiempo, 4 Bichos estábamos inscritos: Mr. Boots, Mr. White, Mr. Law y un servidor, Mr. Anfibio.

 

Una maratón en febrero cuando mi reto para este año es acabar un Triatlón MD pues como que no…… pero ya me había comprometido, así que ahora tocaba cuidarse y no lesionarse.

 

Llegado, y antes de ir a Sevilla, había que cumplir con mi jornada laboral como hacemos todos los runners populares: 8 horas con 30’ para desayunar. Ya de camino a Sevilla, el tiempo no acompañaba. Había niebla, hacía frío, llovía y estaba cansado.IMG_3227

Lo tenía muy muy claro terminarla acompañado de Mr. Boots y que no me pasara factura. Disfrutarla, no en vano está considerada como una de las mejores maratones de Europa.IMG_3228

A las 03:30 a.m. Mrs. Boots tenía puesto un paño de agua fría en la frente. Teníamos que bajar los 38’5 grados de fiebre. 5 horas más tarde tomaba la salida sin ella.

 

Mr. Law y yo quedamos con Mr. White para ir juntos y terminarla. Media hora antes de la salida estaba dispuesto a intentar bajar de sub 4 h., o al menos intentarlo.

9:00 horas de la mañana y dan el pistoletazo de salida……

Durante unos metros corrí solo, a lo lejos vi el globo de las 4 h. y allí que me acoplé. Fue una decisión acertada aunque en ese momento no lo supiera.

-“Hola soy Juan y tu?”

-“Yo Emilio”

-“A 4 horas no?”

-“Sí”

-“Pues aquí me quedo contigo”

Nos dimos la mano y comenzamos una carrera que terminaría en el km 30. Hasta ese km tuve una liebre para mí solo (mi percepción).

No sé cómo, pero en dicho km vino a mi mente esta frase “Los que no arriesgan no tienen recompensa” y apreté hasta llegar a meta.

IMG_3229

El final es predecible, recogí la medalla de finisher y el poncho de plástico para no enfriarme, fui en busca de Emilio (liebre), de Mr. Law y Mr. White.

Emilio y yo nos fundimos en un fuerte abrazo cerca del arco de meta. Es anecdótico y sorprendente como una simple carrera puede conseguir esto.

Momentos después vi como mis compis entraron en meta rebajando ambos su mejor marca personal.

Chapó por ellos y por Mrs. Boots que aun estando débil se acercó al estadio para verme (nos) llegar.

Las circunstancias no permitieron que ella corriera la Maratón.

El próximo año intentaremos estar de nuevo en el arco de salida. IMG_3226

0 20

Meses atrás, recién acabada la Maratón de Málaga, un grupo de valientes y aguerridos runners se plantearon un nuevo reto: correr el 22 de Febrero de 2015 la Maratón de Sevilla -de las que dicen, y con razón, que es de las mejores de España, si no de Europa. Esos valientes -o locos, según se mire- fueron Mrs. Boots, Mr. Anfibio, Mr. White y Mr. Law.

Cada uno de ellos tenía su reto personal posterior -101 kms de Ronda y la preparación de un triatlón, básicamente-, por lo que sus preparaciones se centraron en dichos retos, y no en la maratón de forma específica. Esto le daba un puntito más de épica y emoción a la prueba.

Por una inoportuna dolencia física, Mr Law se vio obligado a ceder el dorsal a un corredor amigo de Mr Anfibio, pues el médico le recomendó reposo durante un mes, lo que haría imposible que llegase con garantías de salir vivo a la cita. Pero todos sabemos ya a estas alturas que Mr Law no es conocido por su cordura y capacidad de mantener la mente fría, verdad?

Así las cosas, el viernes 20 de febrero, y sabiendo que no iba a correr, Mr Law se concedió el pequeño homenaje de visitar el Pimpi con su más que tradicional -y embriagador- vino dulce, con posterior visita a la afamada Plaza Mitjana malagueña, conocida por todos por la escasa influencia de alcohol que allí hay…

Sábado 21 de Febrero de 2015: Ya en primera persona, partida hacia Sevilla, llegada al hotel y, sorpresas de la vida, vuelta hasta la punta contraria de la ciudad a recoger el dorsal. Allí estaba Mr Sensei, al cual le comenté mi plan de acompañar durante los segundos 21 kms del recorrido al resto de participantes, ante lo cual me respondió que porqué no me animaba a correrla entera. Entre el ambiente y ese comentario, mi mente estaba más caliente que el centro de un volcán.

image

Foto con Mrs Little -que se plantó en Sevilla de visita sprint- y Mr Sensei en la feria del corredor.

Una vez acabada la comida -con demasiada cerveza para ser el previo de una maratón, pero yo seguía sin ver claro eso de correr, sobre todo porque ya me había comprometido a ceder el dorsal-, llegaron Mr Boots y Mr Anfibio. Y las peores de las noticias llegaban a mis oidos: Mr Boots estaba mala malísima con fiebre, y era muy seria duda para el día D, aunque se fue a la cama de inmediato intentando apurar sus opciones. Mientras tanto, Mr White estaba de tiendas por Sevilla con su familia -también muy propicio para correr 42 kms al día siguiente- y Mr Anfibio y yo mismo nos fuimos a dar un leve paseo por los aledaños del hotel y comprar la cena -pizza, por aquello de los hidratos.

IMG_2425Nosotros siempre tan sociables. De hecho, fuimos tan sociables que incluso dos chicas -un poco alcoholizadas, todo sea dicho de paso- nos empezaron a piropear de forma bastante contundente y tuvimos que huir del lugar!

IMG_2430Disfrutando un poco de las vistas del puente de Triana

IMG_2431

La espera de la cena es más llevadera con una cervecita -eso sí, ya sin alcohol.

Domingo 22 de Febrero de 2015: Suena el despertador pronto, a las 06:15 de la mañana. Lo primero que hago es coger mi teléfono y preguntar por el estado de Mrs Boots -ojalá, de todo corazón, estuviese recuperada-, pero las peores de las noticias posibles fueron las que leí: no iba a correr porque seguía con fiebre.

GUERRERA, CAMPEONA, PEDAZO DE BICHARRACA, HABRÁ MÁS EDICIONES Y DESDE AQUÍ TE REPITO LO QUE TE DIJE: QUE EL AÑO QUE VIENE REPITO EN SEVILLA CONTIGO Y CON MR ANFIBIO HASTA CRUZAR LA META EN EL ESTADIO DE LA CARTUJA!

Dicho esto, sólo quedaba por hacer una cosa: ceder el dorsal de Mrs Boots y quedarme yo con el mío. De esta forma tan peculiar, como poco esperada, me planté en la cafetería del hotel a intentar desayunar -no entraba nada, cosa de los nervios. Como no lo llevaba preparado, cogí el portadorsal y los geles de Mrs Boots, y Mr Anfibio y yo salimos hacia la Cartuja, donde nos esperaba el bueno de Mr White.

IMG_2435

El pretendido desayuno.

Tras dejar todo en el guardarropa, enfilamos el camino hacia la salida con una ligera brisa que hacía tiritar de frío -ya me acordaría yo de esa brisa tres horas más tarde-, aunque nos quedamos sólos Mr White y yo, pues Mr Anfibio tenía una oferta de su amigo -el del dorsal- para hacerle de liebre de sub 4 horas -3:45 le prometió- ante lo cual no pudimos hacer otra cosa más que echarlo a patadas para que se aprovechara de ello (la única pena, que la liebre saliera corriendo a 4:30 el km sin avisar y dejase tirado a Mr Anfibio a los 100 metros de comenzar la carrera; pero eso son otras historias que enturbiarían esta crónica)

Así las cosas, me propuse hacer toda la carrera junto a Mr White, y así lo hice, desde principio hasta el final, desde el priemer metro hasta el último centímetro; pasando por barrios más animados y por otros un poco menos, contándole chistes en el km 32 cuando sus fuerzas fallaron momentáneamente y empujándome él a seguir cuando me tironeó el isquio de la pierna derecha; riéndonos con los novatos que decían aquello de “llegar con garantías al km 30” -ni garantías ni nada, se llega con dolores hasta en el alma, que dijo el poeta-, disfrutando de un ambiente inmejorable, devorando kilómetros casi sin darnos cuenta, y escuchando batallas de otros corredores -por ejemplo, unos vascos que, ante mi pregunta de si estaban soltando piernas antes del Zegama, me contestaban con toda la guasa del mundo que desde la meta se subían corriendo para Hernani.

No obstante, llegados a la plaza de España -allá por el km 35 o 36- la cosa se puso seria, dolores por todo el cuerpo, agotamiento físico y mental…vamos, lo normal. Aún así, Mr White pudo aguantar el tipo y hacerme a mí aguantarlo con él, y apretamos casi 20 segundos por km -sí, yo también pensé que eso no se podía hacer a esas alturas- hasta ponernos a 5:30 el km.

El final no pudo ser más épico cuando Mr White se encontraba con su familia a la entrada de la Cartuja, para llegar hasta la meta ya con un suave paseo y cumplir una vez más con la gloria soñada: cruzar el arco de meta. Te costó, te ha costado durante años, pero ahí estás, campeón!

IMG_2438

Disfrutando del sabor de la gloria!

Al final, Mr Anfibio cumplió con su objetivo de bajar de 4 horas y encima lo hizo solo. Chapeax, crack! Mr White y yo cumplimos con nuestro objetivo: 4 horas, 12 minutos y 48 segundos. En mi caso, además, mejoré mi mejor marca personal en 18 minutos -y eso que la semana había sido de carga, con 32 kms en las piernas y 2 sesiones de gimnasio-, y Mrs Boots tuvo el detalle de, mala como estaba, acercarse a vernos a la meta.

IMG_2441

Grandes todos!!!!!! Mrs Boots, tú también te merecías la medalla, por eso la llevas colgada!!!

Y lo mejor, cómo no…la comida-cervecita POST MARATON!!!!!!


IMG_2443

Mr Law

0 20

Domingo 2 de febrero 2015, sobre las 10 horas de la mañana se daba la salida de la XXVI Media Maratón de Torremolinos. Primera carrera (1º entreno con dorsal) del año. Objetivo: ninguno, correrla a sensaciones. Días antes Álvaro me propuso correrla de esta manera. Perfecto. Él es el que sabe de esto.

Feliz porque pude correrla, feliz porque pude terminarla, feliz porque pude ver como compañer@s disfrutaron de la misma.

10959859_1555658888013414_8163646213870769900_n

Normalmente no suelo hablar de tiempos, eso no quiere decir que nunca hable. Hoy tampoco lo haré, pienso que es lo de menos para mí en estos momentos.

Para los “malos pensados” mejoré mi tiempo 3’ respecto al año pasado (sin sufrir demasiado) y al igual que en otras ocasiones al día siguiente tuve que ir a trabajar. Esto es un hobby y una forma de vivir.

Me quedo con los gestos de Rafa Luque y Mamerto Gamboa, la cara de felicidad de Gus al ver su tiempo (MMP), el sufrimiento de Peque subiendo la última cuesta, los gritos de felicidad en meta de Law, Slow, White y Barriga y la alegría de saber que Mrs. Boots este año la terminó.

10599590_1555843084661661_4059680592669901066_n

Como siempre digo, otra carrera más que me llevo a casa, sigo sumando experiencia y anécdotas para contárselas a mis nietos.

Espero y deseo que los que no pudieron correr ayer, estén para la próxima Mr. JC Sprinter, Mr. Banders y Mr. Lizard.

Antes de finalizar quisiera tener unas palabras de agradecimiento a las personas que ayer hicieron posible que yo estuviese en la salida.

Gracias a mis padres por el apoyo logístico, a Rafa Luque por hacer posible que corriera esta media, a Mr. M por crear otro legado deportivo, a Álvaro por preguntar simplemente cómo fue la carrera (un simple gesto puede hacer grande a las persona) y a nuestros patrocinadores: Cúvel, Qi Center, Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Málaga, Print shop, Dani Pérez, Podología La Paz, Garcés Abogados.

Meta

Nos vemos en la Maratón de Sevilla.

Mr Anfibio

0 17

Ya veis….de nuevo sentado delante del ordenador dispuesto a escribir algo que tenga sentido, que no aburra y sea fácil de leer.

Muchos y dispares son los temas que rondan por mi mente inquieta e imaginativa.

No sé cuál de ellos elegir y mucho menos por dónde empezar, pero llevo unos meses dándole vuelta a este.

¿De qué podríamos hablar……?

  • Podría ser de mi reto para el 2.015……No, en otro momento.
  • Podría ser de la planificación que cumplo desde primero de año para poder conseguirlo (este tampoco, eso vale dinero).

Tengo una cosa clara, hoy no hablaré de tiempos, ni de series ni de entrenos…..os voy hablar del legado deportivo.

 

Definición de Legado: Cosa material o inmaterial que se deja en testamento o se transmite de padres a hijos, de generación en generación.

 

¿Y por qué Legado Deportivo?

Pues entiendo porque en esta web y su contenido (post) tratan de contar las peripecias y anécdotas deportivas de cada un@ de nosotros.

¿Cuál será el legado que yo deje a los míos?

Pues aparte de innumerables camisetas, diplomas y medallas (finisher), pretendo que me recuerden como un tío que hacía deporte y disfrutaba con ello (entre otras cosas)

 

IMG_3174

Dicen los expertos que los padres somos “ídolos” para ellos cuando están en la edad infantil. No pretendo ser un ídolo como tal, pero si les he hecho saber que su papi corre, nada y tiene una bici con ruedas muy finas…..pero nada más. En realidad, aún no me han visto participar en ninguna prueba de esta característica.

Y envidio y no sabéis de qué manera (con lo cual no debe de ser sana) a los papis que son recibidos por sus hijos en la línea de meta, los tienen a su lado y comparten emociones y anécdotas. Deben de ser momentos y recuerdos inolvidables.

 

Pienso que es otra forma de educarlos (visto desde otro paradigma), ya que el deporte es como la vida misma, para conseguir algo necesitas constancia, sacrificio, voluntad y mucho trabajo. Con la diferencia que esto lo hacemos para divertirnos y ser felices. A la vez estaremos intentando alejarlos de conductas pocos saludables y todos sabéis a los que me refiero ¿verdad?.

Con estas palabras solo pretendo dejarles un legado, obviamente un legado inmaterial y cada vez que lo lean se acuerden de este que suscribe. Este que no solo piensa en retos…..

Mr. Anfibio

0 20
Dos semanas después de haber terminado la carrera y sin restos de endorfinas generadas por la prueba, me gustaría contaros que vencí mis miedos, que ahora confío más en mí mismo, que me siento más fuerte moralmente, que me valoro más y un largo etc…..pero la verdad es que no es así.
Me siento igual que hace dos semanas, no ha cambiado nada. Sólo que puedo decir que terminé.
Muy contento por ello, pero como con otra prueba más. No he sufrido como pensaba durante la prueba, no me pregunté qué carajo hacía aquí…..  cuando en otras ocasiones lo había hecho en más de una ocasión.
Es una sensación agridulce
Agri porque no se si actué bien y no se si estuve a la altura de las circustancias.
Dulce porque tres semanas antes y después de realizar las llamadas tiradas largas la cosa no pintaba nada bien y al final lo conseguí.
¿Está escrito que un compañero debe de esperar a otro cuando este no va fino?
¿Hasta donde debe acompañarlo?
¿Eres mal compañero si no lo haces?
¿Le ayudas si te quedas?
Aún tengo esta duda… porque yo no lo hice. Actué como me hubiese gustado que lo hubieran hecho conmigo. En dos ocasiones tiré y  “no miré atrás”, tampoco es que fuera muy rápido pero no esperé ni acompañé al compañero.
Tenía claro antes de empezar que no iba a conseguir la “marca” propuesta, no estaba preparado para ello, ni física ni mentalmente.
El tema es que un día antes decido que correría con un compañero…y así se lo hago saber.
El previo a la carrera como siempre, no tenía nada que perder al contrario mucho que ganar….al menos moralmente.
Comenzamos y los primeros kilómetros íbamos bien, o por lo menos cumplíamos con el ritmo marcado.
Yo sabía que él no andaba fino, estaba tocado por eso en el km 8 le digo “vamos bien ¿eh?”-  ingenuo de mí – ”joder no vamos a ir bien”.
Pero con el paso de los kms observaba de reojo que él no iba tan fino, aun así no bajamos el ritmo. Pero en el km 23 tiro y dejo a mi compañero… ¿hice bien?.
Por un lado pienso que si, porque “no le obligaba” ir a un ritmo que por su dolor no podía aguantar, incluso creo recordar que nos miramos y yo quise entender: vete, sigue tú.
¿Me tuve que haber quedado? A día de hoy no lo sé. Ni siquiera yo sabía con certeza si podía terminar ya que en unas de las tiradas largas en el km 28 me quedaba sin fuerzas, muerto.
Decido probarme y seguir en solitario. Cómo no tenía historias en la mente pues otra más… y no contento con ello, antes de enfilar ciudad jardín escucho:
“Juan, ¿y mi marido no está contigo?” Como pude le contesté que no sabía nada de él, aunque mi mente le decía: lo he dejé tirado, Michel perdona. No actué con mala fé.

He leído tu post Maratón Málaga 2014 (Epílogo segunda parte) y no me tienes en cuenta. Gracias.

 Pero aquí no acaba, había que subir y bajar los km 33 al 36. Tres semanas antes sucedió lo mismo que en el 28, pero esta vez en el km 32.
Nunca antes había corrido más que 32.01 km y me tocaba enfrentarme a lo desconocido, a mi cansancio, al supuesto muro, a la negativa de mi traslado, a mi mal hacer con mi compañero… y para rematar la faena me encuentro a otro compañero roto, caminaba… creo recordar que corrimos juntos unos metros y esta vez soy yo quién le dijo que no podía, al verle me vine completamente abajo como en las últimas tiradas.
Recuerdo que le dije a Raúl”hay que ser positivo que la cosa está muy mal”. Al llegar al avituallamiento de  la rosaleda mi dio una pastilla no sé de qué, me dio agua y seguimos corriendo… también lo deje atrás.
¿Hay que ser hijo de puta verdad? Pues yo lo hice, el me ayudó y yo seguí. Raúl Perdona. Tampoco estuve a la altura.
¿Que hace cualquier otra persona? Se queda a su lado y camina hasta la meta…..
A los dos os pido disculpas, igual me estoy fustigando demasiado, pero es lo que siento. La sensación agri le gana a la dulce. Y esto es lo que recuerdo de mi primera maratón.
Pero como he dicho yo actué así porque así quiero que hagan conmigo… ¿verdad Fran?
Mr Anfibio