Diarios
Correr requiere constancia. Correr es un continuo. Correr es una forma de vida. Entrenar no es un medio para competir, sino un fin en sí mismo. Correr convive con nuestras alegrías, nuestras tristezas, nuestros esfuerzos, nuestra vida. Aspiramos a formar parte de tu diario de entrenamientos.

0 24

Llega el medio día. No es uno más. Quizás es uno de los más esperados del año para mí.

El ritual es el mismo desde hace cuatro años, allá por 2014 cuando empezaba en esto de las carreras de larga distancia sin saber hacia dónde me dirigía, impulsado por una desconocida fuerza hacia la búsqueda del mas allá, como Cristobal Colón buscando el mismo borde de la tierra para confirmar que esta no era plana.

Ronda me esperaba de nuevo como cada segundo viernes del mes de Mayo, aunque esta vez he estado a punto de perderme la fiesta. El destino me hizo esperar hasta el último momento, haciendo la maleta para ir a Ronda o a otro continente, pero finalmente las fuerzas del destino eligieron que debía estar otro año más visitando la ciudad soñada.

Por delante, un par de horas de viaje y el deseo de que fuese un gran fin de semana para todos mis amigos que estarían en los 101 km de Ronda.

En mi peregrinar hacia Ronda, pienso en las anteriores veces que he corrido allí.

Desde aquella incipiente aventura en solitario del 2014, pasando por la insípida carrera del año siguiente y la disfrutona del año pasado, este año afrontaba la carrera desde un ángulo diferente.

El tiempo era el objetivo, no porque quiera ganar algo, sino todo lo contrario, no quiero perder. No quiero perder la oportunidad de estar en Chamonix, de estar en verano con el trabajo bien hecho.

Desde hace meses, decidí que cada entrenamiento lo haría al máximo de intensidad (cuando así lo requería la sesión) como si no hubiese un mañana.

Dar un apretón de rosca más y rozar el límite en los entrenamientos.

No quiero perder. Quiero ganar. Quiero ganarme en UTMB.

He aprendido en este deporte que no hay magia, solo dedicación y esfuerzo. No hay secretos ni atajos. El camino está marcado y solo hay que saber seguirlo. No hay más. Esto del rendimiento deportivo es matemáticas, una ciencia exacta con el aliciente de variables incontroladas que hacen de cada carrera un resultado predecible en resultados positivos e impredecible en los negativos.

En esta ocasión, el resultado se decantó del lado positivo.

Comparativa de mis cuatro ediciones y su desarrollo. La experiencia lo es todo.

Habrán sido esos entrenamientos intensos o de haber llenado el vaso de la experiencia a niveles importantes, que la carrera se decantó por el lado deseable.

Llegaba a Ronda con un rutómetro a seguir que marcaba llegar a Ronda antes de que sonaran las campanas de la Iglesia de la Merced, junto a la Alameda, marcando las 11 de la noche. Eso suponía hacer un tiempo inferior a 12 horas del recorrido (ritmos ya establecidos hace un año justo tras acabar la carrera)

Campanario que decidiría la consecución del objetivo este año.

Este año, al igual que el año pasado, habría dueto para asaltar la marca. Si el año pasado el papel de escudero y caballero fue alternándose durante la carrera con mi compañero Belu, este año la aventura estuvo acompañada de Javi, nuestra gacela humana, que le auguraba un gran tiempo en su primera ultra.

Antes de partir, disfrutando desde el estadio los momentos previos a colocarse en el corralito

Las emociones y sensaciones que desprende esta carrera son inigualables: recogida de dorsales, cena de la pasta, entrada al estadio, salves al rey, recorrido por calle la Bola… el destino quiso que pudiera disfrutar otro año más de esos momentos únicos.

La alameda engalanada para la ocasión

Inevitable pararse a contemplar zona Bandolera desde el mirador del Tajo y recordar cada momento vivido este año.

La carrera transcurría según el plan,  hasta que  pasamos Arriate donde a mi compañero de batalla le saltaron problemas musculares.

Le costaba subir la cuesta de los cochinos. Yo le decía que no me siguiera, que mantuviera las distancias que estas carreras son muy largas. Tan tozudo como gran persona, me seguía la estela y tras pasar el Cortijo del Polear saltó la alarma.

En estos casos normalmente (yo y cualquiera de mi gente de los bichos) nos quedamos para ayudar al compañero y no abandonarle, pero tal y como le había dicho en la salida, esto es una vida entera concentrada en pocas horas, y cada uno debe vivirla a su manera.

Pactamos que había que seguir el plan, si uno se quedaba atrás, ya habría momento de encontrarnos más adelante.

Y así paso, que tras dejarle atrás y estar pensando en él durante los siguientes 20 kilómetros, me lo crucé justo cuando yo abandonaba Setenil, a escasos 5′ de diferencia. Pensé que me alcanzaría antes de llegar al cuartel, pero finalmente no pdo y llego a Ronda cunpliendo también el objetivo, unos minutos detrás mia.

Todo marchaba según el plan, incluso me atrevo a decir que sabía de antemano que me sería fácil seguir el rutómetro, ya que marque los mismo ritmos que el año anterior y la experiencia y entrenamientos de todo un año sabía que me pondrían en una mejor situación de carrera.

Paso por Benaoján todavía con mucha luz. Conseguir ver Ronda de día era lo único que tenía en mente.

Correr para no perder. Me lo repetía sin cesar en muchas ocasiones. Había que apretar dientes si quería ver Ronda de día, porque me habían dicho que desde el kilómetro 90 se ve el Tajo, y lo tenía cerca, muy cerca, tan cerca que al final de aquella larga cuesta apareció. Tengo la imagen clavada en mi mente. Una panorámica de toda Ronda, con los rayos del sol del atardecer bañando toda la alameda, el puente nuevo, la Ronda vieja y la moderna. Allí estaba, enfrente mía, y lo conseguí.

En esos pocos segundo que se tarda en cambiar el ritmo entre subir y bajar, pude mirar hacia delante y contemplar lo que muchos desean ver y este año no lo conseguirán. Me sentía un privilegiado por estar en ese momento en aquel lugar.

No paré, no saqué la cámara para inmortalizar el momento, no hacía falta. Lo tengo clavado en mi retina y siempre lo recordaré. Siempre que quiera verlo de nuevo, sólo tengo que cerrar los ojos y lo tendré, delante mia de nuevo. Ahora era el momento de ir a por el premio gordo: entrar en Ronda de día.

Miro la hora, son casi las 9 de la noche, me queda al menos 1 hora de luz y 11 kilómetros. Teniendo en cuenta que desde la cuesta del cachondeo hasta la Alameda son al menos 20 minutos, solo me dejan 40 minutos para 10 kilómetros. Misión complicada.

Llegó el momento, me digo. Ahora era el momento de correr para ganar, para ganarme, para ganarme Ronda. Había que intentarlo, llegar a las calles de Ronda de día o al menos sin usar el frontal.

Corono el Puerto de la Muela a las 21:39 con los últimos destellos de sol acompañando las últimas rampas. Sólo me quedan 5 kilómetros y el ocaso empieza a aparecer.

Justo cuando paso a los pies del Tajo, ya la luz era muy tenue, pero podía seguir avanzando por la cuesta del cachondeo sin problemas de visión y alcancé las calles de Ronda con las luces de la ciudad marcándome el camino hasta la meta.

La llegada como siempre, emotiva y espectacular, aún más por el momento que se pasa por Ronda con todas las calles llenas de gente animando y aplaudiendo. Ha merecido la pena apretar y sufrir los últimos kilómetros para sentir estos momentos.

Objetido Sub 12 conseguido

La magia de Ronda no termina cuando cruzas la meta. Quedaba una larga noche esperando a todos y cada uno de mis amigos cumplir sus sueños. Llegar el primero del grupo tiene la ventaja de que puedes vivir parte de los sentimientos que tu gente cuando cruza el arco de meta y yo, como cualquier otro miembro de los Bichos, no me lo quería perder, no me quería ir de la Alameda para ver a todos entrar. Y así fué.

Primeras luces del día esperando al último de los Bichos, donde los tiempos y ritmos dejan de tener valor, pasando a usar como armas de la batalla el coraje, tesón y constancia.

 

Mr M

 

 

 

0 20

Penyagolosa trails, una prueba que suena en todo el entorno ultrero español. ¿Por qué tenía esa fama de carera perfecta y bien organizada?

Desde que salió la oportunidad de verla en directo en Enero, se activó el protocolo Castellón e inició la aventura MIM- Maraton i mitja 63k 3.000m+.

A continuación  un resumen de lo acontecido.

Organización

Una prueba totalmente arraigada en Castellón, con 2,100 participantes,  19 ediciones y fama de ser de las mejores de España, lo cual no garantiza que todo funcione a la perfección, pero en esta carrera TODO es perfecto.

El trazado rápido y totalmente corrible desde el principio, para los que aguanten los 63k.  

La zona preciosa, me recordaba a la zona de Yunquera pero cambiando pinsapos por pinos, salvando las distancias. Prácticamente todo senderos, algo siempre de agradecer.

Voluntarios de sobra, la coordinación pre y post carrera era un baile perfectamente sincronizado con personas que viven la carrera y la miman.

Bolsa del corredor de lo mejor que he recibido, sin llegar al nivel de Bandoleros.

Tratamiento al corredor muy profesional, sin formalismos pero muy serio y  con toda la información muy clara, reflejando tantos años de experiencia de la carrera.

Pertenecer a la Ultra Trail World Tour y conseguir que el año que viene se celebre el campeonato mundial aquí no es de extrañar, y fruto de muchos años de buen hacer.

Buenas sensaciones pre carrera con gran ambiente en la feria del corredor

La carrera

Sin haber estudiado el trazado me puse el objetivo de 7h30′, ¿porque? Intuición ultrera supongo.

Tras la charla técnica, la estrategia estaba clara si quería ir a por ese tiempo.  Los primeros 33k eran rápidos, la gente va a tope y luego lo pueden pagar así que habría que ir con prudencia y no alargar el ritmo fuerte demasiado tiempo.

En el km 5 se produce un estrechamiento al iniciar el primer sendero y aparece el llamado momento lemmings (tapón, corredores en fila y adiós a la planificación). Por tanto estaba clara la estrategia: ritmo a tope desde el inicio y luego ir fuerte pero sin gastar depósitos, que la carrera realmente empieza en el km 33 donde viene más de la mitad el desnivel y es la parte más técnica, al menos así nos lo cuentan los lugareños.

Con esas premisas, me sitúo en tercera línea de salida, con los pro, con los tops, con los ultreros castellonenses,  ¿y por qué no?

Salida. Todos a fuego, salida explosiva desde el estadio de atletismo de la universidad Jaime I (alucinante salir desde el tartán a las 6 de la mañana)  por zona urbana durante 5k registrando ritmos de media maratón (4’10 km)

Kilómetro 10 en 50′, lo de salir a fuego se está alargando, pero el terreno permite correr, son senderos en los que me permite subir a mi ritmo sin problemas, así que me propongo llega al avituallamiento y buscar  reserva de gasolina.

Siguen los kilómetros y ya en posición de carrera fijada, los corredores nos vamos turnando los puestos y manteniendo el tiempo final objetivo, así que bajar el ritmo significaría no cumplir y sigo apretando y corriendo todo el tiempo.

Kilómetro 33. Mitad de carrera y punto clave. Llego con las energías un poco tocadas en los últimos 3 km, ese no era el plan así que activo el protocolo anti pájara y dedico mi tiempo en comer, beber y relajarme. Creo que estoy varios minutos en el avituallamiento, pero me compensan y salgo renovado. Un reset a tiempo es un salvavidas.

Quedan tres subidas largas donde según dicen son muy complicadas.

Decido empezar a usar bastones y subir andando a ritmo fuerte y correr llanos y bajadas para mantener la media.

En parte, me han decepcionado esas zonas difíciles que venían en este tramo. Senderos fáciles de correr salvo alguna zona con piedra suelta pero nada comparado con pruebas como cara los tajos o bandoleros.

Ya con un calor que empezaba a apretar y que sufrirían los que vinieran detrás, entro en meta en 7h31′. Objetivo cumplido y satisfacción plena.

Conclusiones

Y ahora escribiendo estas líneas junto al arco de meta esperando a mis amigos que lleguen, me emociono al recordar la carrera y todas las buenas sensaciones de las que he podido disfrutar en esas 7h 31′.

Disfrutado del ambiente post carrera, momentos unicos e irrepetibles

Creo recordar que es la primera vez que en una carrera larga la gestión de la misma ha sido perfecta, con experiencia y cumpliendo un plan que no tenía realmente planteado.

En carrera siempre voy concentrado, serio y pensativo, solo en los avituallamientos suelto cualquier gracejo a los voluntarios (que bien que se lo trabajan y es la única forma de responderles por mi parte) y me olvido de sensaciones más allá de las musculares o energéticas que no sea la propia carrera.

Ahora ya relajado es cuando me doy cuenta de que estas sensaciones tan buenas no son casuales, es fruto de más de 2 años dedicado a esto y siguiendo cada sesión de entrenamiento al pie de la letra de mi entrenador y amigo Dani Perez.

Sin pestañear, sin dudar ni tan siquiera preguntar por qué, simplemente lo hago, no hay más. Hoy puedo decir eso que me gusta tanto escuchar, y que lo he vivido en total plenitud esta mañana: hoy he jugado con la montaña….y ella ha querido jugar conmigo.

Mr M

 

0 88

Año 2. 12 Enero 2017. Se ve a lo lejos la oportunidad buscada. Todo dependía de la fortuna del momento. De ese momento de estar o no estar, de seguir adelante o tener que retrasar todo 12 meses. Recuerdo perfectamente hace dos años cuando tome la decisión de estar frente a la iglesia de Chamonix el último fin de semana de Agosto, allí entre una multitud de corredores de 90 países, esperando el momento de partir a lo desconocido y vivir la experiencia UTMB desde dentro.

Mucho ha pasado desde entonces, y no solamente mi cambio físico y deportivo, sino que lo más sorprendente es el efecto que he provocado en mi entorno sin proponerlo ni buscarlo.

Lo que en principio me plantee como un reto personal y de búsqueda del límite deportivo, en este tiempo ha ido tomando otra forma, otro sabor, otra esencia, otro matiz añadido.

Los caminos no se recorren solos, es inevitable tener compañeros de viajes, unos buscados y otros encontrados en el caminar.

El año pasado, en la Ultra de Bandoleros (155km) ya se produjo algo mágico que comente en su momento (http://bichosrunners.com/utsb-155-km-capitulo-1/) y en ese instante previo a enfrentarme al destino me vienen aquellos recuerdos. La sensación de miedos iniciales se transforman de alguna manera en responsabilidad. Una responsabilidad sin obligaciones, sin requerimientos previos, simplemente la necesidad de corresponder.

Conociendo a todos ellos, solo de pesar que estarán durante más de 35h atentos a lo que pudiera acontecer, a destripar mi rutómetro y dar seguimiento visual en cada cámara del recorrido, cuanto menos me daba ese punto de necesidad de responder.

Los días previos toda mi gente me preguntaba sobre la prueba, que cuando era el sorteo, que si tenía alguna opción o que pasaría en caso de no tener la suerte de mi lado.

Lo que aconteció los minutos previos y siguientes al sorteo ya los explique hace meses (http://bichosrunners.com/refuse/)

La sensación de impotencia y de no poder hacer nada va en contra de todo lo que simboliza una ultra, de todo lo que he ido aprendiendo en estos años. Era el momento de asimilar y analizar la situación real.

Sobre las 11:24 esa misma mañana recibo un correo de la organización confirmando lo que ya había visto 81 minutos antes.

En el correo decían lo siguiente (de forma resumida)

[…  los corredores que no vengan seleccionados en el sorteo tienen dos  posibilidades:

1.- Solicitar el reembolso de la pre-inscripcion y esperar al año que viene conservando coeficiente 2 en el sorteo. 

2.- Optar a un dorsal solidario. 

…]

Por unos instantes, la palabra Refusé empieza a dejar se resonar en mi cabeza.

¿Había todavía alguna opción para estar en Chamonix este verano?

La marcha Radestzky empieza a sonar de fondo en mi cabeza de nuevo. Se respira ese silencio mágico anteponiéndose a las primeras notas. El redoble de tambor increscendo va encendiendo una pequeña y tenue luz de esperanza. Sale el director de orquesta al centro del escenario. Si, lo voy viendo cada vez más real. Si había una opción, por rocambolesca que pudiera ser, había que intentarlo.

 Siempre adelante, despacio pero adelante. Un mantra que me suelo repetir en los momentos difíciles en las ultras, y esto no es muy diferente a una carrera de larga distancia, y desde luego era el momento anímico más bajo que había estado en estos años.

Me informo de la opción de dorsal solidario, era lo único a lo que me podía agarrar en ese momento. Según la web, existen disponibles un total de 150 dorsales solidarios que ofrece la organización para aquellos corredores que consigan una donación mínima (de cuantía importante) a una de las 10 ONG’s con las que colabora la UTMB.

Los siguientes días fueron verdaderamente intensos. Intercambio de correos electrónicos con la ONG’s seleccionada para colaborar, ver alternativas para obtener la donación y mucha incertidumbre (los dorsales solidarios suelen agotarse también en pocos días).

Tras varios meses de gestiones, el resultado lo resumiría en una palabra: Agradecimiento.

Agradecimiento a Frères des Hommes, organización que me ha elegido como su corredor para representarlos en la carrera.

Agradecimiento a mi empresa por apoyarme sin dudarlo y hacer la donación íntegra.

Agradecimiento a los que me animaban a seguir adelante y no parar de soñar despierto.

Hoy, a poco más de 5 meses para la prueba, recibo el correo que tanto tiempo he estado esperando. Nicolás, un señor francés de la organización me escribe un mail oficial informándome de lo que tanto anhelaba estas semanas atrás:

 “Your participation to the UTMB® is now guaranteed and you can enjoy one of the solidarity bib”

 Pocos segundos después, casi sin pestañear y sin darme cuenta de la situación, estaba registrando mi plaza, enviando el certificado médico y realizando el abono de la prueba.

 Ya si puedo decirlo. Ya si puedo decir que tengo dorsal. Ya si puedo decir que tengo 5 meses para preparar el gran momento, ese donde se escuche a escasos minutos de la salida la canción de Vangelis (el tema principal de la película “1492 La conquista del paraíso”, la banda sonora que probablemente hará emerger todo ese esfuerzo, dedicación y constancia para estar en el lugar y momento que me propuse voluntariamente años atrás, cuando el 1 de Enero de 2015, viendo el concierto de año nuevo me dió por pensar, ¿cómo sonará la marcha radetzky a los pies del Mont Blanc?

 

Mr M

Corre Malaga, corre…y Malaga corrió…

Mrs. Cat

 

Un bicho nunca se rinde. Un bicho nunca está solo. Ser un bicho es mucho más que correr! #StayStrong

Mr. TEE

 

Para cumplir los sueños primero hay que tenerlos….haz lo que te propongas y nunca te rindas.pero sobre todo se feliz.

Mr. Chesco

 

Enormemente orgullosa de mi peor marca personal. El bicho que vive en mí.

Mrs. PepaC

 

Un gran día como siempre, cumpliendo objetivos a tu lado!. Esto va por Mr Tee, eres muy grande.

Mrs. Pink

 

Este año corriste en nuestras camisetas y dorsales; el año que viene dejarás tu huella en el asfalto. Se acabó la MM2017… pensando en la próxima cita.

Mrs. Little

 

Un bicho con su bicho !! Preparados para la Media de Málaga 2017.

Mr. Tomy

 

E-QUI-PA-ZO

Mr. Law

 

Siempre con la familia.

Mr. Lauval

 

Por esto aguanta uno las coñas de la gente. Que estoy loco, que estaría mejor en el sofá tranquilito, que con la edad que tengo. Pues sabéis lo que les digo que iruaaaaajjjj. Pa todos ellos. Chic@s no hay palabras para
describiros ahhhh si una GRANDES. Os quiero

Mr. Pingüi

 

“Algo más que correr”: un bicho nunca te deja solo y te empuja hasta la meta. Muchísimas gracias amiga!

Mrs. Moon

 

Como dijo aquel… en compañía llegamos más lejos! Podium por equipos!

Mr. Teacher

 

Como definir un sentimiento, como expresar una pasión, gracias bichos runners gracias equipo.

Mrs. Skype T-X

 

Lo importante no es la carrera, sino la lucha.

Mr. Fogg

 

Una marca personal es una marca, pero juntarse 50 bichos en una carrera y quedar segundo no tiene precio.
Dedico esta marca a mi mujer que lo esta pasando otra vez regular.

Mr. Wiwi

 

Y por fin llegó el gran día. Primera carrera con la manada bichuna.
¡Qué grandes sois! En la salida, en la llegada, en el esfuerzo y en el disfrute.
Juntos es mejor.
Así dan ganas de más.

Gracias a Juan y Tomás.
PD: y además MMP

Mr. Tonche

 

Thanks Mr Lauval. Enorme bicho!!!

Mr. Fartleks Killer

 

Pues qué decir… super contento, la mejor experiencia de mi vida deportiva gracias a vosotros. Vamoos bichooos.

Mr. ManuK

 

Esto es un reconocimiento a un equipo, ¿vosotros sabéis lo que es eso realmente? no?? Pues vente con nosotros.

Mrs. Truji

 

Magnífico día acompañada de este grupazo.
Bichos Runners algo más correr.

Mrs. Sonichy

 

Con el equipo también se está aunque no se corra… Corre uno, “corremos tod@s”.

Mr. Horse

 

Da igual que seas rápido o lento, que corras por montaña o asfalto, que bebas cerveza o agua, ellos nunca te dejarán solo. Son mis compañeros. Soy bichosrunners.

Mr. White

 

Objetivo cumplido, y con lo que me esperaba en meta, como para no cumplirlo..
Next stop Penyagolosa!

Mr. Mountain

 

Cada vez mas satisfecho de este Club hay muy buen ambiente , FELICIDADES A TODOS !!!!!

Mr. Barbuo

 

Un fin de semana cargado de experiencia…y terminar con la media maratón de Málaga al lado de una gran familia de runner. Un gustazo.

Mr. Pozo

 

Mr. Vigara

 

La unión hace la fuerza,y esta vez estamos tod@s unidos por un motivo muy especial. Arriba Mr. Tee!!!
Te esperamos!!!

Mr. Teide

#staystrong Mr TEE.

Mr M

 

Siempre hay una primera vez y a partir de aquí solo queda mejorar!

Mr. Gas

 

Po si tu lo dices……será verdad. Málaga te quiero.

Mr. Anfibio

 

Es más fácil pasar por un túnel si te apoyas en alguien que ilumine tu camino.

Mrs. Truji

 

Penúltima semana de entreno. Esto está ya a la vuelta de la esquina. ¡Animo a todos!

Mr. Tonche

 

Las cuestas si no cuestan, no son cuestas. Sabiduría del refranero popular.

Mr. M

 

Formar parte de una familia de amigos.
Unirse en cualquier momento y ser uno más.
Establecer nuevas amistades.
Reír en entrenos y carreras.
Zapas nuevas cada 300 km.
Animarse unos a otros.
Mantener una sonrisa durante 42 km.
Run & beer de sioperras.
Tener fuerza de voluntad a cada entreno/carrera.
Emocionarse por los logros del resto.
Estar en las buenas y en las malas…

Mrs. Little

 

La familia y los amigos son la luz para enfrentarse a la oscuridad de los desafíos que te plantea la vida.
#StayStrong

Mr. TEE

 

Los kms mas sabrosos son los que se hacen en domingo. Y si es el domingo de la semana anterior a la competición, las sensaciones se duplican.
Después de muchos meses de bajón atlético y moral, después de un año y medio sin ponerme un dorsal con la intención de competir , de haber trabajado para mi, para mi marca, y cuando hace tan solo un mes que mi cabeza ataba mis piernas para que no andaran mas rápido de 5:50, hoy completo la última tirada de 18km con una media de 5:02. Con la ilusión de que en carrera y la motivación del grupo de corredores, sea capaz de recortarle algún segundillo más al crono.
Con ganas, recordando que la energía no se crea ni se destruye, si no que se transforma, yo transformo todo pensamiento negativo en positivo a cada zancada y recordando que esto es lo mio desde hace 26 años, que hubo una época que nada me quitaba la gana de correr, y que corriendo el mundo retumba de fuerza, de lágrimas solo de alegría, de abrazos de amigos, de millones de “yo puedo”, en definitiva, recordando lo bueno, hoy digo ¡estoy lista!
Salud.

Mrs. Cat

 

Con la manada superando retos!

Mr. Teacher

 

Máquina engrasada, el domingo lo daremos todo.

Mr. Pakorrecaminos

 

Esta semana tocaba descarga de kms, asimilar y disfrutar de mi hermano al que no veo tanto como me gustaria.

Mr. Mountain

 

Como todos los domingos, Málaga y yo tenemos una cita. Hasta el domingo que viene, haremos bien lo que no hicimos el año pasado.

Mrs. Pink

 

Muchas veces la meta es disfrutar la experiencia.

Mr. Beetle

 

Más monte, mejor compañía y más ganas de repetir.

Mr. Rubio

 

Por muchas piedras que aparezcan en el camino, TÚ puedes.

Mr. Fogg

 

Y por más que duelan los kms cuando te aprietan, que nunca falten esos dolores. Fuerza…

Mr. Law

 

Con tu sonrisa se puede llegar lejos. En los momentos en que te flaquean las piernas ahí apareces tú…

Mr. Pozo

 

A algún lugar te llevará y no será fácil.

Mr. Pingüi

 

Recuerdas cuando no podías más?
Recuerdas cuando creías haberlo perdido todo?
Recuerdas cuando sacaste fuerza de la nada?
Recuerdas cuando venciste?

Mrs. Skype T-X

 

Cuando crees que algo esta muy lejos pero al final lo tienes a tiro de piedra…..sub 1.45 a por todas.

Mr. Chesco

 

0 20

Miro al frente y solo veo nubes bajas. No puedo ver el camino que debería atravesar en el siguiente tramo, ni tan siquiera se intuye. El frío se unió como compañero de viaje desde hace ya demasiadas horas.  Mientras el viento me golpea de nuevo y la lluvia sigue quitándome energías, alzo la vista,  subo una de las últimas cuestas camino al siguiente avituallamiento y me sale en voz alta un pensamiento:

“Cuando llegue a Villaluenga abandono…”

“!No! ¡Lo has dicho, lo has dicho!” –  me repito en voz alta con desesperación.

22 horas de carrera y 126km recorridos. No se me había pasado ni por la cabeza abandonar, a pesar de que las últimas 7 horas han sido especialmente duras, muy duras, y ni tan siquiera estaba en mis pensamientos esa hipótesis.

Simplemente alzó la voz mi yo lógico y racional. Mi subconsciente fue más fuerte que mi intención de terminar lo que empecé y mi pasión por el trail, casi apagada por cruzar ríos con agua hasta las rodillas en condiciones meteorológicas extremas. Según oía mi propia voz entremezclada con la lluvia y el viento, sabía que la decisión no tendría retorno.

Unas horas antes, en el avituallamiento de Cortes de la frontera (118km) ya sabía que la situación se complicaba. Llegué sin entrar en calor, a pesar de ir a buen ritmo de carrera, pero con los primeros síntomas de frio calado en el cuerpo.

Me tomo mi tiempo en ese avituallamiento, comiendo pasta para coger energías y sopa caliente para entrar en calor. Los guantes y el buff los coloqué encima de un pequeño radiador, en un intento de secarlos el tiempo que estuviese allí.

Junto a él veo una silla. Me siento buscando algo de calor mientras no paro de pensar en qué condiciones estará la Sierra de Grazalema, si también se habrán convertido los senderos en ríos.

Solo veía como única vía para poder enfrentarme con garantías a la noche del sábado conseguir ropa térmica en Villaluenga. Cogí el teléfono, activé la red y llamé a mi amigo Pablo. Él vive en Ronda, era mi opción más cercana y le daría tiempo a llevarme ropa a Villaluenga, estimaba casi 3h el tiempo que tardaría en llegar.

Cae la noche alrededor de El Bosque, nadie esperaba lo que acontecería mas adelante. 

No me coge el teléfono. Le mando un mensaje y desconecto de nuevo la red. La suerte estaba echada, el destino marcaría mi carrera, no podía hacer otra cosa más que alcanzar el siguiente punto y esperar a que mi mensaje llegara a su destino a tiempo.

Desde ese momento ya era consciente de mi error, el error que me hizo abandonar a falta de 40k de carrera y no poder completar mi primer 100 millas. Ese error no lo cometí durante la carrera, ni antes de ella ni en su preparación. Es un error que se comete desde el primer momento que decides enfrentarte a la montaña sin suficiente experiencia en ella.

Es ley de vida, la confianza es parte de nuestro entrenamiento, creer en nosotros mismos para salir indemnes ante tantas horas de esfuerzo, pero por contra la confianza hace que te confíes, que descuides los detalles más básicos y sobre todo subestimes a la madre naturaleza desde la siempre soleada Málaga.

A efectos prácticos, sentencié la carrera en dos momentos. El primero en no prever que tras intensas lluvias del viernes y sábado, los senderos podrían estar muy mal y eso conllevaría estar mojado, siendo necesario (y vital en esas circunstancias) ropa seca para mantener el máximo tiempo posible el calor corporal.

El segundo, haberme quitado la ropa térmica que tanto me protegió la noche del viernes en el avituallamiento de Ronda (km 88). Esa primera noche, para mí y me atrevo a decir que también para muchos de los participantes de la prueba, ha marcado un antes y un después.

Solo se es consciente de las condiciones de frio, ventisca, lluvia, hielo y nieve que sufrimos cuando se piensa a tiempo pasado.

Al  salir del avituallamiento del puerto del Boyar (km 33), momento en el cual estaba cayendo una gran tromba de agua, me comentó un voluntario que las condiciones en el Simancón eran muy malas, que había que abrigarse mucho y que estaban abandonado mucha gente al llegar al siguiente punto de control ( Villaluenga km 46). En ese momento me puse la camiseta térmica y el guante caliente para poder contrarrestar lo que vendría.

Momento previo al inicio de la subida al Simancon

Tan solo a pocos minutos de salir del gélido avituallamiento (soportales de refugio abierto al exterior) los caminos empezaban a mostrarse en lo que se había convertido ya para todo el recorrido. Los senderos se convirtieron en arroyos, donde pisar en seco era una misión complicada. En esos momentos empiezo a no sentir los dedos de las manos, una sensación muy extraña y preocupante que permanecía durante largo tiempo.

El uso de bastones me hacía tener las manos en alto, así que solo me quedó dejarlos y avanzar con las manos abajo moviendo los dedos constantemente para favorecer el riego sanguíneo. Pude salvar la papeleta antes de llegar a la ascensión del Simancón, donde la aparición de la nieve hacía el tramo muy entretenido hasta que el manto blanco cubrió todo lo que alumbraba el frontal y la ventisca empezó a hacer acto de presencia.

En la parte más alta, donde una larga explanada recorre su cumbre hasta volver a descender, no había tiempo de pensar con un viento polar que empujaba fuera del camino. Solo había una opción: correr lo más rápido posible para salir de allí cuanto antes.

La nieve acumulada desvelaba el camino a seguir, siguiendo los pasos de los corredores que dejaban su huella al pasar. Las pisadas de los corredores marcaban el camino centrando la concentración en protegerse de la ventisca

El cielo ya avisaba de lo que nos esperaría

Un antes y un después es lo que marca esta edición en cada uno de los participantes, voluntarios y organizadores por las condiciones que se desarrolló. Los tiempos de carrera, los tramos y pueblos de paso, la belleza del paisaje y los deseos por llegar a Pradollano tomaron un sentido muy distinto al que todos hubiésemos querido.

La montaña saco su lado más crudo y cruel sobre nosotros, recordándonos que es ella la que marca los tiempos, la que nos deja entrar en su ser y que debemos ser parte de ella, admirarla  y saber respetarla, porque sus riscos, ríos, senderos, cimas y montañas no son más que cicatrices en su piel de su larga vida.

Con algo de distancia en el tiempo desde que abandone mi primera carrera, los sentimientos siguen siendo los mismos. No me arrepiento de que mi yo racional se impusiera en aquel momento, me hizo sentir débil, con frio y sin ganas de seguir.

No gusta tener que abandonar, a nadie le gusta tirar la toalla aun en aquellas condiciones, y se puede llegar a justificar la retirada y parecer que era lo más sensato. Y lo era, pero los errores de previsión no me lo perdono, se queda grabado en mi diario personal y no puede volver a pasar.

Nos alimentamos de vivencias que van sumando momentos clave a recordar a lo largo de nuestra vida de corredor e incluso en nuestra vida cotidiana, y desde luego que Bandoleros 2017 forma parte especial de ese tarro de experiencias que da forma a nuestra forma de ver y entender la vida.

Momento previo a la salida. 

Mr M

Porque no siempre las cosas salen como tienes previsto, pero nunca te rindes…

Mr. Law

 

Nunca solo!!! Es lo que tiene el monte, es algo más que correr.

Mr. Rubio

 

Haz lo que te haga feliz.

Mrs. Pink

 

Feliz de compartir ésto con mis Bichos.

Mrs. PepaC

Be water my friend……

Mr. Anfibio

 

Ya llegan las buenas sensaciones. A por el primer reto, sub 1:40:00.

Mr. Pakorrecaminos

 

Volviendo a sentir el asfalto.

Mr. M

 

Costará dejar aparte la larga distancia , nos metemos en la media recordando viejos tiempos.

Mr. Barbuo

 

Ya queda menos y sin sufrimiento no hay recompensa.

Mr. Pingüi

 

El bicho nunca se rinde el bicho cuida de la manada.

Mr. Core

 

No somos superhéroes, pero tenemos el coraje de enfrentar los mayores desafíos. #siempreFuerte

Mr. TEE

 

Con un equipo así, subir al podium es lo de menos!! Restando días para la MM 17’… inyección de motivación!!

Mrs. Little

 

La Manada hace posible los imposibles.

Mr. Fogg

 

Una suerte saber que te están esperando en meta.

Mr. Lauval

 

31k más que me acercan a la linea de salida de mi primera Ultra.
Seguimos deshojando la margarita.

Mr. Mountain

 

Y que le vamos a hacer, si soy un vicioso…

Mr. Law

 

Que ni la lluvia nos pare! Para preparar una media no importa el terreno, sino la compañía y esta es la mejor!

Mrs. Little

 

Que nadie lo haga por ti….Lucha!!!!!!

Mr. Sailor Man

 

Un ejemplo y pura inspiración, Pablo R. #siempreFuerte

Mr. TEE

 

En compañía mucho mejor.

Mr. Chesco

 

Ya falta menos para Penyagolosa, afinar detalles y tiradas.

Mr. Mountain

 

Ya estamos preparados para la media… llevamos puesta nuestra sonrisa… solo nos falta lo demás.

Mr. Rubio

 

Buen entreno con un peaso de bicho iruaaaaaajjjjj!!!!!!!!!!

Mr. Core

 

Mi fiel compañera de entrenamiento.

Mrs. PepaC

 

Volviendo poco a poco después de la maratón dd Sevilla. A por la media de Malaga!

Mrs. Pink

 

Donde empieza y acaba un sueno.

Mr. Lauval

 

Falló la planificación. Ganó el sentido común.

Mr. M

 

Motor nuevo…… km

Mr. Anfibio

 

Entre esas horas de entrenamiento, siempre viene bien alegrarse un poco la vista.

Mr. Beetle

 

Bandolerita. 87 km. Prado del Rey.

Mr. Barbuo

 

Con mi brother iruaaajjj. ya queda poco pa nuestra media!

Mr. Pingüi

 

Mirada al frente.

Nervioso e intimidado. Las palabras que podrían definir mi percepción de lo que me rodea ahora. 

Sentado esperando mi comida, a pocas horas de empezar la ultra, con el dorsal recogido, las mochilas entregadas y el trabajo realizado, la incertidumbre que siempre me acompaña en estos momentos se convierte en nervios y dudas. 

La noche no acompañara, se prevé viento, lluvia, niebla e incluso nieve en las cumbres. Desde luego que este panorama ayuda a tener nervios sobre lo que acechara cuando caiga la noche. 

Llego a la prueba con el plan de entrenos cumplido al 96%, siguiendo cada instrucción de mi entrenador y adecuando familia y tiempo libre a el objetivo. 

Esta vez, todo lo controlable no esta controlado. Los meses previos han sido muy atareados, poco tiempo para preparar los entrenamientos y la cabeza siempre ocupada con el día a día. Eso me ha llevado a no tener buenas sensaciones en estos 4 meses cuando los entrenos eran exigentes. 

Ahora mas que nunca hay que tirar de cabeza y casta. He de usar la experiencia de ultras anteriores y buscar la concentración máxima para evitar malos pensamientos que me lleven al fondo del abismo. 

Toca sacar la rabia contenida, mirar al frente y buscar con la mirada el siguiente punto.

Repetiremos una vez mas el mantra que me lleva persiguiendo mas de dos años en cada momento de bajón:

“Lo que se empieza, se termina”

M

Me llevo muchas medallas…..Ustedes!!!! See you Next year Sevilla!!!

Mr. Sailor Man

 

El que avisa no es traidor. Voy a volver al pasado. Sin resentimiento.

Mr. Anfibio

 

Solo hay una forma de superar el muro: visualizando el objetivo. Bandoleros vamos a por ti.

Mr. M

 

Este año echo de menos a mis chicos del sub 1h40′, comienzo de año bastante nublado sin ellos.

Mrs. Truji

 

Semana de recuperación completada. Nuevo concepto en marcha: el bike and beer. Ahora, a por la MMM17

Mr. Law

 

Semana de relax… De todo hace falta entre una carrera y otra. A por la media!

Mrs. Little

 

Correr no, pero andar… Málaga is waiting for us!

Mr. Teacher

 

BANDOLERITA 86 KM !!! IS COMING!!!

Mr. Barbuo

 

Recuperando tras la legendaria carrera en Sevilla. Poniendo el foco en la Media de Málaga!

Mr. TEE

 

Monte o playa???

No importa el sitio… se trata de otra cosa.

Mr. Rubio

 

Reseteando después de la maratón de Sevilla.

Mr. Pingüi

 

Cambiando de dia la tirada larga para disfrutar un poco desde el otro lado.

Mr. Beetle

 

“Nunca te rindas y siempre fuertes”. DEP Pablo Raez.

Mr. Pakorrecaminos

 

Un carnaval de Poker por Cádiz.

Mr. Pozo

 

5 años atrás … el tiempo pasa corriendo.

Mr. Lauval