Monthly Archives: febrero 2016

0 18
“Javi, terminar Calamorro te hace héroe. No questions!” – Mr. Belu

Cada pueblo tiene sus mitos, leyendas y lugares significativos que impregnan tus recuerdos para siempre. Nacer y crecer en Arroyo de la Miel, te dota de un gentilicio: el de chichilindri.  Esta palabra  te condiciona a contemplar a diario la belleza del mar, y en dirección opuesta, enfrentarte al contraste de la magnificencia de su Skyline, dibujado por sus dos cerros más significativos, que sirven de Atalaya: el Carramolo (así llamamos los chichilindris al Calamorro), y el Cerro del Moro, coronado por el repetidor, y que justamente dibujan el trazado de la Calamorro Trail, prueba reputada y ya consolidada en el calendario de CxM.

Para un niño pequeño de mi generación (nací en el 78), el repetidor es un lugar mítico. Aquel amasijo de hierros posibilitaba que la primera y la segunda se vieran con una mayor nitidez en la tele, frente a los mismos canales que recogían la señal desde el Mulhacen, donde la imagen aparecía cargada de “palomitas” que roían el vidrio del televisor y el audio cargado de interferencias.

Todos los chichilindris de mi generación, guardan recuerdos entrañables impregnados con esos lugares. Por ejemplo, allá por el 83, el Arroyo apareció más frío que nunca. Al ir al colegio, niños y mayores contemplaban con ilusión, extrañeza y embobamiento una estampa histórica. El Calamorro y el repetidor… ¡¡¡estaban nevados!!!!!

223968_2064096095748_5959024_n
También recordamos como un par de años más tardes, el fuego fagocitó toda la montaña y la densa arboleda de pinos, quedó reducida a tragedia calcinada, para tristeza de los lugareños.

Mi padre solía llevarnos hasta esa antena. Para ello, había que subir en coche hasta cerca de Mijas y desviarte por una estrecha carretera plagada de curvas que ascendía serpenteante. Desde allí, el aire era puro y el horizonte, infinito. Una vez, ya de adolescente, incluso conseguí coronarlo en bici. Su trabajo costó, pero el esfuerzo mereció la pena.

Llevaba ya un tiempo queriéndome iniciar en alguna competición de Trail Running. Si bien había cumplido varias veces con el ritual de subir al lobo, característico de los bichos y en alguna ocasión incluso coronar el Calamorro, nunca había realizado rutas mayores a 12 Km y mucho menos competir.

Mr M me provocó: “Calamorro hace héroes. Es muy dura. Elige otra más fácil para empezar, pero si decides hacerla y la terminas, te ganas el derecho de entrar en el Olimpo” –  Las palabras héroe y olimpo resonaron en mis neuronas durante meses. Definitivamente había que debutar allí, me pesara lo que me pesara.

Arrastraba molestias en el metatarso desde la última maratón, que me impidieron entrenar específicamente la carrera, no obstante decidí mirar hacia delante. Mi pasaporte al Olimpo no podía postergarse.

IMG-20160223-WA0026

El resto, es historia…. Subidas, bajadas, toboganes que rememoran la escena de las vagonetas de la mina en Indiana Jones y el templo maldito. Comí y bebí como si no hubiera un mañana en los avituallamientos y sentí el micro clima característico de la zona de los bancales, donde necesitas emplear más de 20 minutos para avanzar unos escasos 400 metros. Allí es donde te dejas la piel de humano y, si consigues coronar el pico, el horizonte se te hace infinito y la majestuosidad del repetidor te corona como héroe para el resto de tu vida.

IMG-20160223-WA0054

El dolor agonizante del metatarso, se mitigó con la ayuda de Mr. Law, fiel escudero iniciático en esta aventura, además de la ayuda del grupo de Mrs Rayban, la organización y el resto de corredores, especialmente aquellos provenientes del gran Club Axarlon.

IMG-20160223-WA0034

Definitivamente llegué a meta, donde me esperaban los besos de mi mujer y de mi hija que me supieron a miel y ambrosía, y el resto de los bichos que participaron de la épica.

IMG-20160223-WA0073

Gracias Law, por guiarme hasta la meta del Calamorro Trail… ALLÁ DONDE SE FORJAN LOS HÉROES!!!!

Mr. Fartleks Killer

0 19

Han pasado dos semanas desde el primer capítulo, y ya hay algunas cosas interesantes que contar. Para comenzar, debo reconocer que, teniendo a tiro lo que ha sido la carrera más dura que he hecho hasta la fecha, el primer Trail Sierra de Aguas, en Álora, me dediqué estas dos semanas a hacer entrenamientos de mantenimiento para llegar en óptimas condiciones. O, para ser más exactos, eso hice hasta el miércoles anterior -día 3 de febrero-, que me dio un calentón por las malas sensaciones que estaba teniendo y salí a destrozarme las piernas corriendo. Mentalmente fue un éxito, para mis piernas fue una apuesta demasiado arriesgada.

Tras dos sesiones de gimnasio, un día de natación y, creo, 5 de salidas varias a correr, nos plantamos cuatro locos en la línea de salida del mencionado Trail -Mr Belu, Mr Marín, Mr Primo Pro y servidor- dispuestos a dejarnos las pelotas allí. Y tanto que lo hicimos.

trail alora

Aquí los Fantastic4

Tras el pistoletazo de salida, puse ritmo crucero y disfrutón, bastones ya en ristre listos para ser utilizados, dejando pasar a todo el que tenía prisa. Me sorprendí a mí mismo al comprobar que el ritmo crucero es bastante más rápido que hace si quiera medio año, aunque el ánimo se vino abajo de repente al tropezar con el primer obstáculo del día: un tapón en una subida que nos tuvo más de 5 minutos parados.

Una vez salvado el primer escollo, enganché a Alejandro Mena y su compañera Angi, de Runns’app, y me quedé con ellos hasta que no quise forzar para seguirles el ritmo; más tarde les daría caza y les tomaría una cierta ventaja.

Entre senderos impresionantes, bajadas embarradas y, sobre todo, subidas que daban ganas de echarse a llorar, me planté en el avituallamiento previo al primer corte, que era en Carratraca, donde hice un mini break para reponer fuerzas.

12694744_815407721915434_4157328605395966601_o

A ponerme ciego de naranjas!

Y, por las mismas, comenzaba uno de los tramos que peor recuerdo de la carrera: una subida sinuosa, no muy pronunciada, pero sí larga y dura a causa de la arena, que hacía que se hundieran los pies. Por suerte, tras la ascensión, di caza a los dos corredores que tenía delante -era una pequeña motivación que me había impuesto para no bajar el ritmo- y en la bajada me quedé bastante a gusto dando rienda suelta a las piernas, llegando por fin a Carratraca -donde, por cierto, fueron bastante crueles haciéndonos pasar por la puerta de La Fonda de la Pepa!!.

12711207_10208587157700166_8314128398581244443_o

La carita que se te queda después de bajar como alma que lleva el diablo.

Primer corte superado, mejor de lo que esperaba: 3h36′. Tocaba parar, sentarse cinco minutos, tomarse un respiro, informar, comer y beber bien, y continuar. Al partir me encontré con Mr Turtle, que venía de hacer la carrera de 17 kms, el cual me deseaba suerte. Y la iba a necesitar, porque es a partir de aquí donde comienza lo bueno, pues nada más salir de Carratraca toca pelearse con una subida de más de 5 kms que me dejó las piernas más tiesas que un gato de yeso, recorriendo la zona de los molinos de viento, para coronar en el km 32 y afrontar, de golpe, una bajada de 9 kms.

El primer tramo de bajada llevaba hasta el km 36, el segundo corte de tiempo, un tramo técnico que hice a todo lo que daban mis piernas. Quería probarme y arriesgué, y la jugada me salió bien a medias: me vi fuerte, pero al llegar al avituallamiento -con el corte pasado por una hora, llegué en algo más de 5h30′- tenía la rodilla izquierda bastante perjudicada. Tras un breve descanso, y encantado de recibir ánimos de Felipe Navarro, colega de profesión, proseguí la marcha.

De ahí en adelante, lo que tocaba era apretar los dientes y avanzar lo más rápido posible. Podía trotar en llano a un ritmo aceptable pese a la rodilla -a 6′ por km iba bien- pero las bajadas eran un infierno, y en las subidas tenía los isquiotibiales tan cargados que casi me echo a llorar al ver una rampa. Si no llego a ir con los bastones, me quedo en el km 42 sentado en el avituallamiento.

Ahora voy a dedicarle unas palabras al que diseñase el recorrido de la prueba: SI TE PILLO EN ESE MOMENTO, TE JURO QUE TE DESMEMBRO A BASE DE PELLIZCOS, SIMPÁTICO! No se de quien fue la brillante idea, pero el hecho es que, con 43 kms en las patas, ponen una subida de 5 kms sin tregua alguna, con un tramo final de subida de 1’5 kms donde había que trepar cual gato. A llorar me puse en un momento de la impotencia, increíble el desnivel de esa subida.

Por suerte, al coronar en el 48 había una bajada de 3 kms hasta la meta, y ahí ya no importaba ni el dolor, ni el cansancio, ni Rita la cantaora: solo correr como un poseso para cruzar la meta lo antes posible, lo que sucedería, tras adelantar a un buen puñado de corredores en la bajada, con un tiempo final de 8h05´49”. Muy contento, teniendo en cuenta que buscaba bajar de 8h y que desde el km 36 iba con la rodilla fastidiada. YA PUEDO DECIR QUE SOY ULTRERO! jajaja

trail alora 2

Aquí el post carrera con el enano gruñón, que me dio un hachazo en el km 30 y no lo volví a ver hasta la meta.

En cuanto a los demás, Marín se cascó 5h5’´, Belu 6h40′ y Primo Pro algo más de 7. Vaya con el trío la la la, están más fuertes que el vinagre!

Ahora toca recuperar las piernas dos semanas hasta Calamorro, en la cual iré de sherpa de Mr Fartlek Killer en su debut en trail, y, a partir de ahí, a preparar específicamente los 101 kms de Ronda!

PD: debo reconocer que lo que más me dolió no fue la rodilla, sino la pecha de horas que me tuve que pegar calladito sin hablar con nadie jajaja

Mr Law

0 18

Cesar Sanz escribe en nuestra web sobre las sensaciones que un atleta dedicado siempre en cuerpo y alma al máximo rendimiento tiene cuando pasa un tiempo dedicado sólo y exclusivamente al simple disfrute de correr por correr. Su presentación corre a cargo de Mr Beetle:

Cesar Sanz es un corredor veterano nacido en 1966, mezcla de Alavés y Navarro. Un gran deportista, de dilatada trayectoria, que obtuvo sus primeras satisfacciones a nivel competitivo a través del ciclismo y cuyos logros continúan hoy día  en el atletismo, pese a debutar a una edad bastante avanzada y a practicarlo como afición, con la consiguiente limitación de tiempo para entrenar.

cesar sanz trofeos1
Según él, los resultados conseguidos y la continua mejora de sus marcas son el fruto del estudio, la experiencia y los entrenamientos acumulados, y no a unas cualidades físicas excepcionales.
Sus investigaciones sobre este deporte lo han convertido en un excelente conocedor de la fisionomía humana, y de las mejores técnicas para conseguir buenos resultados deportivos, consiguiendo esquivar a enemigos como la edad y las lesiones, lo que le ha llevado a ganar muchas carreras e incluso a algún profesional en activo.

Todo eso lo plasma actualmente en su libro “Atletismo para veteranos y en su blog: rediles.com/atletismo donde lo conocí y al que agradeceré siempre sus consejos y enseñanzas para seguir disfrutando de esta pasión.

81-6CZACaIL   CORRER, pum, pum, pum, jadeo, jadeo, me he convertido en el rapero de los caminos. No hay prisa, sólo existe el ansia de devorar kilómetros, pum, pum, jadeo, pum, pum, jadeo, siento la brisa en la cara, infinita caricia de mi amante lasciva (¡espero que no se entere mi mujer!)

   CORRER, no existen problemas, las desdichas cotidianas se deslavan en la lluvia o decoloran bajo el sol, pum, pum, jadeo, se une a la orquesta un coro de ranas en su charca, respetando un silencio a mis pasos infinitos y al borbollar del riachuelo. Una garza enorme alza el vuelo llevándose mi alma hasta perderse de vista, y vuelvo a hacerme la misma pregunta de siempre ¿Cómo es posible que existan las adversidades? En mi camino la desidia y la tristeza parecen cosas de ciencia ficción.

   CORRER, incluso el dolor muscular es bienvenido, otro compañero de aventuras, la oveja negra de la familia, sí, pero a la familia hay que quererla. Jadeo, jadeo, el pum, pum no es tan amigo de la hierba como mis rodillas, he penetrado en el hayedo, sólo se oye el murmullo de la vida, reino de hadas y ardillas, ¿o son lo mismo? El camino se convierte en un laberinto de rocas, aprovecho para sacar un bidón y saciar la sed, incluso el beber se convierte en un placer inmenso cuando galopo, a tu salud lagarto de colores, y a la tuya cuco, cúcú, cucú, vamos charlando un rato.

   CORRER, toca bajada por camino de cabras ¡Cuidadín! El hayedo se convierte en místico robledal, a ver si hoy veo al raposo del otro día ¿Es eso lo que creo que es? Me desvío del camino para acercarme, efectivamente la seta es de tamaño XXL, una galamperna estupenda para hacer a la plancha, suerte tiene de que ahora voy vestido de luces que si no…

   CORRER, va llegando el fin del camino, dos horas y media de placer metafísico, las piernas vacías, la mente limpia y radiante en un recorrido de inocencia absoluta, un par de ampollas para recordarme que soy humano, y en el alma ¡la victoria!, treinta kilómetros de gloria-tremens ¿Quién va a decirme que no he ganado? ¿Acaso no tengo en mis piernas el secreto la dicha? He logrado hacerme uno con el bosque, el aire, el camino ¡¡MI!! camino.mr

Mr Sanz