Monthly Archives: diciembre 2014

0 67


Ya es inevitable, este año se acaba. Estamos rebañando el plato del 2014 y es época de mirar hacia atrás, disfrutar recordando los buenos momentos, redimir nuestros pecados y pensar en lo que se nos viene encima.

Esta última entrada del año nos gustaría mirar atrás y pensar en futuro en cuanto al movimiento bichos runners.

Como se decía en el primer post de este blog El error de “la soledad del corredor de fondo” allá por el mes de Abril, los designios del destino unieron a unos runners aficionados con más ganas de hacer deporte que conocimientos en la materia. Desde aquel momento hasta ahora ha pasado muchas cosas.

No voy a repetir de nuevo lo que se puede leer en el transfondo de todos y cada uno de los textos que se comparten aquí, os dejo el último video que se publicó hace unas semanas, donde se transmite la esencia de este rincón del running donde lo de menos es hablar de running.

Encaramos el 2015 con nuevos proyectos que hemos estado rumiando durante este año y que poco a poco irán viendo la luz.
Como cambio más importante, a efectos de comunicación, es el lanzamiento a principios de año de la web www.bichosrunners.com para centralizar todos los contenidos creados y tener un espacio donde compartir y dar difusión a los proyectos que tendremos en la próxima temporada.

Desde un punto de vista deportivo, estaremos en prácticamente todas las carreras relevantes a nivel provincial y algunas otras a nivel regional y nacional. En total se esperan hacer más de 3.500 kms entre los miembros más activos del grupo (15 personas) repartidos en carreras de asfalto, trails, ultra trails, MTB y triatlones.

Con respecto al blog que llevamos alimentando desde hace poco más de 8 meses, tenemos el reto de multiplicar las visitas tenidas este año con una planificación de entradas periódicas, colaboraciones puntuales y artículos adhoc relativos al running siguiendo la misma filosofía llevada hasta ahora, así como mantener las atípicas crónicas de carreras y los diarios de entrenos en las fases de preparación de carreras.

Agradecemos desde aquí a todos los que nos habéis seguido en nuestras andanzas cervantinas y que con vuestro apoyo habeis conseguido que en este poco tiempo  hayamos ya alcanzado una media de 2.500 visitas mensuales.

Tenemos muchos proyectos en mente, los iremos desvelando según  vamos dándoles forma y color durante este año. Estamos seguro que te sorprenderán.

Los bichos runners están apoyados actualemtente por los siguientes sponsors y colaboradores, a los cuales les agradecemos su confianza y apuesta por corredores populares.

http://daniperezrun.com/http://www.gestoresmalaga.com
http://www.podologialapaz.com/  http://www.cuveladicciones.es/
http://www.lacervezotecadealhaurin.com/
http://www.garcesabogados.com
http://www.qicenter.es/
http://www.printshopdigital.es/
El equipo de bichos runners

0 69
ATENCIÓN!!!! SOS!!!!!
Los BICHOS RUNNERS te necesitan!!!! Ayúdanos a que 226ers nos sponsorice el 101 KM RONDA BICHOS RUNNERS CHALLENGE !!!!!!!
La prestigiosa marca de nutrición 226ers, ha sacado a concurso la posibilidad de sponsorizar a una persona y/o equipo que proponga un reto apasionante.
A los Bichos Runners nos encantan este tipo de embrollos, así que nos hemos tirado a la piscina.
¿Qué necesitamos de tí?
 
Tú voto para nuestra candidatura !!! Seas BICHO RUNNER, o un familiar o un amigo, o PRIMEGUI, o MAREA NARANJA, o IRONMAN MIRAFLORES, o BEER RUNNER, o CUASICUARENTON, un BUSCALIOS, o simplemente… una BUENA PERSONA….
 VÓTANOS!!!!
 ¿Cómo puedes votarnos?
Sigue estos pasos:
 
1.- Conectate a Facebook
2.- Abre en otra ventana la página: 
 
 
3.- pulsa en VOTAR PARTICIPACIONES
 
 
 
4.- La página falla muchísimo. Dependiendo el navegador que utilices, la pantalla podrá aparecer en blanco. Para arreglarlo, pulsa aquí
 
 
5.- Ahora te aparecerán todos los retos. Busca el nuestro en el buscador (pon JAVIER GALLEGO)
 
 
 6.- Ahora pulsa sobre VOTAR
 
 
7.- Acepta las casillas de verificación de EASY PROMOS que te aparecerán
 
LISTO!!!!
Por favor, dale difusión a este POST. Compartelo en FACEBOOK, WHATSAPP, TWITER y por todos los medios que puedas.
La comunidad RUNNER DE ANDALUCÍA se juega su prestigio…. Juntos lo conseguiremos!!!!!
 
GRACIAS!!!!!!!!!!! VAAAAAMMMMOOOOS!!!!!

0 58
Dos semanas después de haber terminado la carrera y sin restos de endorfinas generadas por la prueba, me gustaría contaros que vencí mis miedos, que ahora confío más en mí mismo, que me siento más fuerte moralmente, que me valoro más y un largo etc…..pero la verdad es que no es así.
Me siento igual que hace dos semanas, no ha cambiado nada. Sólo que puedo decir que terminé.
Muy contento por ello, pero como con otra prueba más. No he sufrido como pensaba durante la prueba, no me pregunté qué carajo hacía aquí…..  cuando en otras ocasiones lo había hecho en más de una ocasión.
Es una sensación agridulce
Agri porque no se si actué bien y no se si estuve a la altura de las circustancias.
Dulce porque tres semanas antes y después de realizar las llamadas tiradas largas la cosa no pintaba nada bien y al final lo conseguí.
¿Está escrito que un compañero debe de esperar a otro cuando este no va fino?
¿Hasta donde debe acompañarlo?
¿Eres mal compañero si no lo haces?
¿Le ayudas si te quedas?
Aún tengo esta duda… porque yo no lo hice. Actué como me hubiese gustado que lo hubieran hecho conmigo. En dos ocasiones tiré y  “no miré atrás”, tampoco es que fuera muy rápido pero no esperé ni acompañé al compañero.
Tenía claro antes de empezar que no iba a conseguir la “marca” propuesta, no estaba preparado para ello, ni física ni mentalmente.
El tema es que un día antes decido que correría con un compañero…y así se lo hago saber.
El previo a la carrera como siempre, no tenía nada que perder al contrario mucho que ganar….al menos moralmente.
Comenzamos y los primeros kilómetros íbamos bien, o por lo menos cumplíamos con el ritmo marcado.
Yo sabía que él no andaba fino, estaba tocado por eso en el km 8 le digo “vamos bien ¿eh?”-  ingenuo de mí – ”joder no vamos a ir bien”.
Pero con el paso de los kms observaba de reojo que él no iba tan fino, aun así no bajamos el ritmo. Pero en el km 23 tiro y dejo a mi compañero… ¿hice bien?.
Por un lado pienso que si, porque “no le obligaba” ir a un ritmo que por su dolor no podía aguantar, incluso creo recordar que nos miramos y yo quise entender: vete, sigue tú.
¿Me tuve que haber quedado? A día de hoy no lo sé. Ni siquiera yo sabía con certeza si podía terminar ya que en unas de las tiradas largas en el km 28 me quedaba sin fuerzas, muerto.
Decido probarme y seguir en solitario. Cómo no tenía historias en la mente pues otra más… y no contento con ello, antes de enfilar ciudad jardín escucho:
“Juan, ¿y mi marido no está contigo?” Como pude le contesté que no sabía nada de él, aunque mi mente le decía: lo he dejé tirado, Michel perdona. No actué con mala fé.

He leído tu post Maratón Málaga 2014 (Epílogo segunda parte) y no me tienes en cuenta. Gracias.

 Pero aquí no acaba, había que subir y bajar los km 33 al 36. Tres semanas antes sucedió lo mismo que en el 28, pero esta vez en el km 32.
Nunca antes había corrido más que 32.01 km y me tocaba enfrentarme a lo desconocido, a mi cansancio, al supuesto muro, a la negativa de mi traslado, a mi mal hacer con mi compañero… y para rematar la faena me encuentro a otro compañero roto, caminaba… creo recordar que corrimos juntos unos metros y esta vez soy yo quién le dijo que no podía, al verle me vine completamente abajo como en las últimas tiradas.
Recuerdo que le dije a Raúl”hay que ser positivo que la cosa está muy mal”. Al llegar al avituallamiento de  la rosaleda mi dio una pastilla no sé de qué, me dio agua y seguimos corriendo… también lo deje atrás.
¿Hay que ser hijo de puta verdad? Pues yo lo hice, el me ayudó y yo seguí. Raúl Perdona. Tampoco estuve a la altura.
¿Que hace cualquier otra persona? Se queda a su lado y camina hasta la meta…..
A los dos os pido disculpas, igual me estoy fustigando demasiado, pero es lo que siento. La sensación agri le gana a la dulce. Y esto es lo que recuerdo de mi primera maratón.
Pero como he dicho yo actué así porque así quiero que hagan conmigo… ¿verdad Fran?
Mr Anfibio

0 59



Alguno de los que lea este post, pensara que esto va de publicidad, eslóganes o del coleta de Podemos.

Tranquilos no voy a proponer crear un circulo ciudadano @BichosRunners, para hacer asambleas de votación, decidiendo la próxima quedada para trotar a ritmo de 5’00 min/km.

Os voy a contar porqué si se puede, porqué siempre se puede, y porqué nuestros límites están más lejos de los que nosotros mismos conocemos.

Mi historia podría empezar por muchos sitios, por la de un niño rubio que se ponía colorado cuando aceleraba el paso, y suspendía gimnasia, o por la del adolescente que hacia todos los deportes que se ponían de moda, pero que en todos era un desastre.

Esa historia cambio ahora hace unos 3 años, pero para llegar ahí, hay que remontarse a un invierno de los años 90, cuando una sucesión de días de fiebre alta me llevaron a una cama del Carlos Haya, durante 10 días.

De allí salí con una afección crónica renal, que no precisaba más que controles rutinarios durante años.

Todo fue rutinario y normal hasta que en año 2009, 2 meses antes de que naciera mi hija, tuve que empezar con la diálisis. La diálisis es el tratamiento sustitutivo de la función renal, porque o te tratan o simplemente te mueres. Así de crudo y duro.

Mi vida se dio la vuelta como un calcetín, solo veía el día siguiente y la cara de mi hija, para tener las fuerzas suficientes para levantarte de la cama, irme a un centro de diálisis, y pasar 5 horas, viendo cómo te quita un poco de vida, a la vez que te la da, esa máquina enorme que limpia tu sangre…y siempre pendiente de el teléfono que parece que nunca suena con la noticia que esperas.

Y un día suena el teléfono, en mi caso fue la tercera vez, un viernes de dolores de hace 3 años, 8 meses y 11 días…y allá que vas a un quirófano, lleno de esperanza y de miedo, viendo la cara de tu mujer y de tus padres con el mismo miedo y la misma esperanza que tu, imaginando que por fin tu vida puede cambiar, que puedes volver a dormir fuera de casa, a comer plátanos, a beber agua, a acompañar a tu hija a las clases de natación.

Muchos pensareis ahora, y esto que tiene esto que ver con el running. Pues en mi caso mucho. Al que ahora algunos conocéis, llegó a pesar 80 kilos y se ahogaba subiendo las escaleras de su casa después de salir del hospital ya trasplantado, y pasar unas meses de vida cuasi normal, que en mi caso, se resumen, en 16 pastillas diarias, control de la tensión y del volumen de orina.

A esos 80 kilos le siguieron un aviso de los médicos: Óscar si quieres que tu nuevo riñón te dure, tienes que bajar de peso y comer un poco menos.

 El antes y el despues de correr
 ¿Y que podía hacer yo para bajar de peso y no tener que dejar de comer de casi todo? ¿Podría andar en la cinta del gimnasio mientras la niña esta en clases de natación? ¿Perdería así unos kilillos? Pues vamos a ver qué tal…

El resto de la historia, más o menos la podéis imaginar… De andar a trotar, de ahí, a correr un poquito, comprate unas zapatillas “de correr”, hacer 5 km…

Y poco a poco pequeñas metas, sin pretensiones, disfrutando, sufriendo, viendo la cara de mi mujer y mi hija en todas las metas, algunos diez mil, cinco medias maratón, dos maratones, cada vez un poquito más rápido, y un poquito más lejos, y siempre en la mente una frase, en los momentos difíciles, cuando las piernas ya no van, y en los momento en que cruzas el arco de meta… SI SE PUEDE…

NUNCA LO OLVIDEIS, SI YO PUEDO VOSOTROS TAMBIEN

Mr White

0 53
La semana antes de la V Maratón Cabberty Málaga hice el ejercicio de rememorar mi primera experiencia como maratoniano en la edición del 2013 (http://bichosrunners.com/1a-temporada-4o-capitulo-364-dias-atras/). En ese post contaba, con la perspectiva de un año de distancia, mis sensaciones antes, durante y después de la carrera y, lo que es más importante para mí, las conclusiones que saqué de la misma. También decía que eso no era mi más ni menos que mi experiencia (mi primera experiencia) y que, por tanto, no contaba con elementos de comparación más allá de las, tan poco útiles aunque siempre de agradecer, experiencias ajenas.
Este post, que cierra la temporada, trata de lo que pasó en la mañana del pasado día 7 de diciembre, antes, durante y después de la carrera.
Las sensaciones este año eran muy distintas. El haber corrido otra maratón tres semanas antes y, sobre todo, las continuas lesiones que he venido padeciendo durante la preparación, y que no había superado completamente (ya os lo conté en mi anterior post), me habían traído cierta inquietud sobre si sería capaz de acabar la carrera. Confiaba en que lo haría (siempre confío en que con trabajo puedo alcanzar lo que me proponga) pero, curiosamente, prestaba más atención a mis problemas físicos que a la falta general de entrenamientos que estos problemas me habían causado. Quiero decir que estaba convencido de que si la lesión me daba tregua durante cuatro horas (el pico ya se vería) nada me impediría acabar.  
El sábado fue para compartir con los @bichosrunners, quedamos para recoger el dorsal (agradecimiento a Rafa Luque por permitirnos llevar un dorsal solidario) y visitar la feria del corredor y, de ahí, a almorzar juntos para compartir los penúltimos nervios.
 
 
 
 
 

 

Las horas previas, ya en la mañana del domingo, podrían ser un calco del año pasado. Dormí bien, desayuné, me duché, como siempre antes de las carreras, me vendé. La única salvedad es que en esta ocasión Esther no me acompañó desde el principio (ella también va cogiendo experienciaJ) sino que quedamos en que me esperaría en el 23k y, ya después, volveríamos a vernos en meta. A cambio este año contaba con la compañía de los @bichosrunners con los que había quedado citado un rato antes del inicio para calentar juntos, organizarnos según las marcas que pretendíamos hacer y darnos el último achuchón de ánimo.

Mi intención era tratar de acercarme a la marca del año pasado (algo por debajo de las 4 horas) y Juan Antonio decidió que iría conmigo (era su primera maratón y hasta el día antes había dudado del ritmo que llevaría). La compañía se presentaba óptima, ya hemos compartido rodajes durante los entrenamientos, nos llevamos bien y a ninguno de los dos nos gusta mucho hablar en carrera así que todo bien. Dan la salida y pronto confirmamos que, para empezar, hemos acertado en la ropa elegida (la mañana es fría pero a medida que pasan las horas contaremos con el inconveniente de que subirá la temperatura en la mayoría del recorrido al sol pero que, en las zonas en sombra seguirá haciendo fresco).
Los primeros kilómetros se suceden sin novedades, damos la vuelta en el Palo en el 8k y emprendemos el regreso. Sobre el 14k nos encontramos con el Sensei (www.daniperezrun.com) que nos da una palmada de ánimo y, un poco más adelante, con Luis Gragera que también nos alienta.
La carrera discurre sin novedades hasta el 18k cuando empiezo a tener una sensación extraña. No me duele nada, no tengo hambre, no estoy cansado, pero siento que algo no marcha bien. No le digo nada a Juan y seguimos adelante hasta que un poco más allá enfilamos la zona del Martín Carpena y el viento en contra me plantea una dificultad que no debería ser tal. Sopla fuerte pero con toros más bravos he lidiado. Juan se distancia unos metros y yo trato de mantener el ritmo pero, simplemente, no puedo.
Esther me espera en el 23k y cuando me acerco a ella me pregunta cómo voy. No me gusta decirle que voy mal en carrera pero me sale del alma: “voy fatal”. Sigo adelante, le digo a Juan que no me espere, que tire él y me apresto a pasar lo que, creo y espero, que sea un bajón momentáneo.
 
 
Sin embargo, el tiempo entre el 23k y el 26k se me hace eterno. Los indicios trataban de advertirme de que el depósito de reservas se ha agotado. Pienso en retirarme, en pedirle a un voluntario el teléfono para avisar a mi mujer de que no he podido seguir y que venga a buscarme. Oigo como otro corredor le pide un gel a otro voluntario y, como este le dice que no tiene, me planteo darle el mío (de todos modos a mi no me va a servir y a él puede ayudarle a pasar un mal trago). No avanzo. Pienso en que si no soy capaz de dar otro paso cómo voy a correr casi 20 kilómetros más. Pienso en mi familia que irá a la meta a verme llegar. Pienso en los @bichosrunners. Pienso, pienso, pienso. No recuerdo haber pensado tanto durante una carrera. Poco a poco dos pensamientos se van abriendo paso en mi mente, por un lado, que esta es la primera vez que estoy realmente jodido en una carrera y no puedo dejarme vencer, por otro lado, que no debo pensar en llegar a la línea de meta, sólo al 34,5k donde acaba el último tramo cuesta arriba de la prueba, en que si soy capaz de llegar allí tengo opciones de cruzar la meta. Me ayuda pensar que en lugar de 18 me quedan “sólo” 10 kilómetros. Pienso en todo eso mientras no dejo de avanzar.
Me encantaría decir que voy recuperando las buenas sensaciones pero no es así. Es cierto que he borrado de mi mente la idea del abandono pero también lo es que sufro a cada paso que doy. No me queda más remedio que hacer algunos metros caminando y pararme en los avituallamientos con la esperanza de que el isotónico y el agua hagan “más efecto”. Trato de racionar los dos trozos de plátano y el gel que me quedan en el bolsillo hasta llegar al 30k, a partir de donde la organización incluye el plátano en los avituallamientos.
Se que Esther me va a buscar en algún otro punto por que se habrá quedado preocupada al verme tan mal tan lejos de meta. Y allí está, esperándome cámara en mano justo en el 30k. Verla de nuevo es el mejor “avituallamiento” que podría tener. Pero poco después de verla, comienza la “famosa” última cuesta arriba. Me digo que apenas quedan 4,5 kilómetros y llegará una larga cuesta abajo que me llevará hasta la meta pero no me queda más remedio que volver a caminar en algunos tramos. A duras penas alcanzo el final de la cuesta y cuando pienso que, por fin, podré acelerar algo el paso no soy capaz de recortarle ni un segundo al crono. No voy y no voy a ir, ni cuesta arriba ni cuesta abajo, así que no queda más que seguir avanzando, descontando metros.
Entro en los kilómetros finales y justo sobre el Puente de la Misericordia se han reunido un grupo de voluntarios que hacen un pasillo a los corredores mientras animan sin parar. Me emociono, se me saltan las lágrimas (gracias, mil gracias por los ánimos). Ya estoy en el centro, estoy cerca, muy cerca. Calle Granada, Calle Larios (la de veces que habíamos dicho que “volariamos” por Calle Larios). Voy a conseguirlo. Llego al Paseo del Parque y busco con la mirada a mi familia que se que me está esperando allí. Los veo, vuelvo a emocionarme, vuelvo a llorar, no puedo ni aparentar para salir bien en las fotos.

                              Hoy más que nunca, Gracias a Dios, lo he logrado. 

Mr Banders

0 61
Para acabar este 2014 vuelvo al modelo tipo serie de tv que utilicé en mi primer post (http://bichosrunners.blogspot.com.es/2014/07/1-temporada-capitulo-1-presentacion.htm ).
Debo disculparme porque habría querido que este serial tuviera muchos más capítulos, acontecimientos, desde luego, no han faltado. Querría haber contado mis sensaciones al ver que @Bichosrunners iba creciendo como grupo a la par que crecía la ilusión por el transcurrir de los entrenamientos para la V Maratón Cabberty Málaga. Pero las cosas casi nunca salen como planeas y, en los primeros días de entrenamiento, más concretamente el primero de agosto, dejé a mi mujer en casa de sus padres y salí a trotar un poco por el puerto de Málaga. No iban a ser más de 45 minutos. Sin embargo, acabaron siendo sólo 15 porque empezó una molestia en la parte exterior del tobillo del píe izquierdo y preferí no seguir. Cojeando llegué a recoger a Mrs. Banders y nos fuimos para casa (para colmo se pinchó una rueda del coche y tuvimos que parar a cambiarla).
Descansé el fin de semana y el lunes bajamos al paseo marítimo a intentar volver al trote pero en seguida el dolor me obligó a parar definitivamente.

 

La semana comenzó con ritmos y sensaciones muy buenas pero unas molestias en el tobillo me tienen parado desde el viernes. Espero retomar los entrenamientos en unos días. 
Uno de los problemas de ser sanitario es que crees que nunca tienes nada malo, tratas las dolencias sin prestarles la más mínima atención y a base de remedios caseros así que, a base de antiinflamatorios y vendajes fueron pasando los meses hasta que, viendo que el dolor persistía decidí hacerme una resonancia: tenía fracturado el astrágalo. Posiblemente el tratamiento no hubiera distado mucho del que había hecho pero a buen seguro me habría cuidado más y quizá la recuperación habría sido algo más rápida.
La cuestión es que la lesión coincidió con el momento en que los nuevos miembros del grupo empezaban a darse a conocer y se buscaban apodo, cuando se bautizaban subiendo al Lobo, justo cuando el whatsapp empezaba a echar humo.
A toro pasado tengo que reconocer que durante algún tiempo me sentí fuera de lugar. No por culpa de los demás sino porque no podía compartir con ellos lo que, en ese momento, era casi nuestra única conexión: correr y entrenar. Me pasaba los días sin hacer comentarios en el chat y sólo hablaba con los del grupo original porque después de algunos meses de relación ya tenía más confianza y temas de conversación más allá del entrenamiento. Pasaba el tiempo y en los sucesivos resúmenes semanales no aparecía ni una sola foto mía en la que pareciera que fuera un corredor. 

 

 

 

 No training No photo 
El grupo fue tomando cuerpo y, gracias a su constante apoyo en todo momento, no perdí el ánimo ni la ilusión para trabajar  por volver.


“Semana de puesta a punto: rehabilitación, podólogo y ciclismo. Sin correr pero siempre un @BichoRunner.” 
Pese a que no pude participar en la Media Maratón de Marbella ni en la Carrerade El Corte Inglés pero la puesta a punto continuaba y finalmente, en octubre pude retomar los entrenamientos, ya un entrenamiento personalizado asesorado, cómo no, por Dani Pérez (http://daniperezrun.com), y por Víctor Hidalgo de Clínica de podología La Malagueta(http://www.clinicadelpielamalagueta.es)  a quienes tantísimo debo de forma completamente temeraria e inconsciente conseguí completar los dos objetivos marcados en la temporada.
El primero era la locura de ir a hacer una “tirada larga” corriendo la Maratón Valencia Trinidad Alfonso. Fue un fin de semana genial  acompañado de Esther, la reportera bichuna (gracias infinitas por estar siempre a mi lado), y corriendo junto a Mamerto y Jose Carlos fue una gran experiencia. Mención aparte merece Luis Gragera que completó su primera maratón y además por una gran causa como es Caritas.

Si quieres recordar cómo fue vista:
 http://bichosrunners.com/historias-de-carreras_3-maraton-de-valencia-o-como-disfrutar-del-running/

A la vuelta de Valencia volví a ver a Víctor Hidalgo y estuvimos trabajando juntos sobre la manera de mejorar mis apoyos en carrera para minimizar mis molestias (es este un difícil trabajo que me espera cara a la próxima temporada que ya está por empezar). Pero, por desgracia, mis molestias crónicas en la pierna izquierda se reprodujeron y, las dos últimas semanas antes de la Maratón Cabberty Málaga tuve que volver a parar. En estas semanas fue fundamental la ayuda recibida por Marian, ya puedo decir que “mi” fisioterapeuta de QI Center  (http://www.qicenter.es). Sin ella no habría podido calzarme las zapatillas el día 7 de diciembre.
Hasta aquí las experiencias previas a la Maratón. Si os habéis quedado con las ganas de saber cómo me fue en la carrera volved mañana.

Mr Banders

0 52


El 7 de diciembre de 2014 es un día que no olvidaré en mi vida. Ese día completé mi primera maratón. Se me ponen los pelos de punta al recordar el giro junto al hotel AC Málaga Palacio y divisar la meta al fondo. Una lágrima se me escapó sin poder evitarlo y tuve que apretar los dientes, decirme a mí mismo que no era el momento de ponerse emocional, “¡sigue corriendo!”. Todo el esfuerzo de un año apunto de materializarse y en el ambiente, una pregunta, que creo, todos los que miraban detrás de la valla, se hacían al vernos a los que allí corríamos.
 
  ¿Por qué correr una maratón?
Para mí, ese día llegó con mi tirada de 25k. Mi hijo me despertó a las 6 de la mañana. Después de cambiar pañales, darle el biberón y ponerlo a ver sus dibujos, en vez de volver a la cama (yo odio madrugar), me dije, “no lo pienses, cálzate las zapatillas y sal a correr”. Mi mujer, al ver la hora, me dijo “estás loco”. Cuando empecé a correr, las calles estaban vacías, empezaba a amanecer y a lo lejos pude ver a otro corredor. Cuando nos cruzamos, una sonrisa, un saludo cómplice y de repente, ¡¡zas!! Todo empezó a tener sentido. 
Es cierto, estoy loco…esta es la locura de la que hablan los bichos, sentir el placer de disfrutar de un momento como este, la electricidad al atarte los cordones y saber que vas a enfrentarte a tus miedos, a tus limites, la rebeldía ante el destino que nos dice “lo que haces no es de una persona normal y sensata”, y sin embargo, aquí estoy, disfrutando de cada zancada, de cada km…de cada momento. De esto se trata, ahora lo entiendo. Lo he visto en la mirada de ese corredor solitario y me he visto reflejado. Una sonrisa, un saludo y todas las piezas del puzle encajan. Es cierto, lo que dice mi mujer, estoy loco, estamos locos…de esto es lo que hablan los Bichos Runners.
Y hoy, 7 de diciembre de 2014, con la meta al fondo, apretando los dientes y con una lágrima a punto de salir descontrolada, ya puedo responder a la gran pregunta. Corro porque todo lo que he sentido no cabe en las 3h 53min 17seg que duró mi sueño, este viaje es más largo y más profundo. En ese tiempo, no caben todos los esfuerzos hechos a lo largo de un año y que me llevan a decir que corro porque en cada entreno he descubierto una parte de mí que desconocía, esa en la que no me rindo, y soy lo que nunca imaginé una persona constante y con fuerza de voluntad. 
Además me he vuelto a encontrar con mi yo inconformista, ese que se rebela ante el destino, el mismo que se disfraza de sensatez para inculcarte el miedo, y que me decía “correr una maratón no es un esfuerzo hecho a tu medida”. Lo hago también, porque, con cada paso caen muros mentales, lo que me hace sentir libre, los miedos y las dudas son naturales pero se pueden y se tienen que superar y es tan sencillo como intentarlo, ni siquiera has de ganar, solo enfrentarlos. 
Me hace sentir vivo, más allá de sentirte en forma, me ha dado una ilusión, la misma que sientes de niño cuando descubres algo que te apasiona y no puedes pensar en otra cosa…volver a sentir como un niño…eso es sencillamente brutal. 
Corro porque para una persona como yo, que nunca destacó en nada, superar mis propios objetivos me hace que quiera gritarle al mundo que “AQUI SOY EL PUTO AMO, EL PUTO JEFE (Guardiola dixit)”. Pero sobre todo y por encima de cualquier otra razón, preparar una maratón, me ha hecho sentir como muchas personas, HAN CONSEGUIDO DE MÍ QUE CREZCA POR ENCIMA DE MIS PROPIAS EXPECTATIVAS. 
Desde las más cercanas como, mi mujer a la que amo y que me guía cuando llegan los miedos y las dudas, la que nunca me dijo, no vas poder con esto y me pone en mi sitio cuando no sé qué dirección tomar, hasta personas hasta entonces desconocidas, te ayudan y te empujan a alcanzar la meta, desde mi grupo de entreno en O2 hasta los bichos, que te aceptan en la manada y no te dejan sentir que estás solo en esto. Corro por todo eso y porque quizá algún día, mis hijos puedan presumir que su padre es un héroe porque ha corrido maratones. Y, como no, corro porque se lo prometí a mi hermano, aquí tu regalo de cumpleaños y el que tú me has hecho al apostar, una vez más, por mí quizá algún día te lo pueda recompensar.
 
 
Os diré algo, no intentéis explicárselo a nadie, no lo van a entender, pero si algún día salís temprano a correr y en el camino os topáis con un lobo solitario, sonreíd y saludad, quizás esa empatía del que está tan loco como tú, haga que todo tenga sentido y le anime a seguir adelante.
Mr Yiyi

0 62
Como deportistas populares muy implicados en todo lo que respecta al universo running, tanto desde la participación de pruebas populares, como en lo que supone actualidad en cuanto a noticias y activismo en redes sociales, nos es imposible permanecer alejados al torrente informativo que se está generando en torno a la ejecución de la V Maratón Cabberty de Málaga.
Por ello, queremos comunicar:
1.- Que BICHOS RUNNERS NO está vinculada a la organización de la V Maratón de Málaga. Somos corredores malagueños que deseamos que la prueba estrella del running se consolide en nuestro entorno, favoreciendo a nuestro deporte y a nuestra ciudadanía.
2.- Reconocer el esfuerzo y la labor realizada, sin ocultar los aspectos que lamentablemente enturbiaron la ejecución de la prueba.
Organizar eventos de esta magnitud no es fácil y la presencia de errores es una constante en el ser humano.

3.- Entendemos y comprendemos a los atletas afectados por los incidentes. 
El esfuerzo, dedicación e ilusión invertida para ese día no podrá ser compensada nunca. No hay justificación válida cuando se trata de servicios esenciales a atletas y corredores populares. Hay que evitar en todo lo posible que ocurran de nuevo estas situaciones a base de una organización y planificación más efectiva.

 4.- Nuestro deseo de que se cuente con ediciones posteriores de la prueba y se recupere el prestigio alcanzado en la IV edición en particular y de Málaga en general, apelando al interés común de todos los runners de España que reside en la existencia de este tipo de eventos.
Queremos enfatizar aspectos positivos que han merecido la organización y la ejecución de este evento, especialmente centrados en el esfuerzo por realizar un recorrido cercano a Málaga, su ciudadanía y sus visitantes; el inconmensurable e incondicional apoyo del entrenador oficial de la prueba, Daniel Pérez, a todos los participantes; así como la disposición de los voluntarios de la prueba para que 3.000 personas pudieran disfrutar del evento, entre otros muchos factores.
Consideramos que una actitud constructiva ayudará al prestigio de la prueba, a consolidar la Maratón Cabberty de Málaga como una de las más atractivas de España.
 
Por otro lado, pensamos que aportar críticas a toro pasado es fácil, pero más apasionante es reconocer errores y acompañar en el esfuerzo para que mejore nuestra maratón o cualquier otra prueba popular que identifique a nuestro deporte.
 
Los runners necesitamos de una VI edición, acompañadas de muchísimas más…
 
… los BICHOS RUNNERS apostamos por ello…!!!
El equipo de BICHOS RUNNERS

Después de un instante en el cielo volvemos a la tierra. 6:42 am, vamos a trabajar. – Mr Anfibio
La terminé…… aunque tenga dolores y heridas, siento una felicidad inmensa. Siento que puedo lograr  cualquier cosa que me proponga  en la vida. Ahora puedo decir ” Correr la V Maratón de Málaga, me ha cambiado la vida”- Mrs Boots
La grandeza de este deporte hace grandes a los sacrificados. Vencimos a la adversidad!!!. – Mr farleks killer
 
No hay mejor forma de acabar la temporada que rodeado de los que te sirven de motivación cada día (incluido el fotógrafo). – Mr Banders
Superman fue mi primer gran héroe, recuerdo estar siempre buscando un trapo o una toalla para ponermela de capa e imaginar que volaba. Mi frase de cabecera, es de Christopher Reeve despues de quedar en sillas de rueda…ayer es lo mas cerca que me he sentido de ser un héroe entre héroes.-Mr Yiyi
Sí quieres ir rápido, ve sólo.  Si quieres llegar lejos, ve acompañado.  Pura esencia bichos runners! – Mr JC Sprinter
 Mi motivo para iniciarme en esta locura, mi motivo para terminarla y no rendirme. Puedo decirlo con orgullo: soy finisher. Fue por ti, seran por ti. – Mr Law
 No salen todos los que estuvieron  …pero sé que sin ellos todo hubiese sido mucho más cuesta arriba. Gracias bichos por esperar en la llegada hasta la llegada del último de la manada,sin duda es lo que os hace más grande. ¿Repetir? Como se suele decir… el año que viene más y mejor y si es a vuestro lado sin duda! – Mrs Little
Dos lecciones aprendidas: He conocido mi techo de esfuerzo físico máximo y he descubierto que mi fuerza mental  es mayor de la que nunca pudiera haber imaginado.- Mr M
Segunda batalla ganada a Filipides. Sabor agridulce, pero conseguir nueva MMP – Mr Iron Gus